viernes, 14 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Europa

La economía europea a análisis

El precio de la energía y una demanda externa más débil son los factores que han impulsado las previsiones de la zona a la baja

16 de noviembre de 2018. 11:13h Carmen Muñoz
  • Shutterstock

Las expectativas de crecimiento para Europa no se han cumplido. En el último bienio, la economía de la región ha registrado un "avance" sólido impulsado por el dinamismo del consumo apoyado por los altos niveles de empleo y los salarios, ésta se expandió a un ritmo menor al previsto inicialmente. Y se espera que así continúe al menos hasta 2020. El pronóstico es que este año la región se ralentizará en casi medio punto porcentual, hasta el 2,3%, para cerrar la década en el 1,9%.

La economía europea a análisis
La economía europea a análisis

La causa de esta moderación radica en un entorno menos favorable para la expansión económica. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) varias son las tendencias que obstaculizan dicho crecimiento. La caída en la demanda externa -sobre todo de bienes-, así como una reducción de los ingresos fruto de la caída del precio del petróleo en un escenario lleno de restricciones de la capacidad de producción y la escasez de mano de obra son la receta que ha contribuido a esta moderación.

En este sentido, la institución enfatiza en el aumento del precio de las materias primas, que se han disparado hasta un 7% en el segundo trimestre de 2018, al tiempo que el petróleo ha subido hasta alcanzar los 80 dólares el precio del barril. El resultado ha sido una caída promedio de 0,5 puntos porcentuales de PIB en la mayor parte de los países emergentes de Europa, con una correspondiente subida de la inflación. Solamente Noruega y Rusia se han beneficiado de esta situación.

La economía europea a análisis

En este contexto, el organismo encabezado por Christine Lagarde señala el sector manufacturero como uno de los más expuestos por esta situación. Si bien se trata de uno de los mercados que ha gozado de mayor expansión en estas últimas dos décadas, las restricciones a la capacidad de producción y al escasez de su mano de obra están limitando su crecimiento, especialmente, dentro de las economías emergentes de Europa. "La utilización actual de la capacidad de producción se ha incrementado a niveles vistos por última vez antes de la crisis financiera mundial", enfatizan.

La economía europea a análisis

Si bien se espera que el crecimiento se mantenga por encima de su potencial en la mayoría de los países de la zona, aconseja a algunos países reducir el déficit y la deuda. "Todos los países deben redoblar sus esfuerzos en materia de reforma estructural para impulsar el crecimiento y el empleo", concluyen.