europa

Radiografía del coronavirus en Rumanía

Las empresas rumanas no están preparadas para una situación de crisis, así lo señala el Barómetro de la consultora Frames. Se estima que más del 70% de las compañías no tienen una estrategia para enfrentar tales situaciones

24 DE marzo DE 2020. 07:14H Alexandra Gheorghiu

97339c50ea70afb803033bc999b9eaf0.JPG

Cada uno de los diferentes países de la Unión Europea ha ido implementando medidas cada vez más drásticas en plena carrera por detener al enemigo mundial: el coronavirus. En este sentido, Rumanía puso en marcha el estado de emergencia el 16 de marzo por primera vez en las dos últimas décadas por un periodo de 30 días.

Por el momento, el escenario dista del español: en Rumanía actualmente hay 576 contagios confirmados y a esta cifra se añaden 73 recuperados y 6 fallecimientos. No obstante, se prevé que la afluencia de ciudadanos que vuelven al país, provenientes de España e Italia -lugares muy afectados por la enfermedad- harán aumentar los casos. De hecho, el presidente rumano, Klaus Iohannis, ha pedido a los ciudadanos de la diáspora que no regresen a casa para las vacaciones de Pascua. 

En este escenario, el país se está movilizando y ha cerrado sus fronteras a los ciudadanos extranjeros, con excepciones tales como familiares de rumanos o residentes en el país, los diplomáticos o quienes tengan motivos de fuerza mayor. Asimismo, las autoridades han hecho lo mismo con los centros comerciales del país desde el pasado domingo 22 de marzo. Por el contrario, para garantizar el abastecimiento, supermercados, hipermercados, pequeñas tiendas y farmacias permanecerán abiertos. Eso sí, los servicios a domicilio continuarán su actividad, al igual que ocurre en España. En lo que respecta al movimiento de los ciudadanos fuera de sus hogares, recomiendan limitarlo y estará restringido entre las 22:00 y las 6:00 horas

Klaus Iohannis, presidente de Rumanía

El presidente incidió este lunes en una comparecencia en la idea de que todas las medidas pueden endurecerse aún más en caso de ser necesario. Y añadió que "todos los instrumentos fiscales y económicos, todos los recursos, incluidos los que podemos obtener a nivel de la UE, se ponen al servicio de las empresas y los empleados que atraviesan momentos dramáticos estos días". 

Las empresas rumanas no están preparadas para una situación de crisis, así lo señala el Barómetro de la consultora Frames. Son más del 70% las empresas que no tienen una estrategia para tales situaciones

Respecto a la ayuda comunitaria, la Comisión Europea asigna al país más de mil millones de euros para gestionar la lucha contra el Covid-19. Unos fondos para apoyar el sistema sanitario (a adquirir equipamiento, medicamentos y test), para adaptar el entorno de atención médica a la situación actual, así como para dar acceso a las personas vulnerables a las instalaciones sanitarias. Además, se destina también a otorgar crédito a las pymes para mitigar el shock financiero causado por la crisis.

Además, este domingo, el ministro de Economía, Virgil Popescu, señaló que las empresas podrán recibir subvenciones de hasta 200.000 euros a través de un programa de microindustrialización remodelado y orientado a la producción de materiales sanitarios. Especificó que dicho programa podría lanzarse esta semana. 

Un paquete de medidas que representa más del 2% del PIB

El Gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas económicas para mitigar los efectos del coronavirus. En concreto, Hacienda garantizará hasta el 80% del valor de la financiación otorgada a las pymes. En el caso de las microempresas, el Estado proporcionará garantías para préstamos o líneas de crédito para financiar el capital de trabajo, excluyendo intereses, comisiones y cargos bancarios relacionados con dicho crédito, hasta un máximo del 90%. 

Asimismo, el valor máximo de cada financiamiento otorgado a un beneficiario no puede superar la media de gastos relacionados con el capital de trabajo de los dos últimos años fiscales.

El Ministerio de Finanzas Públicas subvencionará el 100% de los intereses de los préstamos que se garantice, tanto para las microempresas como para las pymes.

Durante el estado de emergencia, las pymes que posean el certificado de situación de emergencia emitido por el Ministerio de Economía, Energía y Medio Ambiente de Negocios se beneficiarán del pago diferido de servicios públicos: electricidad, gas natural, agua, servicios telefónicos, Internet, así como el pago del alquiler del edificio destinado a oficinas.

También se ha establecido garantizar el reembolso del IVA hasta el límite de 9.000 millones de Lei para proporcionar inyecciones de capital a las empresas.

Miles de trabajos en el aire

Actualmente hay 250 mil contratos laborales suspendidos temporalmente en Rumanía, según precisa la ministra de trabajo, Violeta Alexandru. 

El Gobierno garantizará el pago del desempleo técnico a los empleados de las empresas que cierren su actividad, pero no más del 75% del salario bruto promedio del fondo de seguros de desempleo. Las empresas que se beneficiarán de las ayudas estatales ante un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) son aquellas que directamente se hayan visto afectadas por medidas restrictivas establecidas por las autoridades al suspender su actividad (restaurantes, bares, tiendas…) o aquellas que reduzcan su actividad debido a los efectos de la pandemia y no tienen capacidad financiera para pagar a sus trabajadores. 

Estas son algunas medidas, pero el Gobierno busca otras soluciones también para otros sectores afectados, ya que reconocen que hasta ahora se han centrado en las pymes y no tanto en las grandes corporaciones. Por ejemplo, "la industria automotriz es estratégica para Rumanía y en el próximo periodo buscaremos soluciones al nivel de estas compañías", dijo el jefe de la Cancillería del Primer Ministro, Ionel Danca, en Agerpres.

Ejemplos de empresas que han realizado un ERTE son Pirelli Slatina o Ford Craiova. A ellas se suma Dacia, la más grande de Rumanía, que detuvo su producción en la plata de Mioveni el jueves dejando en el limbo a 13.500 de sus 14.000 empleados.

“En BME Growth se puede ganar mucho más del 100% con una empresa, pero también perder todo en otra"