europa

La ardua tarea de poner en marcha la recuperación

La presidencia portuguesa de la Unión Europea se enfrenta al desafío de implementar el Plan de Recuperación europeo, además de volver a estrechar lazos con Estados Unidos

28 DE enero DE 2021. 08:30H Mario Talavera

24fe8aa151005cc071ca9ee38b2065a0.jpg

La retirada política de una de las figuras clave de Europa durante década y media deja un vacío de liderazgo que será difícil de cubrir en Alemania. Angela Merkel da un paso atrás, tras haber ostentado la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea durante la segunda mitad de 2020, en uno de los momentos más difíciles.

Le sucede el primer ministro portugués, Antonio Costa, quien también tendrá que enfrentarse al agravio comparativo de sustituir a la alemana. En sus primeros días como presidente de turno, Costa se está esforzando por dejar claro que no habrá virajes en sus prioridades, sino que continuará con el carmino marcado por Merkel y que, no obstante, ya habían establecido otros.

El pasado miércoles, Costa desgranó los grandes pilares de su presidencia, que estará marcada por la continuidad de los planes que se han diseñado hasta ahora. Su discurso frente al Comité Económico y Social Europeo versó sobre la necesaria unidad que necesitará el Viejo Continente para afrontar la pandemia y para poner en marcha la estrategia que ha marcado.

"Hemos perdido cientos de miles de vidas y también cientos de miles de empleos", recordó Costa, quien abundó en la dimensión social de la crisis. "Tenemos que permanecer unidos para implementar las decisiones que hemos tomado en los últimos meses", dijo el dirigente portugués, en referencia a que el Plan de Recuperación se aplique en su totalidad y no se quede en un enorme e inútil anuncio.

Al igual que otras instituciones europeas, Costa comentó que se debe asegurar una transición digital y verde "que no deje a nadie atrás". Desde su punto de vista, poner la sostenibilidad como rumbo ayudará "a todos los ciudadanos", ya que, una vez pase la pandemia, el futuro seguirá siendo una incógnita. "Necesitamos una recuperación que se preocupe del futuro, que nos prepare para el futuro", reflexionó Costa.

En cuanto al desembolso de las ayudas, Costa señaló que el gran reto es la coordinación entre países: "Necesitamos trabajar juntos". Lo que debe suponer el plan Next Generation EU, como fue bautizado en julio, es que la nueva generación entierre la pobreza en la Unión, remarcó Costa.

Asimismo, hubo una mención acerca del papel de la Unión Europea en el mundo. "Europa tiene que consolidar su rol internacional", avanzó Costa, quien señaló a distintas políticas que se deben poner en marcha más pronto que tarde. Entre ellas, mencionó la necesidad de introducir una política industrial común, así como una mayor regulación sobre competencia y comercio. De ese modo, cree que Europa debe prepararse para "no depender de proveedores externos". "Queremos que Europa sea un campeón", sentenció el dirigente portugués.

En ese sentido, las inquietudes de Costa tienen que ver con recuperar una cierta normalidad comercial con Estados Unidos, aprovechando que hay una nueva administración. Además, Costa pretende profundizar en la colaboración con África y América Latina por medio de la mejora de acuerdos comerciales. No obstante, el nuevo presidente de turno alertó de que la lentitud en la toma de decisiones puede resultar un lastre para que la UE consiga sus objetivos.


ING: "En el petróleo hay más riesgos a la baja que al alza"