europa

Thomas Cook en bancarrota

Miles de viajeros temen por sus vacaciones y los acreedores por su dinero. Algunos competidores están esperando a lo que pasará.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Stefanie Claudia Müller

shutterstock-1344383435_41-216098_20190923092407.jpg

Es un drama de muchos actos que parece que finalmente llega ya a su fin. Thomas Cook, el segundo grupo turístico más grande del mundo, ha solicitado la insolvencia. Esta corporación, creada en 1841, emplea 21.000 personas. Los hoteles y agencias de viajes están en máxima alerta ante una posible insolvencia de Thomas Cook. En algunos hoteles se han producido ya incidencias de todo tipo y hasta en Túnez habrían querido echar a los turistas de Thomas Cook ante el miedo a no poder cobrar por ellos. Cada año alrededor de 19 millones de viajeros confiaban en Thomas Cook. Pero en los últimos meses la desconfianza ganaba terreno en las agencias, sobre todo en Alemania, uno de los mercados más grandes del grupo británico.

Es de esperar que se produzca un efecto domino en los próximos días. Los bancos acreedores han pedido 200 millones de libras (226 millones de euros) adicionales después del rescate financiero de 900 millones de libras negociado hace unas semanas para refinanciar la deuda. Por el momento no se sabe quién podría pagar este importe adicional. Los clientes ya sufren la incertidumbre. Alrededor de 650.000 viajeros que se han ido ahora de viaje con el tour operador no saben lo que pasa con sus vacaciones. Otros millones más temen no poder iniciar las estancias reservadas y ya pagadas en parte.

Thomas Cook estaba en crisis desde hace mucho tiempo

El grupo, que incluye marcas como el operador “Neckermann Reisen” y la aerolínea Condor, sufre la incertidumbre de los clientes domésticos y está visto como la primera víctima del Brexit. Además, el tour operador tiene que hacer cada vez descuentos más grandes para atraer a los clientes, lo que debilita su situación de liquidez. Al mismo tiempo tenía que amortizar deudas de 1.000.000 millón de £. El accionista más grande del grupo, el inversor chino Fosun, se había comprometido en el marco del plan financiero a inyectar 450 millones de libras más a la empresa. Los acreedores, a su vez, también deberían contribuir con 450 millones convirtiendo los préstamos en capital. Pero parece que, ante la difícil situación del mercado, este esfuerzo no es suficiente para los bancos.

Las razones verdaderas de la crisis de Thomas Cook son múltiples y ya de mucho recorrido, el Brexit ha acelerado lo que algunos llaman una muy mala gestión, mientras otros lo ven como mala suerte. Un hecho es que elendeudamiento neto llega ya a 1.400 millones de euros, lo que ha provocado un tsunami de las acciones en la bolsa en los últimos meses. Las acciones del grupo han perdido en un año un 95%. Para Citibank las participaciones ya no tienen valor, también porque el negocio clásico de viajes ya llego a su fin y cada vez se reservan más viajes individuales, muchos online. En lugar de hoteles los viajeros se quedan en apartamentos vacacionales o comparten piso con habitantes locales. En caso de que el grupo tenga que registrar insolvencia habrá ya varios interesados en sus activos, como Lufthansa, Easyjet y el operador más grande del mundo, Tui. Los alemanes ya han pronunciado en el pasado su interés, sobre todo en la línea área Condor que ahora pide un crédito al Gobierno alemán para salvarse.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"