nombre propio

Cuando la retórica se encuentra con la realidad

27 DE septiembre DE 2018. 15:22H Dirigentes Digital

andrew-fraser-0463_74087_20180927154015.jpg

Desde 2011 el Banco Central Europeo (BCE) ha proporcionado financiación barata a los bancos de la región. Italia ha sido uno de los principales beneficiarios del programa de operaciones de financiación a largo plazo -Targeted Long Term Refinancing Operations, como se conocen en inglés- (TLTROs) y, tal y como Moody’s ha señalado, los bancos del país deberán reembolsar 250.000 millones de euros de esta financiación barata en 2021.

El programa TLTRO estaba pensado para aumentar el crédito, pero muchos bancos italianos lo han utilizado tanto para apoyar la rentabilidad, como para estabilizar la financiación y los ratios de liquidez. Conforme se acerca el fin de esta fuente de financiación barata, los bancos parecen estar buscando fuentes alternativas de financiación o reducir la parte de los activos de su balance.

Esto podría no ser un problema importante para los principales bancos de Italia, que tienen acceso a diversas fuentes de financiación, una amplia base de inversores, y que tienen un modelo de negocio relativamente fuerte y han mejorado mucho sus balances.

Pero hay una gran parte del sistema financiero italiano que está en dificultades. Hay muchas entidades, tanto a nivel regional como nacional, que no son competitivas y han confiado en esta fuente de financiación barata sin abordar los problemas subyacentes, incluidas las grandes existencias de préstamos problemáticos, la debilidad subyacente de la rentabilidad debido a las estructuras de altos costes y una escasa solvencia.

Estos bancos necesitan un camino de salida del programa TLTRO y las opciones, que Moody’s destaca, para muchos son preocupantes. Algunos necesitan confiar en la misma financiación de corto plazo de los mercados mayoristas que se secaron hace una década y que ocasionó la insolvencia de muchas entidades financieras.

Otros bancos necesitarán emitir bonos para clientes minoristas, algo que el BCE está disuadiendo activamente a los bancos de hacer.

Una gran proporción de bancos simplemente no tienen la oportunidad de encontrar otra fuente de financiación o donde está disponible el coste será significativamente más alto.

Esos bancos que no puedan asegurarse financiación alternativa necesitarán reducir el apalancamiento de sus balances, recortar los préstamos y reducir la compra de bonos gubernamentales italianos (BTPs). Este desapalancamiento podría derivar en una debilidad económica en Italia. En el peor de los escenarios, Italia podría entrar en otra recesión.

Mientras tanto, si los bancos italianos comienzan a comprar menos BTPs, entonces los spreads de los bonos soberanos podrían subir, por lo que podría reaparecer de forma no deseada el círculo vicioso de los bancos durante la crisis de la eurozona.

No hay una salida fácil para la banca italiana. La comisión Europea, la Unión Europea, el BCE y el Banco de Italia son conscientes de todo. También sospecho que el líder del Movimiento Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, y el jefe de la Liga Norte, Matteo Salvini, serán conscientes de esto mientras preparan su próximo presupuesto.

Se rumorea que Di Maio y Salvini están considerando hacer un test a la parte fuerte del sector. Pero en este punto, muchos de los bancos italianos siguen en cuidados intensivos y cuando las máquinas de respiración asistida se apaguen, los políticos italianos necesitarán asegurarse de que cualquier medicina que estén planteándose para los votantes deberá ser también tolerada por el sistema bancario.

Esta brutal realidad podría moderar a Di Maio y a Salvini. Porque incluso ellos saben que el populismo tiene sus límites si conduce a un sector bancario quebrado, a una profunda recesión y a grandes pérdidas en los bonos para minoristas del sector bancario que tienen en cartera sus votantes.

Andrew Fraser, director de análisis de crédito financiero de Aberdeen Standard Investments

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"