mercados

La caída del sector financiero arrastra a la bolsa

El único sector que se salvó de las caídas en 2018 fue el del petróleo y la energía, con un ascenso del 6,1%

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Mario

bolsas-numeros-rojos_41-122090_20190130172824.jpg

El año 2018 será recordado como el que consiguió poner de acuerdo a una gran parte de los inversores del mundo. Las principales bolsas de Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Japón, España e incluso Estados Unidos registraron retrocesos. La media se establece en una caída del 10,4%, con el descenso más abultado del Dax 30 alemán del 18,3%, o la caída, algo más leve del Nasdaq, de un 3,9%.

La CNMV publica en su último boletín que el cuarto trimestre significó un gran socavón para todas las bolsas. En particular fueron los índices japoneses y estadounidenses los que protagonizaron las mayores caídas en ese periodo. Mientras que los japoneses cayeron alrededor de un 17%, los estadounidenses se contrajeron entre el 11,8% y el 17,5%.

La caída del sector financiero arrastra a la bolsa

No son pocas circunstancias las que han influido en esa caída de la renta variable. La explicación del regulador español pone en el centro la percepción de desaceleración económica, así como la “prolongación” de las tensiones comerciales, además del brexit o las rencillas entre el gobierno italiano y la Unión Europea por los presupuestos.

Por el contrario, Latinoamérica vivió una situación distinta, con las antítesis que representaron Brasil y México. Mientras que el Bovespa (principal índice brasileño) se elevó un 15% en el año, el IPC mexicano se contrajo un 15,6%.

EL SECTOR FINANCIERO, UN LASTRE PARA LA BOLSA

En el caso de la bolsa de Madrid, el Ibex 35 sufrió una caída del 15%, solo superada por los descensos de las bolsas alemana e italiana, (-18,3 y -16,1% respectivamente). 2018 se reveló como un año especialmente negativo para el sector financiero, con una rentabilidad que descendió un 27,1% en el año. BBVA cayó un 34,8%, mientras que la caída de Santander fue del 26,9% y Caixabank, un 18,7%.

Con uno de los sectores de más peso en el parqué español cuesta abajo, el resto de segmentos no pudieron impedir el derrumbe de los precios por acción. Así, el segmento de tecnología y comunicaciones retrocedió un 5,5%, con Telefónica a la cabeza del descenso (-9,7%). Por su parte, el sector de bienes de consumo se desplomó un 16,7% (Inditex cayó un 23%). De ese modo, el único sector que se libró del declive fue el relacionado con el petróleo y la energía, que mejoró un 6,1%. Dentro de ese segmento, el precio de la acción de Iberdrola aumentó un 14,2%, mientras que Repsol mejoró la suya un 1,1%.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"