europa

¿Por qué Europa sigue a la cola de la innovación tecnológica?

DIRIGENTES entrevista a Willem Jonker, CEO de EIT Digital, la institución europea encargada de la innovación en la UE

10 DE julio DE 2020. 08:30H Mario Talavera

7e2aeeca0c49a8e51a29f66712df6793.jpg

La tecnología europea persiste anclada en el siglo XX. Mientras, China, desde un estado fuerte, y Estados Unidos, con un mercado de grandes proporciones, avanzan en la digitalización y sumen a Europa en la irrelevancia tecnológica. ¿Qué se puede hacer para reducir la dependencia tecnológica europea? El CEO de EIT Digital, Willem Jonker, explica a DIRIGENTES por qué no nace ningún Amazon o Google en el Viejo Continente. Su institución, dependiente de la Comisión Europea, busca potenciar la innovación y propiciar los avances tecnológicos.

¿Cuáles son las principales prioridades de EIT digital? ¿En qué proyectos está trabajando?

EIT digital es una organización europea de innovación, y contamos con el apoyo de la Comisión Europea. EIT se centra principalmente en la innovación y el espíritu empresarial. Y por otro lado en la educación empresarial y desde allí contribuimos principalmente a crear una Europa digital fuerte, creando nuevas empresas, construyéndolas y acelerándolas. Esa es una contribución importante en la que nos centramos y el otro elemento es el talento, asegurarnos de que tenemos el talento digital con las habilidades adecuadas y con la mentalidad emprendedora. Es importante la combinación de tener buenas empresas y buen talento en Europa, que creemos que debe conducir a empresas europeas más fuertes en el ámbito digital. Esa es nuestra misión.

¿Qué planes tiene Europa para reducir su dependencia tecnológica externa?

Europa era bastante dominante en ciertos campos en los que ahora más o menos estamos desapareciendo. Éramos bastante dominantes en la electrónica de consumo. Dominamos bastante la comunicación móvil y en los primeros años, teníamos bastantes plataformas de medios sociales en Europa, aunque fragmentadas. Casi todos los países tienen su propia plataforma de medios sociales que a veces forman parte de Internet. Pero entonces, lo que sucedió en los últimos 20 años es que estos Europa ha desaparecido en los dos sectores. Hace 20 años todo el mundo tenía un Nokia. Hoy en día no se puede comprar un teléfono móvil europeo. Eso ha cambiado significativamente y lo que Europa debería hacer es unirse más porque la mayoría de estas cosas dependen de la fragmentación. No tenemos la masa crítica para crear jugadores fuertes que puedan competir a escala mundial. Y, por supuesto, en Asia hay una apuesta clara, también en Estados Unidos existen los GAFA, mientras en Europa sólo hay unos pocos jugadores fuertes, aunque tenemos un bastión en las telecomunicaciones con Ericsson y Nokia. Tenemos que aprovechar las nuevas oportunidades que se presentan en la atención sanitaria. También se encuentran en la transformación digital de la industria con internet de cosas. Asimismo, existen oportunidades en las ciudades como la movilidad, la logística o el transporte. Así que hay bastantes oportunidades. Sin embargo, para aprovechar esas oportunidades, Europa tiene que construir sobre sus fortalezas.

Usted mencionó la fragmentación a nivel europeo. ¿Qué podríamos hacer para reducir esta fragmentación?

Tenemos un programa que se llama el Mercado Único Digital que es impulsado por la Unión Europea. Así que lo que tenemos que hacer es fortalecer el pensamiento de la plataforma a nivel europeo y tomar la interoperabilidad desde el principio. Quiero mencionar las aplicaciones de rastreo de COVID-19 como ejemplo. En EEUU Google y Apple inmediatamente hablaron entre sí y acordaron una solución que están desplegando en todo el mundo. Así que en cada iPhone o teléfono Android ya tienes la instalación básica para el rastreo de contactos de infección de COVID-19 en tu teléfono. Lo que pasa en Europa es que cada país desarrolla su propia aplicación. Apenas la mitad de las aplicaciones están actualmente desplegadas, muchas están todavía en desarrollo. No funcionarán juntas y la aceptación de estas aplicaciones en los diferentes países es extremadamente baja. En Asia y EEUU lo construyen, van a por ello y lo despliegan.

Así que dice que es por eso que no tenemos ningún Amazon o Google en Europa.

La fragmentación es un obstáculo importante para construir rápidamente una gran empresa. Estas empresas normalmente empiezan con un gran mercado doméstico. Si tienes un gran mercado doméstico ya puedes ganar bastante masa crítica antes de ir a la expansión internacional. Y especialmente en los primeros días de las empresas. Es importante tener un mercado doméstico fuerte, pero también unas empresas que tengan una cultura de actuar localmente, y pensar globalmente.

Las empresas también ven la regulación como un obstáculo en Europa.

