funds-markets

"No invertimos en aerolíneas, construcción o bancos, ni en el sector del petróleo y gas"

Pascal Riégis, gestor principal del fondo ODDO BHF Avenir Europe, explica qué tipo de sectores ven con potencial en el momento actual del ciclo. Detalla las particularidades del proceso de selección de activos y qué debe tener una compañía para entrar en la cartera del que se considera el producto estrella de la gestora

09 DE octubre DE 2019. 12:20H Funds & Markets

734683c860d969daf7816ee73f46c9fb.jpg

ODDO BHF Europe Avenir es un fondo de valores europeos de pequeña y mediana capitalización. ¿Qué tiene de especial este fondo?

Solo invertimos en las mejores empresas con una capitalización bursátil de hasta 10.000 millones de euros en el momento de su compra. Para nosotros, son empresas que presentan una ventaja competitiva que puede ser especial. Por ejemplo, una tecnología, una marca o una red. Cualquier cosa que haga única a la empresa y que los demás no puedan copiar. Estas empresas no se enfocan en el mercado interno, sino que operan a escala internacional. Las empresas de la cartera realizan de media más del 50% de sus ventas fuera de Europa. Esto no es un criterio de selección en sí, pero es casi algo sistemático en las empresas que preferimos.

¿Cómo encuentran estas empresas?

Trabajando en equipo. Somos cuatro gestores, trabajando desde la misma oficina. Hablamos juntos con las empresas, debatimos sobre las oportunidades de inversión y tomamos las decisiones de inversión de forma conjunta. Todos somos generalistas y creemos que ocuparnos de todo juntos aporta valor añadido. Así, podemos minimizar los errores. La especialización corresponde a los analistas, fuera del equipo, cuyo material utilizamos. En total, nuestro universo está compuesto por unas 2.000 acciones. Entre ellas, hemos identificado más de 300 que se ajustan a nuestra filosofía de inversión.

De todas ellas, ¿con cuántas se quedan para la cartera?

La cartera se compone únicamente de entre 40 y 45 valores. Los fundamentales habituales influyen en la selección y prestamos gran atención a las valoraciones. Para cada empresa, analizamos el peor y el mejor escenario. De este modo podemos ver cuál es su potencial alcista cuando las cosas van bien y cuál es su potencial bajista cuando no van tan bien. Nuestro objetivo es filtrar el mejor perfil de riesgo y remuneración, tratando de minimizar las pérdidas potenciales. Para nosotros es importante que las empresas, incluidas las de los sectores cíclicos, resistan a la recesión y registren ganancias y flujos de caja libre incluso en las fases negativas del mercado.

La asignación sectorial del fondo difiere mucho de la del índice de referencia. ¿Es algo normal en la estrategia?

Sí, excluimos varios sectores de la inversión, algunos por motivos éticos, otros por motivos estratégicos. El resto de los sectores se sobreponderan según corresponda. Sin embargo, no realizamos apuestas macroeconómicas. Independientemente de la fase de mercado en que nos encontremos, nuestra cartera tiene siempre aproximadamente dos tercios del patrimonio invertido en acciones cíclicas y un tercio en acciones no cíclicas. Esto se corresponde con la estructura del mercado. Tampoco apostamos por un estilo de inversión en particular, sino que siempre invertimos en todo, para que el fondo pueda comportarse bien en cualquier fase de mercado.

¿Qué sectores excluyen?

Por un lado, en 2003 decidimos, por razones éticas, dejar de invertir en tabaco, alcohol, juego, carbón y energía nuclear, como se ha estipulado también en el folleto informativo en 2019. Por otro lado, la estrategia descarta algunas actividades que no nos interesan. Por ejemplo, no invertimos en aerolíneas, empresas de construcción, bancos, aseguradoras, ni en el sector del petróleo y gas o materias primas. De los valores defensivos, no se ajustan a nuestro enfoque las telecomunicaciones, los suministros públicos, los bienes inmobiliarios o el comercio minorista.

¿Qué sectores quedan entonces para invertir?

Entre los cíclicos, nos interesa la tecnología, la industria y algunos bienes de consumo discrecional. Fuera de los sectores defensivos, la cartera incluye ante todo bienes de consumo básico y el sector salud. La asignación sectorial y la asignación geográfica del fondo resultan de la selección de valores.


BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"