viernes, 14 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

Cadenas de suministro en los mercados emergentes (y globales)

Cindy Rose - Head of ESG Clients and Products en Aberdeen Standard Investments.

04 de diciembre de 2018. 07:00h Cindy Rose
  • Cadenas de suministro en los mercados emergentes (y globales)

Como inversores importantes en mercados emergentes, a menudo nos preguntan sobre la transparencia en las cadenas de suministro que usan las compañías de mercados emergentes (y globales). La transparencia depende de un gran número de factores tales como la propia empresa, el lugar en el que está situada esa cadena de suministro, el grado de supervisión que tiene la firma (o quién tiene la responsabilidad en cada caso) en términos de proveedores, y hasta cierto punto, el nivel de presión que el grupo ha recibido históricamente de los inversores y los reguladores en relación a este aspecto.

Presumiblemente, también depende de quién esté en el consejo de administración de la entidad en cuestión y de cuál sea su experiencia gestionando proveedores. Hace dos décadas, había poca información sobre los acuerdos de compra de las empresas de mercados emergentes. Los inversores consideraban este asunto meramente como un coste y, es más, un coste que debía ser minimizado usando a los proveedores con unos menores márgenes. Desde luego, los titulares que aparecían de vez en cuando revelando el uso de niños, de trabajadores sin contrato o forzados, o los que resaltaban el mal trato que se daba a los empleados (no sólo en los mercados emergentes) podían causar una ansiedad de corta duración y la censura a sus empleadores. Raramente situaciones como estas oscurecían la reputación sobre esas empresas que habían pasado por alto o ignorado esas buenas prácticas.

Sin embargo, ahora la situación es bastante diferente. En este momento tenemos una forma de asegurarnos que los proveedores cumplen con las normas básicas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y sus principios rectores y que nuestros recursos naturales se obtienen de forma sostenida. Aun así, los inversores han recorrido un largo camino en cuanto a lo que piensan sobre las cadenas de suministro. Esto también ha sido apoyado por la velocidad a la que los daños reputacionales pueden impactar en el precio de las acciones cuando la gestión de los recursos es deficiente –incluso cuando hablamos de terceras partes. Esto también ha ayudado a un impulsar el debate sobre estos riesgos. Además, incluir estas prácticas de proveedores dentro de los objetivos de rentabilidad puede hacer que se mantengan en la agenda para de forma permanente.

Antes de prestar atención a los problemas en la cadena de suministro, merece la pena resaltar dos aspectos ojalá obvios. El primero, en los mercados emergentes hay empresas que no sólo prestan servicio a empresas de países emergentes. Hay proveedores de algunas de las mayores compañías y más lucrativas en el mundo con sede en los países desarrollados más ricos. En segundo lugar, las dinámicas de crecimiento secular de los mismos países desarrollados son responsables de gran parte del aumento de los beneficios de esas empresas. Estos dos factores definen esencialmente las cadenas de suministros de mercados emergentes como cadenas de suministros globales. Esta red internacional, integrada y mucho más competitiva implica que los inversores, a su vez, tienen unas mayores expectativas sobre el alcance de estas empresas y su eficiencia. Generalmente, las entidades ahora están más abiertas a la forma en la que vigilan y gestionan sus cadenas de suministro de lo que lo eran hace diez años. Los inversores hoy están mejor informados y valoran más una imagen más completa sobre cómo están sus inversiones que antes.

Un buen ejemplo de cómo una pobre gestión en una cadena de suministros en el sector de alimentación puede afectar a las operaciones en mercados emergentes es YUM! Brands, un conglomerado estadounidense de comida rápida con operaciones en Asia. En 2014 se enfrentó a una crisis alimentaria por la mala manipulación de la carne de uno de sus proveedores chinos, lo que afectó negativamente a las ventas de filiales de su grupo como Pizza Hut y KFC en Asia. Nosotros habíamos pedido a YUM! muchas veces antes y después del evento que mejorara la vigilancia de las operaciones de sus proveedores internacionales en las regiones en las que los estándares de seguridad alimentaria no son muy elevados. En los siguientes años, ha acogido bien estas peticiones de mejora de estas medidas, implementando procedimientos de alarma y estableciendo programas de auditorías sorpresa a sus proveedores. En cualquier caso, los problemas con las cadenas de suministro no tienen nunca una solución rápida. A principios de 2008, YUM! experimentó otro problema cuando cambió el proveedor de transporte, lo que terminó con problemas de escasez de pollo y el cierre de centenares de restaurantes KFC en todo Reino Unido, lo que refleja bien el alto grado de monitorización que exige un proveedor.

Bien hecha la gestión de la cadena de suministros rebaja costes, diversifica riesgos y puede fortalecer la marca. Si se hace mal, las repercusiones financieras y no financieras pueden ser importantes. Una mayor transparencia ahora es más accesible (aunque no es perfecta) ya que las compañías buscan salvaguardar sus negocios al informar sobre la verificación e inspección de sus proveedores, dando a los miembros del consejo la responsabilidad de vigilancia de los proveedores y vinculando los objetivos de la gestión de la cadena suministro con las retribuciones y la estrategia del grupo. Todos estos puntos reflejan el hecho de que los inversores hoy están más implicados con una mayor serie de riesgos y, lo que es más importante, están aprendiendo el precio de esos riesgos y estudian las medidas destinadas a mitigarlos a la hora de poner precio a las compañías. Para los inversores que se centran en las empresas de calidad en el largo plazo esto podría significar una mejor forma de diferenciarse en el precio con respecto a otros grupos del sector y una mejor manera de comprometer a los accionistas de la empresa.

Cindy Rose - Head of ESG Clients and Products en Aberdeen Standard Investments.