martes, 18 junio 2019
ZONA PREMIUM
Europa

Suecia valora crear la primera criptomoneda estatal en Europa

La utilidad y accesibilidad que ofrecen las monedas virtuales está prevaleciendo a los diferentes desafíos y trabas que presentan las criptomonedas

02 de enero de 2019. 14:15h Manuel Gutiérrez
  • Suecia valora crear la primera criptomoneda estatal en Europa

Suecia es uno de los países punteros en innovación monetaria. Estuvo al frente del primer billete moderno hace 350 años, tal y como señala el gobernador del Banco de Suecia, Stefan Ingves. Y también está entre los favoritos para crear la primera criptomoneda estatal.

La utilidad y accesibilidad que ofrecen las monedas virtuales está prevaleciendo a los diferentes desafíos y trabas que se han presentado en casos como, por ejemplo, la habilidad para adaptarse a los nuevos retos y evolucionar de manera fluida asociada a la Ethereum y Bitcoin. Así, la J-Coin japonesa, CryptoRuble o e-Euro serían algunas de las nuevas divisas digitales creadas por un organismo estas características.

En Europa, la primera criptomoneda estatal en el continente podría ser la planteada por el gobierno sueco: "El Riksbank (Banco Central Sueco) necesita considerar cuál tiene que ser su papel en un mundo cada vez más digital, y por eso la primavera de 2017 empezó un proyecto para examinar el alcance de emitir una moneda digital del banco central, llamda e-krona ('corona digital'), como complemento al efectivo", explica el último informe publicado por el organismo.

El Banco de Suecia está entre dos formas en que esta criptomoneda podría funcionar: bajo un sistema basado en valores y un sistema basado en registros. O bien una combinación de ambos mecanismos.

¿Qué es necesario para la creación de esta divisa digital?

El profesor de Derecho financiero y tributario de la Universitat Oberta de Catalunya, Benja Anglès, destaca varios cambios necesarios para la creación de una criptomoneda a nivel estatal: "Primero, para que sea considerada como valor, la nueva moneda necesitará ser reconocida legalmente como medio de pago y, además, tendrá que ser aceptada de forma obligatoria por parte de empresas y particulares. Y en segundo lugar, hará falta otra modificación legal que reconozca las cuentas electrónicas de la nueva moneda digital como depósitos".

Además, tendrá que prohibirse el anonimato de los titulares de la nueva moneda y de las cuentas electrónicas para luchar contra variables como el blanqueo de dinero, entre otros motivos.

¿Podría suceder en España?

Los expertos describen este proyecto del que se considera el segundo país más innovador del mundo. Anglès, asegura que "si en España quisiera introducirse una moneda digital de curso legal, deberían tenerse en cuenta las mismas consideraciones legales hechas en Suecia, lo que implicaría, entre otros aspectos, modificar el Código Civil y el Código de Comercio".

Por su parte, el profesor de Estudios de Economía y Empresa de la UOC, August Corrons, el caso en nuestro país es diferente: "No veo que el dinero en efectivo desaparezca más allá de entornos puntuales, a diferencia de lo que ocurre en Suecia, que tiene un nivel evolutivo que no tienen otros muchos países".

Además, "implicaría que el Banco de España recuperara cierta capacidad en política monetaria, que actualmente está en manos del Banco Central Europeo".