nombre propio

Cinco tendencias fintech de los últimos meses

Alexander Dunaev, cofundador de ID Finance

18 DE septiembre DE 2020. 07:00H Alexander Dunaev

96b62a222aac2ffe742833b36bb17f8f.jpg

Cualquier tendencia hecha en el año 2019 sobre cómo irían las cosas en este 2020 saltó por los aires con la irrupción del coronavirus. Ya a finales del año pasado comenzaron a sonar las campanas de alarma y en 2020 se confirmó. Un hito que marcó esta tendencia en España fue la suspensión del Mobile World Congress un mes antes del confinamiento.

A partir de ahí, se abrió un nuevo panorama que, lejos de suponer una amenaza para las fintech, ha sido un reto y una oportunidad para abrir mercado y ganar posiciones frente a empresas establecidas. A día de hoy, un 42% de los clientes elegiría una entidad no tradicional si tuviera que elegir un nuevo proveedor financiero, según el V Barómetro de Innovación Financiera.

Este dato refuerza la idea de que 2020 ha supuesto el empujón definitivo para que los clientes bancarios hayan migrado a opciones 100% digitales. Por lo tanto, esta incertidumbre social y económica no ha hecho más que reforzar y acelerar unas necesidades en el sector fintech que ya se adivinaban en años anteriores: mayor automatización, digitalización y regulación.

Pero, ¿han surgido nuevas tendencias en el sector fintech en los últimos cuatro meses del año? Aunque ha sido motivado en parte por la Covid-19, se puede decir que sí y se puede asegurar que ha sido de manera muy acentuada. Por el momento, lo que se espera de las fintech es que sepan dar respuesta a esta nueva realidad, con necesidades cada vez más segmentadas, a bajo coste y de una forma flexible.

Entre las tendencias observadas en los últimos meses, se pueden destacar 5 por encima del resto: Cashless society; consolidación de los préstamos online; tiempos difíciles para los neobancos; muchos movimientos estratégicos en torno a los datos financieros; y los IPOs como financiación para las fintech. 

1. Cashless society

En España, el pago con tarjeta ha superado por primera vez al pago al contado. Antes de la pandemia, según la consultora Nielsen. Antes de la Covid-19, un 61,2% de los españoles recurrían a billetes o monedas para pagar, mientras que ahora son el 45,5%. Por contra, un 54,1% lo hace con la tarjeta frente al 38,5% de la época pre-Covid. Además, un tercio de los españoles pagan ya a través del smartphone. Las smartphone wallets, aplicaciones vinculadas a una cuenta bancaria en la que puedes agregar tarjetas o billetes de viaje por ejemplo, son otra tendencia que ya estaba instaurada, pero que cada vez tiene más seguidores. Con ellas se gana rapidez, facilidad y seguridad en los pagos o compras. 

2. Consolidación de los préstamos online

El apartado de los créditos y de los préstamos online ya crecía en los años anteriores, pero el confinamiento de los últimos cuatro meses ha supuesto la consolidación definitiva de estos productos. Ahora mismo, los préstamos y créditos online han pasado de ser un recurso de las familias para pequeños imprevistos a una forma de financiación personal y para empresas. Un ejemplo claro de este movimiento es la compra de Kabbage, empresa de tecnología financiera que da servicio a pequeñas empresas, por parte de American Express. No es el único: Enova aprovechó recientemente la caída de un 90% en bolsa de OnDeck para adquirirla. Con este movimiento, Enova se posicionaba para crear una fintech líder en servicios de préstamos online para clientes y pequeños negocios.  

3. Tiempos difíciles para los neobancos

Es cierto que 2020 ha supuesto un impulso para las entidades financieras que basan su negocio en las soluciones tecnológicas y online, sin embargo, los neobancos también deben encarar dificultades propias del sector en estos tiempos. Un informe elaborado por Finch Capital advierte que las entidades financieras no adquirirán estas fintech en los próximos años. Justifico este obstáculo en primer lugar porque son tiempos difíciles y en momentos así siempre son más arriesgadas las compras o las rondas de financiación. Por otra parte, estos modelos de negocio no son rentables en un primer momento y, además, intentan ganar dinero a través de las transacciones de sus clientes. En definitiva, considero que para superar estas dificultades, los neobancos deberán tener un modelo de negocio sostenible, que les permita ser rentables. Probablemente, puedan conseguirlo a través de soluciones financieras ligadas a los préstamos. Estas dificultades no se quedan ahí porque Revolut ya anunció que sus pérdidas se triplicaron el año pasado o Monzo dio a conocer el cambio de su CEO recientemente. Estas fintech se enfrentan a momentos de dificultades, en especial de financiación ante la caída de las rondas de inversión a mínimos de hace 3 años. 

4.    Muchos movimientos estratégicos en torno a los datos financieros

La obtención de datos financieros de los clientes es uno de los elementos más importantes que se maneja en el sector fintech y es uno de los valores añadidos de entidades fintech dedicadas a los pagos online. Que es una tendencia que continúa al alza lo demuestra la compra a principios de año de Plaid por parte de Visa. Esta misma línea siguió recientemente Mastercard con la adquisición de Finicity, proveedor de datos financieros en tiempo real, que le permite ampliar su estrategia Open Banking. Poco después, Tink se hizo con Instantor, un proveedor de soluciones de validación crediticia que le permite a la fintech reforzar su liderazgo como plataforma Open Banking. 

5.    Las fintech se lanzan a los IPOs

El año pasado, Equidate observó que la edad media de las empresas que se hacen públicas aumentó de los 6,3 años a los 10,2. Sin embargo, los IPOs (Initial Public Offer), opción para empresas que no han cotizado anteriormente en ningún mercado, llegan de forma decidida en 2020 al sector fintech. Compañías como Lemonade, a comienzos de julio, o nCino, dos semanas después, han salido con éxito a estas ofertas. Han sido dos casos sonados, pero no los únicos, posiblemente por la necesidad de acceder a financiación a la que se van a enfrentar estas compañías. 

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"