martes, 23 julio 2019
ZONA PREMIUM
Europa

Un alemán quiere revolucionar el mundo educativo en España

España tiene una de las tasas de desempleo juvenil y de deserción escolar más altas del mundo desarrollado. Christopher Pommerening quiere cambiarlo

29 de junio de 2019. 08:00h Stefanie Claudia Müller
  • Un alemán quiere revolucionar el mundo educativo en España

"En un futuro vamos a pasar el 85% de nuestro tiempo laboral aprendiendo”, cree Christopher Pommerening que vive desde hace 21 años en Barcelona, dónde el emprendedor e inversor alemán ya es una referencia a nivel de desarrollo de proyectos tecnológicos. Pero esto es el pasado. Hace relativamente poco este padre de tres niños se interesa casi únicamente la educación y la formación. Cada vez es más crítico con el mundo que le ha hecho rico durante años: “En un viaje a Asia buscando más inversores para uno de nuestros fondos de Active Venture Partners me di cuenta de que el legado que dejo para mis tres hijos era muy pobre si me muriera de repente y solamente hubiera sido inversor de capital de riesgo buscando rentabilidades”.

ESPAÑA COMO CAMPO DE PRUEBA

Desde entonces, el alemán ha reflexionado mucho sobre el mundo en el que se ha movido en las últimas dos décadas, dándose cuenta de la mala imagen que tienen los inversores de capital de riesgo: “El capitalismo bursátil como lo vivimos hoy y del que yo he formado parte, está mal pensado y no es sostenible”, pronostica Pommerening. Cree que en España se ve muy bien la poca eficiencia de este sistema que era bueno para estimular la industrialización del siglo XIX, pero que ya no corresponde a nuestras necesidades que afrontamos con retos como el cambio climático y la robotización: “El resultado lo vemos en España que sufre también a causa de un sistema de educación muy poco vinculado a la formación profesional y más enfocado a la teoría con un 35% de desempleo juvenil y un 18% de fracaso escolar”, dice Pommerening que co-fundó AutoScout24 España en 1998. Es una plataforma de venta de coche de segunda mano que se fusionó en 1999 con Scout24.

Todo el grupo se vendió cinco años más tarde a T-Online (Deutsche Telekom) y vale ahora casi 5.000 millones de euros en bolsa. Pommerening creó luego VCmore, una asesoría para atraer capital riesgo y también el fondo Active Venture Partners que ha apoyado proyectos exitosos como Packlink and Adjust. “Pero voy a salir por completo de este mundo”, anuncia el asesor para el Mobile World Congress en Barcelona a DIRIGENTES: “A partir de ahora solamente me interesan inversiones sostenibles de alto impacto que provocan un cambio importante en la sociedad”.

EL CAPITAL RIESGO COMO LO CONOCEMOS NO SIRVE

La actual presión sobre las startups quita mucha creatividad en los procesos empresariales y frena, en muchos casos, una innovación sostenible mirando solamente las rentabilidades a corto plazo. “Al final se destruye más en el camino en lugar de crear progreso sostenible en un sector”, dice el hamburgués de 45 años. Su nuevo proyecto, Learnlife, que tiene un Learning Hub en el centro de Barcelona y va abrir ahora otro en Hamburgo y en Ruanda, está estructurado como organización de alto impacto social y se encuentra en proceso de creación de una fundación. Su objetivo es capacitar a educadores y escuelas en todo el mundo a través de un nuevo paradigma centrado en el estudiante y un progreso sostenible. “Me he dado cuenta de que un creciente número de personas quedan fuera del sistema actual porque no caben en un molde de un aprendizaje estandardizado, así perdemos mucho talento”, dice Pommerening.

Un alemán quiere revolucionar el mundo educativo en España

EL MUNDO CAMBIA CON GRAN VELOCIDAD ¿Y EL SISTEMA DE EDUCACIÓN?

Para ello Pommerening ha reunido a los mejores expertos en educación de todo el mundo. A través de un enfoque híbrido, la ambición de Learnlife es revolucionar con un network de Learning Hubs y programas individuales el aprendizaje de 100.000 escuelas en todo el mundo en los próximos 10 años. Más de una veintena de ciudades ya se han puesto en contacto con el alemán para abrir Learning Hubs como el de Barcelona, donde ahora ya hay alrededor de 60 alumnos full time que no encajan en el sistema tradicional. Él ha visto niños con problemas de atención, drogas e hiperactividad y sabe que ha sido muy privilegiado: “Por ello, también quiero orientar estos programas financiados por gobiernos, ciudades e inversores privados a la ayuda de desarrollo en países del tercer mundo dónde pueden dar un salto enorme si damos a sus talentos jóvenes las herramientas adecuadas”.

Entre ellos programas creativos, científicos y tecnológicos que estimulan la innovación a pequeña escala para multiplicarlo luego en toda la sociedad. El ecosistema de Learnlife quiere dar a los estudiantes lo que Pommerening que ha estudiado en el European Business School de Londres siempre ha tenido: contactos, mentores y una excelente educación internacional en un ambiente de libre pensamiento y sin ideología.

No es el primer intento de revolucionar el sistema educativo, pero Learnlife promete poder realmente llegar a una escala global por los buenos mentores e inversores que se han implicado ya – entre ellos: Albert Armengol, cofundador de Doctoralia (España), Barna Barath, fundadora de Real School Budapest (Hungría), Christian Mandel, cofundador de Neulogy Ventures (Bélgica), David Tomas, fundador de Cyberclick (España), Olga Zastavna, fundadora de Advanced British Education Group ( Ucrania) y BPO Capital, un vehículo de Benjamin Otto (Alemania), accionista activo de casa de venta por catálogo Otto y cofundador de About You.

PREPARAR ALUMNOS PARA UN MUNDO ROBOTIZADO

El ecosistema Learnlife funciona con 21 elementos en inglés y es accesible a través de una plataforma de “opensource”, dónde se pueden descargar estos módulos gratuitamente. En el Learning Hub en Barcelona ya se puede ver cómo el equipo de Pommerening quiere diseñar la educación del futuro: “Es como una comunidad de experimentación con máquinas, tecnologías y métodos de educación dónde educadores, colegios, padres y estudiantes pueden vivir una realidad de aprendizaje más orientada a la motivación y a un rendimiento sostenible”, dice el alemán que, a veces, hasta se pone a llorar por los cambios que ve en los niños que ya atienden a este centro.

Pommerening que normalmente es muy discreto y equilibrado, parece tener prisa ahora: “Para 2030, se predice que 800 millones de personas podrían ser desplazadas por la automatización. Si no comenzamos con un cambio drástico hoy, estamos construyendo el mayor callejón sin salida para nuestras generaciones futuras”, dice el emprendedor.