latam

Bolsonaro promete "orden y progreso"

Con más del 55% de los votos, el exmilitar Jair Bolsonaro es el nuevo presidente de Brasil, que registró 67.000 homicidios en 2017 y tiene 13 millones de personas en el paro tras más de dos años de recesión. “Orden y progreso”, lema estampado en la bandera del país, es lo que promete el nuevo mandatario.

29 DE octubre DE 2018. 09:25H Carlos Turdera (LATAM)

shutterstock-1173987361_86040_20181029092819.jpg

Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal, se ha convertido este domingo (28) en el presidente número 38 de Brasil tras obtener más del 55% de los votos de los 147 millones de brasileños habilitados para votar. Venció así a Fernando Haddad, representante del Partido de los Trabajadores (centro izquierda), que alcanzó el 44%.

El nuevo mandatario, tercero de origen militar que llega a ese cargo por el voto popular, tiene como ministro de Hacienda a Paulo Guedes, PhD de la Universidad de Chicago, sobre quien recae la misión de rescatar al gigante sudamericano de la catástrofe económica en que ha estado sumido desde 2015, con ocho trimestres seguidos de recesión, 13 millones de personas en el paro y una tasa de homicidios que llegó a 64.000 personas en 2017.

El escenario

“La deuda y los intereses anuales que paga Brasil (95 billones y 88.000 millones de euros, respectivamente) corresponden al Plano Marshall de la postguerra”, ha dicho recientemente Guedes, graficando que ello significa “reconstruir una Europa por año sólo en intereses, sin amortización de la deuda”.

Ante tal escenario, el economista ha propuesto como solución “privatizar todas las empresas estatales” de Brasil, incluyendo a Petrobras, corporación estatal símbolo de las prácticas corruptas reveladas por la investigación judicial Lava Jato, que mandó a la cárcel a políticos del Partido de los Trabajadores, su rival en esta elección, entre otras organizaciones comprometidas.

Recortar el gasto público y concluir la reforma del sistema de pensiones que el presidente Michel Temer (derecha) no consiguió realizar son otras de las tareas que el virtual ministro se propone llevar adelante para colocar a Brasil en el camino del crecimiento económico en los próximos cuatro años, período para el que la OCDE pronostica una desaceleración global.

Nueva política

Jair Bolsonaro, que asumirá el cargo el 1º de enero de 2019, es un caso novedoso en la política brasileña no sólo por ser el primer ultraderechista electo para la magistratura (aunque el tercer militar sino también por el modo en que llegó allí en su primer intento desde su antiguo puesto de paracaidista en el ejército de Brasil.

Nacido en 1955 y después de 30 años como diputado por diversos partidos, ingresó en 2018 al Partido Social Liberal para disputar la presidencia del país. Esa organización, de orientación anticomunista, se declara a favor de “un gobierno eficiente y limitado, poder descentralizado, más autonomía en los ayuntamientos y compromiso de la sociedad civil”.

Con menos de un año en el partido, Bolsonaro alcanzó su propósito mediante una campaña basada en las redes sociales, principalmente WhatsApp y Facebook, en las que logró captar el favor popular con ataques a los rivales, apelaciones a la fe religiosa y promesas de empleo y seguridad, además de una difusión de noticias consideradas falsas por la oposición.

Orden y progreso

De estilo provocativo y frases polémicas, algunas abiertamente apologéticas del delito (como la defensa de la tortura, elogios a la dictadura militar y hostilidades sexistas), Bolsonaro ha sido frecuentemente acusado de incitar al odio, además de catalogado como autoritario, fascista y militarista, comparado también con Rodrigo Duterte en su política de combate al crimen.

“Voy a gobernar al lado de la Constitución y por la unión del país", dijo finalmente Bolsonaro en su primera alocución tras ganar las elecciones este domingo (28). Lo hizo en una transmisión en vivo por Facebook, durante la que mostró un ejemplar de la biblia, otro de la constitución de Brasil y una biografía de Winston Churchill antes de rematar con su slogan de campaña: “Brasil por encima de todo, dios por encima de todos”.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”