latam

Aerolíneas Argentinas suspenderá 8000 puestos de trabajo en junio y julio

Tras una caída del 97% en sus ingresos, la aerolínea de bandera decidió suspender 8000 trabajadores en junio y julio. La medida es negociada ahora con sindicatos mientras se mantienen los vuelos de repatriación de ciudadanos y de abastecimiento desde China.

03 DE junio DE 2020. 18:39H Carlos Turdera (LATAM)

9dbbd7e8d62cd0979fbcad8dfd03ed30.JPG

Aerolíneas Argentinas (AA), empresa estatal, decidió suspender 8000 trabajadores este mes y el próximo tras la paralización de la actividad aérea causada por la pandemia de covid19 y negocia ahora las condiciones de la suspensión con cinco sindicatos del sector.

La compañía debe depositar este jueves (4) el salario de mayo a todos sus empleados y está definiendo cuánto de los pagos durante la suspensión será “no remunerativo” (es decir, exento de cargas impositivas y nulo a efectos jubilatorios).

Con el personal restante, unos 3000, la compañía prevé 32 vuelos a China en junio (para abastecerse de insumos sanitarios), además de operaciones para repatriar argentinos. “Todo indica que aún quedan varios meses críticos, meses sin ingresos”, dijo a la prensa local Pablo Ceriani, titular de la compañía.

Cielo congelado

Los vuelos comerciales a y desde Argentina de todas las compañías fueron suspendidos en abril por la Administración de Aviación Nacional Civil (ANAC), que entonces estimó el 1 de septiembre como una fecha “razonable” para volver a operar. 

Desde el 18 de marzo, la empresa realiza sólo operaciones de repatriación y de abastecimiento sanitario desde China. Hasta mayo, reportó el rescate de 25.000 argentinos y 290 toneladas de material médico chino, incluyendo máscaras, guantes y trajes. 

Este domingo (7) espera otros 486 ciudadanos argentinos provenientes de La Habana y Auckland en aviones Airbus 330-200, mientras que para las 32 operaciones a Shanghái de junio ha modificado esos mismos aviones de pasajeros adaptándolos al transporte de carga.

“Continuamos trabajando en traer argentinos de regreso al país, incluso desde destinos que la compañía no vuela regularmente. Esto implica un gran esfuerzo operativo en un escenario complejo”, explicó Ceriani. La empresa es miembro también de la red SkyTeam.

Caídas 

AA reporta balances negativos desde 2008 y fue la tercera más deficitaria en 2010, según un estudio citado por la agencia Chequeado. “Todas las líneas aéreas del mundo, absolutamente todas, son deficitarias”, dijo Cristina Fernández en 2013, como justificativa (falsa) de esa gestión.

A mediados de 2015, su flota era de 75 aeronaves con una capacidad de 76.100 asientos. En 2014, transportó un 71% de los 8,7 millones de pasajeros que volaron ese año, según datos oficiales recopilados por analistas de Oxford Economics.

Antes de la asunción del gobierno de Alberto Fernández, la plantilla de la aerolínea era de 11.000 trabajadores directos, estimándose 30.1000 indirectos. Este año, a pesar de una caída del 97% de sus ingresos, la empresa pagó los salarios de marzo y abril. 

Gremios

En la actual administración, cuya base ideológica es la misma de la mayoría de los sindicatos argentinos (peronista), la suspensión y reducción de salarios adquiere un significado diferente al de otras administraciones. 

"Los gremios entienden que ninguna empresa aérea es ajena a la crisis de la aviación en el mundo, pero no renunciarán a la defensa de intereses y derechos de los trabajadores", dijeron este martes (2) dirigentes sindicales de pilotos, técnicos y otras profesiones del sector.

Por último, las organizaciones también ratificaron su "voluntad de diálogo" y convinieron volver a reunirse el viernes en pos de soluciones que "no afecten la estabilidad y condición laboral y los salarios", según un comunicado de los cinco sindicatos del sector.

El plazo de septiembre, en tanto, podría adelantarse o postergarse según evolucione la pandemia, de acuerdo con fuentes aeronáuticas. Este miércoles, la cifra total de infectados por coronavirus en el país era de 18.319, con la mayor concentración de casos en Buenos Aires. 




“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”