lunes, 17 junio 2019
ZONA PREMIUM
LATAM

Los riesgos fiscales inquietan la estabilidad de México y Brasil

El déficit público de Brasil supera el 7%, mientras que la deuda de México creció 10 puntos en seis años

17 de diciembre de 2018. 00:00h Mario Talavera
  • Los riesgos fiscales inquietan la estabilidad de México y Brasil
    En los dos países se aprecian problemas que tienen que ver con unas reformas fiscales pospuestas

La interdependencia cada vez mayor de las economías de los distintos países provoca que sean más vulnerables a los acontecimientos. La exposición a las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos se suma a los efectos que tiene la política fiscal y monetaria que el país norteamericano está imponiendo.

En términos más sencillos, se diría que los países emergentes observan cómo la financiación se presta en condiciones más duras, lo que repercute en que las inversiones planificadas se afrontan de una manera distinta. Así, tal y como constata el Banco de España en su informe sobre las economías emergentes, la vulnerabilidad de estas “ha aumentado en el terreno exterior y fiscal desde comienzos de 2017”.

Hay dos casos que llaman la atención por su relevancia para la economía española, así como por lo análogos que resultan entre sí: Brasil y México. En los dos países se aprecian problemas similares, que tienen que ver en su gran parte con unas reformas fiscales que se han ido posponiendo.

Brasil sufre un déficit público superior al 7% desde hace tres años, mientras que su deuda pública alcanza su máximo histórico, situada en el 77,2% del PIB. Así, desde el punto de vista del Banco de España existen varias actuaciones a llevar a cabo. La primera, frenar el elevado crecimiento del gasto de la Seguridad Social. Para el organismo español “resulta fundamental” reformar el sistema de pensiones pendiente desde hace un año, una acción que frenaría la escalada de la deuda.

Además de los riesgos fiscales, los riesgos políticos han sumado más problemas a la economía brasileña, sobre todo antes de que se materializaran los comicios en los que salió vencedor Jair Bolsonaro. No obstante, esa incertidumbre se ha ido reduciendo después, debido también al ajuste del déficit por cuenta corriente que, en conclusión, supuso un descenso de la deuda externa. Junto a ello, la situación de máximos históricos de las reservas proporciona a Brasil una exposición reducida al sector exterior.

México vive una situación similar, aunque la situación fiscal no es tan alarmante como la de Brasil. Por ejemplo, el déficit público permanece entre el 2,5% y el 3% desde el año 2010. En el lado negativo, la deuda pública se incrementó en diez puntos porcentuales en el periodo desde 2010 hasta 2016, lo que la ha hecho elevarse al 45% del PIB.

En lo que respecta a los desequilibrios por cuenta corriente y a la deuda externa, ambas han disminuido. Al igual que Brasil, cuenta con unas reservas superiores a la media histórica y, en adición, tiene en la recámara una línea de financiación contingente del FMI que representa la mitad de las reservas con las que cuenta en la actualidad.