martes, 15 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Europa

Thomas Cook: una larga historia de mala gestión

Thomas Cook es, sobre todo, una larga historia de mala gestión... al menos esto es lo que cree el consultor y presidente de la Junta del Fondo de Garantía para las Agencias de Viajes suizas André Dosé. La insolvencia llevará sobre todo a una limpieza en el mercado. España se prepara con un paquete especial de medidas.

04 de octubre de 2019. 14:45h Stefanie Claudia Müller
  • Thomas Cook: una larga historia de mala gestión
    André Dosé, presidente Junta del Fondo de Garantía para las Agencias de Viajes

La ministra de Turismo en funciones, Reyes Maroto, ha anunciado un plan de choque del Gobierno – especialmente dirigido a las comunidades de Canarias y Baleares- para limitar los efectos de la quiebra de Thomas Cook. El plan, que no rescata empresas en concreto, como se ha hecho en Alemania por ejemplo con la línea aérea Condor, incluye trece medidas agrupadas en cuatro apartados: conectividad aérea, liquidez de empresas y autónomos, mantenimiento del empleo y recuperación de la demanda turística.

Estas medidas se articularán a través de un Real Decreto-Ley que se llevará ante el Consejo de Ministros el próximo 11 de octubre. Lo más importante del paquete es la apertura de una línea de préstamos de hasta 200 millones de euros para empresas y autónomos e importantes descuentos en tasas de AENA.

Thomas Cook: una larga historia de mala gestión

André Dosé, un experto que conoce bien el mundo turístico europeo, amante de Mallorca y España, no cree tanto en los rescates estatales de empresas privadas, pero considera que a veces son necesarios para salvar empleos. Ha trabajado en diferentes cargos en la aerolínea Crossair hasta 2002 y luego hasta 2007 como CEO de Swiss Air, ahora parte de Lufthansa. Hoy, no solamente es presidente de muchas instituciones como de la Junta del Fondo de Garantía para las Agencias de Viajes y de la Junta de BLT Baselland Transport AG, sino que también invierte y sanea empresas. En una entrevista con Dirigentes nos cuenta por qué Thomas Cook ha ido a la bancarrota y como esto cambiará el sector turístico.

Ha sido un suizo quien ha dirigido Thomas Cook ¿Cree que Peter Fankhauser ha cometido errores?

Sí, compraron demasiado y estaban muy verticalizados. Esto ha tenido un impacto negativo muy fuerte en regiones en crisis como Egipto, Túnez y Turquía. La dirección de Thomas Cook ha respondido demasiado tarde, me sorprende que en la prensa no se haya presentado con más detalle.

Viajamos mucho, pero también hay mucha oferta. ¿Hay exceso de capacidad en el mercado?

Sí, especialmente en el sector de las aerolíneas y también podría ser que cadenas de hoteles baratos tengan que cerrar como resultado de la quiebra de Thomas Cook, porque no encontrarán inversores.

¿Qué pasará con Cóndor, que acaba de ser rescatado por el estado alemán?

No es una aerolínea sólida. Tienen aviones relativamente viejos e ineficientes y dependían mucho del sistema de Thomas Cook. El rescate estatal sirve principalmente a los viajeros y a los empleados, pero no garantiza la supervivencia a largo plazo de la compañía. Sin embargo, las bancarrotas de las aerolíneas siempre son complicadas porque las aeronaves luego son arrojadas al mercado y posteriormente esto tiene un efecto negativo en el mismo. La bancarrota de la línea aérea alemana AirBerlin que ha sido también muy importante para España, nos ha demostrado que tal asistencia estatal no sirve para mucho, porque la empresa estaba enferma desde abajo hacia arriba y en su mayoría las insolvencias se basan en errores de gestión.

¿Qué pasará en el sector aeronáutico en los próximos años?

Veremos una consolidación entre los proveedores de bajo costo, pero no desaparecerán del mercado. El billete podría costar más para el cliente porque es muy probable que se aproxima un impuesto de CO2 que tendrán que pagar los pasajeros. La mayor preocupación ahora mismo la tengo en relación con la línea aérea Norwegian, que en realidad ofrece un muy buen servicio, pero ha incrementado mucho los gastos. Además, hay que decir que el futuro de RyanAir, según mi análisis, no es tan seguro como el de Easyjet.

¿Y cómo le irá a Lufthansa que parece tener problemas también últimamente?

Es una marca sólida que es prácticamente inmune a las aerolíneas de bajo coste en lugares como Frankfurt o incluso Zurich debido a la falta de más slots. Además, el Grupo está bien diversificado y ha realizado adquisiciones inteligentes.

¿Qué pasa ahora con las víctimas de la bancarrota? ¿Qué seguros cubren sus daños?

Zurich Insurance es el portador responsable de los certificados de seguridad. Pero pueden pasar meses antes de que los viajeros recuperen su dinero, porque el análisis de los gastos es complicado y en Alemania también hay una cobertura límite de 110 millones de euros, que puede excederse, de modo que no todos pueden ser compensados. Los hoteles no pueden esperar nada, si no han hecho provisiones ellos mismos.

¿La bancarrota de Thomas Cook significa el fin del paquete turístico?

No. El turoperador más grande del mundo, la alemana Tui, por ejemplo, hace un buen trabajo. Han reconocido los cambios en el mercado y no se están expandiendo tan violentamente como Thomas Cook.

¿Tendrá Greta Thunberg tanta influencia que vamos a viajar pronto menos en avión?

No. Ceo que el cambio climático en general no afectará a nuestras ganas de conocer el mundo. Nos encanta a todos viajar y estamos acostumbrados desde hace años a pagar poco por ello, esto no cambiará. Continuará habiendo un segmento de bajo coste que puede no ser tan barato, pero aún tan asequible que la mayoría de la sociedad podrá permitírselo.