nombre propio

China, el primero en salir de la crisis

Opinión de Bruno Cavalier, economista jefe en ODDO BHF.

16 DE septiembre DE 2021. 12:33H Bruno Cavalier

91712c679481cfe4868827716012b998.jpg

China fue el primer país en afrontar la crisis COVID, el primero en salir de ella y el primero en experimentar una ralentización del crecimiento de su actividad. La economía china se benefició de los planes de estímulo aplicados en Occidente, de ahí el repunte de las exportaciones del 30% en el primer semestre de 2021 frente al primer semestre de 2019. La actividad económica superó su nivel prepandémico a finales de 2020 y luego alcanzó la tendencia anterior a la crisis en el primer semestre de 2021. El consenso de los pronosticadores espera ahora una vuelta al objetivo de crecimiento no oficial en 2022, un poco por debajo del 6% anual (gráfico lhs). La inflación de los precios al consumo es más débil de lo habitual en 2021, debido a las disrupciones específicas de China; se espera que vuelva a la tendencia del 2% (gráfico de la derecha).


En las dos últimas décadas, la evolución de la economía china ha sido excepcional en comparación con otros "milagros" de países asiáticos (Japón, Corea del Sur). El modelo de desarrollo chino tiene algunos defectos bien conocidos: alta exposición a las exportaciones y a la construcción, sobreinversión industrial (mala asignación del capital, contaminación), alto endeudamiento, subdesarrollo de los servicios, etc. A primera vista, la pandemia no ha cambiado la situación. La recuperación en 2020, como hemos dicho, fue impulsada por la demanda internacional de bienes. Tras la crisis, las autoridades volvieron a su actitud anterior de ajustar el crédito en una dirección más restrictiva cuando hay que calmar los excesos inmobiliarios o con mayor flexibilidad cuando la economía se ralentiza. Últimamente, las autoridades han endurecido el marco normativo para los gigantes del sector tecnológico, uno de los pocos fuera de la industria en los que China ha cosechado éxitos. Las motivaciones políticas son evidentes, pero en este momento no es posible decir si esto frenará el potencial de crecimiento futuro (nacionalización progresiva, aumento del control de la sociedad) o lo fomentará (reorientación de la I+D hacia el hardware).

En este momento, la combinación de políticas sigue siendo acomodaticia, con signos tempranos de normalización. Los tipos monetarios, rebajados durante el periodo de estrés de 2020, no han vuelto a subir, pero el crédito ha empezado a ralentizarse. En el agregado amplio de la financiación social total, el crecimiento había alcanzado un máximo del 13,7% interanual en octubre de 2020; volvió a caer al +10,7% interanual en julio de 2021, por debajo de la media de 2019. En el frente fiscal, se produjo un cierto endurecimiento en el primer semestre de 2021, pero las medidas de estímulo que iban a expirar se prorrogaron al final, lo que llevó a una posición neutral.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"