domingo, 19 mayo 2019
ZONA PREMIUM
Europa

La primera víctima del Brexit: Thomas Cook

Los rumores sobre ofertas por toda la compañía animan su valor bursátil.

26 de abril de 2019. 13:56h Stefanie Claudia Müller
  • Image
  • Image

Antes de que sea realidad, el Brexit ya está afectando negativamente al Reino Unido. La creciente incertidumbre tiene ya su primera víctima financiera: el gigante de viajes Thomas Cook, una empresa con 175 años de tradición. Debido a la inseguridad en los últimos años por la salida del Reino Unido de la UE, los británicos viajan menos y ahorran más. Para esta empresa tradicional esto podría acabar en una venta de activos más allá de lo anunciado. Esto ha causado que Thomas Cook entrara en pérdidas en 2018. Además, como operador de vuelos europeos, el grupo tiene un gran problema con sus aerolíneas que operan en el espacio europeo. Según la legislación comunitaria, las aerolíneas europeas solamente pueden ser propiedad de empresas de la UE.

Estas han sido algunas de las razones por las que Thomas Cook, que además ha acumulado durante los últimos años una deuda de 1.500 millones de euros, está buscando desde principio de 2019 un comprador para algunas de sus aerolíneas, como Condor. Después de una caída en bolsa en diciembre de 2018 debido a malos resultados, el CEO del grupo británico, Peter Fankhauser, reconocía que el año pasado fue un mal año para Thomas Cook. Desde entonces se buscan urgentemente compradores para el negocio aéreo. La alemana Lufthansa, que tampoco ha presentado muy buenos resultados en el primer trimestre de este año, está de nuevo interesada en Condor, a pesar de que la vendió a los británicos hace 10 años. Ahora, según la prensa alemana, parece que les interesa solamente su negocio de larga distancia por motivos de competencia. La irlandesa Ryanair, al contrario, quiere la parte de vuelos de Europa de Condor para ampliar su posición de liderazgo.

Las especulaciones hacen subir las acciones de Thomas Cook

Esta semana han surgido informaciones sobre otros grupos aparentemente interesados en comprar todo el grupo británico, y no solamente una parte. La cadena de televisión británica Sky dice que entre ellos está Fosun, un inversor chino muy activo en Europa. Actualmente está intentando comprar la marca de moda alemana Tom Tailor y ha invertido en muchos sectores muy diferentes, como en seguros y banca en Portugal. Las acciones de Thomas Cook recogieron el nuevo interés sobre el grupo con mucho ánimo. En los últimos días sus acciones han llegado a subir en momentos destacados hasta un 20%, también porque Fosun ha aumentado su participación en Thomas Cook a un 17%. Los chinos invirtieron por primera vez en la compañía en 2015 e incrementan su posición desde entonces.

Apuestas contra Thomas Cook

Mientras la acción se mueve con fuerza en el mercado, Whitebox Advisors había acumulado una posición corta del 0,81% contra Thomas Cook, apostando por la caída del valor. El fondo de cobertura americano pronosticó la crisis financiera mundial de 2008 y cree que la empresa británica se enfrenta a más problemas después de un catastrófico 2018. Pero la posibilidad de una guerra de ofertas podría seguir desencadenando alzas en la cotización de Thomas Cook, lo que obligaría a cerrar esas apuestas en corto, lo que a su vez impulsaría las acciones aún más al alza.

Thomas Cook no quiere comentar los rumores y sigue con sus planes de concentrarse más en el negocio de viajes y hoteles. La cadena alemana Neckermann ya forma parte del grupo, cuyo gran rival es TUI. Además de los problemas del Brexit, Thomas Cook afronta enormes cambios en su sector y las crecientes exigencias de sostenibilidad. España, un mercado clave para las dos compañías, tendría impacto en la recepción de turistas, porque Mallorca es el destino número 1 de los clientes de Thomas Cook. Por ello este mes han introducido en la isla su propia cadena de hoteles “Casa Cook”.