latam

El “Brazo de Trump” asume la presidencia del BID con amplio apoyo y abundante caja

El máximo banco de desarrollo de Latam, BID, tiene por primera vez un director norteamericano: Mauricio Claver-Carone, un abogado que creció en Madrid y es considerado “el brazo de Trump” en la región. Dispondrá de 12.000 millones de euros por año

29 DE septiembre DE 2020. 08:24H Carlos Turdera (LATAM)

93cb90dbbd59aad5ea0da7fcd5ac3cd7.JPG

Tras confirmar la preferencia de la mayoría de los países de Latam y apoyo de republicanos y demócratas de EEUU, el abogado Mauricio Claver-Carone asume este jueves (1 de octubre) como presidente del BID, banco regional que financia proyectos de desarrollo en Latam y Caribe.

Carone, primer norteamericano en ese cargo en los 60 años de existencia de la entidad, nació en Miami, creció en Madrid y representó a EEUU en el FMI hasta 2018, cuando ingresó a la Casa Blanca como consejero para Latam.

Ahora dispondrá de unos 12.000 millones de euros para distribuir en la región, donde es considerado el “brazo de Trump”. El nuevo CEO, de 45 años, dijo que quiere “una fuerte cohesión” con los líderes de la región y que el BID sea “una entidad más relevante financieramente”.

Apoyos y alianzas

El triunfo de Carone, crítico de Cuba y Venezuela, ocurre en plenos preparativos para las elecciones norteamericanas de noviembre, en que Trump disputará el cargo con el demócrata Joe Biden (este martes es el primer debate entre ambos).

Analistas regionales consideran que la misión de Carone es favorecer la reelección de Trump y contrarrestar el avance de China en Latam. Para ello, el ahora banquero también deberá crear consensos en Washington, donde se aprueban los fondos que administra el BID.

En agosto, EEUU anunció 5.000 millones de dólares para “desarrollo y seguridad” de Colombia. La inversión es parte de esa estrategia de disminuir la influencia china y fue vista como un apoyo para la designación de Carone, como lo anticipó Dirigentes.

Qué significa ganar el BID

Para presidir el BID, un candidato debe obtener la mayoría de votos de los 48 países miembros y de al menos 15 de los 28 asociados regionales. Carone obtuvo el 66,8% de los votos mientras que se abstuvieron, entre otros, Argentina, México, Chile y Perú.

Considerar únicamente que “ganó Trump y perdió la región” sería “desconocer los matices del actual escenario en disputa”, opina Alfredo Mancilla, de Celag (think tank de la izquierda iberoamericana), apuntando que Carone enfrentó “una nutrida oposición”.

El economista español se refiere a los 16 países (33,2% del capital accionario) que se abstuvieron de votar y que representan a “la nueva gran alianza geopolítica regional, conformada por Argentina y México”, los derrotados en esta elección.

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"