sábado, 20 julio 2019
ZONA PREMIUM
Europa

La UE suspende aranceles a productos argentinos

El beneficio alcanza a materias primas, productos semiacabados y componentes no fabricados o escasos temporalmente en la UE para estabilizar los precios locales. La exención es válida por cinco años y en 2019 incorpora merluza argentina como una novedad

11 de febrero de 2019. 00:00h Carlos Turdera (LATAM)
  • Shutterstock

Cerca de 2000 productos de origen argentino, principalmente industriales, pero también bienes agrícolas y pesqueros, quedaron exentos de arancel aduanero común para ingresar a la Unión Europea. La medida busca facilitar el ingreso de materias primas que escasean en el ámbito local.

Así lo informa la Sección Económica y Comercial de la Misión de la República Argentina ante la UE en una actualización de reportes sobre contingentes y suspensiones arancelarias autónomas, detallando que se trata de "materias primas, productos semi-acabados o componentes no disponibles o fabricados en la UE".

La normativa se revisa cada seis meses, oportunidad en la que se incluyen y eliminan productos de la lista de acuerdo con los requerimientos identificados. Una vez otorgada la exención, ésta se mantiene por un período de al menos cinco años.

OPORTUNIDAD COMERCIAL

En el caso de este primer semestre de 2019, se permite la entrada sin aranceles de productos químicos orgánicos, productos diversos de las industrias químicas, plástico y sus manufacturas y máquinas y aparatos, material eléctrico y sus partes.

Los artículos incluidos en esas categorías “podrían generar nuevas oportunidades comerciales para la exportación de nuestro país”, señala el organismo diplomático argentino, que destaca como “aspecto más novedoso y positivo” la incorporación de 25.000 toneladas de "merluza argentina" al contingente eximido de arancel.

“La propuesta de estos contingentes autónomos para productos de la pesca para el período 2019-2020 son elaborados previamente por la CE, luego de efectuar consultas con la industria de la transformación del pescado y los Estados miembros de la UE”, explica el documento.

PARA TODOS Y PARA ARGENTINA

Los aranceles se deciden en dos tipos de contingentes, los autónomos (erga omnes) y los TRQ (del inglés tariff-rate quote). Los primeros son fijados o eliminados por la UE en cualquier momento para, por ejemplo, estabilizar los precios tras una cosecha escasa o requerimientos específicos.

Los segundos, fijados por la OMC, son exclusivamente para Argentina e incluyen “delgados congelados bovinos (700 toneladas), carne vacuna deshuesada de calidad superior (29.500 toneladas), carne de búfalo deshuesada (200 toneladas), carne ovina y caprina (23.000 toneladas) y ajos (19.147 toneladas)”, todas cantidades anuales.

Por último, el documento señala que, dado que no se trata de “compromisos vinculantes” sino de “una decisión exclusiva de la UE”, el exportador argentino o de un tercer país “no podrá reclamar un perjuicio ante la modificación de uno de estos contingentes o suspensiones arancelarias”.