mercados

Nueva Zelanda, el país con mayor facilidad para hacer negocios

La presencia de empresas españolas en terreno neozelandés es reducido, si bien se ha ido detectando un creciente interés ante las atractivas posibilidades y oportunidades que ofrece el país

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Alexandra Gheorghiu

shutterstock-1009688986-1_41-194702_20190718122308.jpg

Es una de las economías más prósperas de la OCDE, cuenta con una baja inflación, presenta una tasa de desempleo del 5%, unas finanzas públicas saneadas, un marco regulador apto para los negocios, además de un bienestar social muy por encima de la media y buenas perspectivas económicas de cara a los próximos años. Así es Nueva Zelanda y estos son algunos factores que conforman y favorecen su clima de negocios. De hecho, es el país con más facilidades para hacer negocios por tercer año consecutivo, según el ranking Doing Business del Banco Mundial.

Este archipiélago oceánico mantiene una actitud favorable para la entrada de inversiones extranjeras. Su ubicación, cercana al continente asiático, así como la red de acuerdos de libre comercio que tiene, facilita el acceso al mercado eliminando barreras para el comercio de bienes y servicios y a la inversión.

A grandes rasgos, el sector primario tiene un peso significativo en las exportaciones, de hecho, los principales productos que vende son los lácteos, carne, madera, frutas y frutos sin conservar y aquellos que más importa son los automóviles, máquinas y aparatos mecánicos y eléctricos así como combustibles. Sin embargo, mantiene restringida la compra de artículos frescos de origen animal y vegetal, estudiando en cada caso su distribución local. En definitiva, exporta una amplia variedad de artículos pero sigue dependiendo de las ventas de productos básicos como fuente principal de recibos de exportación y en cuanto a las importaciones, las materias primas y bienes de producción para la industria son los más demandados.

Para aquellas compañías que deseen iniciar un negocio en esta parte del mundo, es simple y es un proceso que puede ser completado en medio día. La fiscalidad es sencilla y favorable a las empresas. En especial, puede ser un lugar interesante para las startups dado que es un mercado pequeño y puede servir, incluso, como un banco de pruebas para lanzar nuevos productos. Hay menos burocracia, tanto en el sector público como en el privado, y los costes son más bajos. De hecho, cuentan con una agencia gubernamental llamada New Zealand Trade and Enterprise (NZTE) para trasladar los beneficios de este país y atraer inversiones “inteligentes” a Nueva Zelanda. En este sentido, ¿en qué sectores económicos pueden encontrar oportunidades las empresas españolas?

Las relaciones con España son buenas, sin embargo, sus intercambios comerciales son muy escasos. La presencia de empresas españolas en terreno neozelandés es reducida, si bien se ha detectado un creciente interés ante las atractivas posibilidades y oportunidades que ofrece. Es un país con un tamaño y una población pequeña en comparación a otros pero cuenta con un poder adquisitivo elevado (el PIB per cápita se encuentra en 42.941 dólares, según informa el ICEX). Un hecho que abre la puerta en el mercado a artículos de un precio alto ante el potencial de los consumidores que valoran productos diferentes y de mayor calidad.

Las oportunidades para las empresas españolas se encuentran en un gran número de sectores. Según el ICEX, maquinaria y equipos para la industria agroalimentaria, farmacia y productos químicos, moda, alimentos de alta gama, servicios de ingeniería y, teniendo en cuenta que Nueva Zelanda es rico en madera, otro de los campos donde se encuentran oportunidades es en muebles, decoración o materiales para la construcción.

Desde NZTE señalan diferentes sectores interesantes para los inversores. El turismo está creciendo fuertemente y, dada su ubicación, es un destino turístico de nicho para la construcción de alojamientos en los puntos turísticos clave. Este sector está relacionado con el de las instalaciones, dado que es un territorio insular, han invertido en puertos, así como en la creación de una red para garantizar que se comercialicen de forma eficiente y económica sus productos. Ahora, con el incremento de visitantes al país, las infraestructuras turísticas son una de las áreas con mayor tirón. Por otro lado, la tecnología es otro de los que más está creciendo gracias a la colaboración de la industria, las empresas y el gobierno y es el tercer sector de exportación más grande y el segundo de mayor crecimiento en Nueva Zelanda.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"