mercados

Récord de la inversión británica en España a pesar del Brexit

En los últimos veinticinco años las inversiones de ese país en España alcanzaron los 71.200 millones de euros

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Mario

inversion-britanica_95220_20181112110712.jpg

España lleva siendo un paraíso de clima agradable y buenas playas para los turistas británicos desde hace años. Pero las relaciones con los habitantes de las islas no solo se reducen al turismo: Reino Unido es el principal inversor europeo en España y, a nivel mundial, pasó del sexto lugar en 2015 hasta la segunda posición en 2017, solo por detrás de Estados Unidos.

Esta escalada de la inversión británica se produce en un contexto en el que no está claro cómo será la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Esta situación no ha enfriado la apuesta por España. Según el ‘Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión británica en España’, la inversión procedente de ese país ha superado los 3.800 millones de euros durante el año transcurrido, lo que representa una cifra superior a los promedios históricos.

De hecho, durante los últimos 25 años la inversión alcanzó los 71.200 millones de euros, lo que arroja un promedio inferior a los 3.000 millones de euros anuales. Durante la presentación del estudio, realizado por la Cámara de Comercio Británica y Afi, el embajador británico en España, Simon Manley afirmó que es una relación que espera “ver crecer en el futuro”.

Y las perspectivas son acertadas, ya que dos de cada tres empresas británicas aumentarán su inversión. De ellas, cuatro de cada cinco lo harán en los próximos doce meses. Desde el punto de vista de estas empresas, el Brexit no acarreará un descenso de la inversión. De hecho, existe un pequeño grupo que considera que esta circunstancia representará “una oportunidad para que España atraiga más inversión desde el Reino Unido”, refiere el informe.

Para apoyar este punto de vista, se puede atender a los últimos doce meses. La situación de Cataluña no ha influido en el apetito inversor, ya que los que los flujos procedentes de Reino Unido supusieron un 113% más que la media anual, un total de 500 millones. En lo que respecta al resto de regiones, Madrid lideró la recepción de inversión en los últimos cinco años.

En ese periodo de tiempo, la Comunidad de Madrid recibió 6.300 millones de euros, mientras que Euskadi alcanzó una inversión de 1.895 millones, y Cataluña, un total de 1.200 millones de euros. Estas inversiones, junto con las del resto del país, contribuyen a mantener 187.000 puestos de trabajo directos e indirectos en España, según calculan Afi y la Cámara Británica, una cifra que alcanza el 1% del empleo de nuestro país.

No obstante, las empresas británicas creen que hay pros y contras para que España siga siendo destino de sus inversiones. En el lado positivo, destacan la calidad de vida, las condiciones de financiación y los costos de proveedor. Los puntos negativos son la inversión “gubernamental en I+D+i, el riesgo y la inestabilidad política y la relación con la administración pública”.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"