Bueno, esa regulación es para todos. Sí, la regulación también es para las empresas extranjeras que vienen a Europa. Así que la regulación está ahí para crear un campo de juego igualitario. Por lo tanto, tanto si tienes demasiada regulación como si tienes muy poca, tienes que buscar una regulación que favorezca la innovación. Eso significa que esas regulaciones crean un campo de juego en el que los nuevos jugadores tienen la oportunidad de entrar en el mercado y tener éxito. Así que no se trata tanto de cuánta regulación o lo que se regula, sino de cuándo se regula, asegurarse de que se regula en un entorno favorable a la innovación. Y ese no es siempre el caso. Por un lado, el RGPD es muy bueno porque protege los datos y Europa estaba realmente por delante en el mundo, por lo que podemos estar muy orgullosos de tener esto sobre la mesa. Crea un campo de juego igualitario. Si la forma en que se hace es demasiado compleja, las pequeñas empresas tienen muchos más problemas para cumplir con la normativa que las grandes empresas, entonces de nuevo crea una desigualdad, que no es la intención pero es el resultado. Así que para nosotros es muy importante es tener en cuenta qué va a significar una regulación para la innovación.

¿Qué piensa del plan presentado por la Comisión Europea? ¿Ayudará a la digitalización?

La Comisión es muy muy consciente de lo que está pasando. Hay dos comisarios que están muy involucrados. Por supuesto, la Unión Europea es una organización de Estados miembros. Así que la Comisión está proponiendo soluciones. Al final los estados miembros tienen que acordar e implementar y a veces vemos la complejidad que tiene esto. Aunque vemos claramente los desafíos, no siempre hay un consenso sobre cómo abordarlos. Hay un serio progreso en el mercado único digital, especialmente en la libre circulación de datos. Simplemente lleva tiempo. No se trata tanto de no saber qué hacer. Creo que se trata más de la complejidad de la forma en que estamos organizados para desplegarlo rápidamente y eso es lo que sucedió con el coronavirus. En Europa, entonces todos los países tienen que sentarse juntos. La gente dice que esto toma demasiado tiempo porque es una emergencia. Cada cual se decide a desarrollar su propia aplicación. Sí, y luego terminas con 27 aplicaciones diferentes, lo que tampoco es muy bueno.

¿Cree que con esta crisis los centros tecnológicos se relocalizarán?

La crisis ha acelerado la transformación digital. Por ejemplo, las universidades siempre fueron bastante indecisas para moverse. Se mueven masivamente en línea ahora porque no tienen otra oportunidad y resulta que lo hacen a distancia trabajando en teleconferencias. Es algo que se usaba pero todavía había muchos viajes en marcha y la gente estaba algo indecisa o reacia a tener todo en línea. Hay una enorme aceleración de esto y para el trabajo a distancia. También tiene el efecto de que la gente experimenta que el trabajo a distancia funciona bastante.

En cuanto a la reubicación de la fuerza laboral, si buscas trabajo en Silicon Valley necesitas alquilar un apartamento en San Francisco. Y esto puede ser muy caro. Ganas un buen salario, pero también se gasta mucho dinero en el alquiler de un apartamento. La situación actual invita a pensar en que habrá más trabajo a distancia y eso también puede conducir a la reubicación y la pregunta es: ¿Eso sucederá a escala mundial? Puede que sea más fácil para la gente en EEUU trabajar para empresas europeas y al revés, así que el efecto neto de eso es difícil de decir, pero espero que la distribución de la fuerza de trabajo aumente al mismo tiempo. Al mismo tiempo, no debes subestimar la importancia de la presencia física porque conoces a mucha gente y tienes un contexto rápido.

La reunión de video está programada pero no sucede lo mismo en el bar o en la máquina de café del trabajo. Es una coincidencia y estos elementos están menos presentes cuando se confía completamente en el teletrabajo. Así que creo que la presencia física sigue siendo un ingrediente importante. Sin embargo, con un trabajo más remoto se podría conseguir una especie de reequilibrio y eso significa que el talento que no está físicamente ubicado en estos puntos calientes de las grandes ciudades puede beneficiarse. Sin embargo, no espero que eso sea la parte dominante del trabajo, pero sí espero que se extienda. Por supuesto, ya lo hacemos cuando se trata de software y mucho software en Europa se produce en la India, pero también podría funcionar en más puestos de gestión de proyectos de innovación o lo que sea.

Se han implantado cámaras de detección de temperatura aplicaciones de rastreo para el coronavirus. ¿Cuál es el riesgo de la privacidad de los ciudadanos?

La gente está preocupada de que puedas tener vigilancia que pueda ser monitoreada constantemente. Y por supuesto se trata de los datos de salud, que se consideran aún más privados. Por lo tanto, estas aplicaciones deben ser muy eficaces a nivel de privacidad. Así que nuestra posición es que este tipo de tecnologías sólo pueden funcionar si la privacidad está absolutamente garantizada y eso no es una tarea fácil porque hay mucha información sobre la gente disponible en las plataformas de medios de comunicación en la web.


Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”