domingo, 18 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

EE.UU. pugna con la OPEP por el control del precio del crudo

Joaquín Robles, analista de XTB

27 de mayo de 2019. 08:00h Joaquín Robles

Uno de los deseos de Donald Trump desde el principio de su legislatura ha sido tratar de rebajar los precios del petróleo, ya que considera que una energía barata ayuda a estimular la economía. Además de los numerosos comentarios contra la OPEP, durante los últimos meses ha intensificado las sanciones sobre Irán y Venezuela.

El problema está en que la OPEP y sus socios, que controlan más de un tercio de la producción, están tratando por todos los medios de incrementar los precios para apuntalar sus economías. Desde hace ya más de dos años, esta organización, está realizando una serie de recortes en la producción con la intención de equilibrar el mercado.

Obsesión de Trump

En las últimas semanas, el presidente norteamericano ha tratado de influir sobre los precios del crudo de manera directa o indirecta. Primero, ha anunciado su intención de endurecer las sanciones a Irán, eliminando la exención que tenían ocho países de seguir comprando petróleo iraní.

En segundo lugar, la creciente escalada de tensiones comerciales entre EEUU y China ha avivado las dudas sobre una posible desaceleración económica. Lo que se traduce en unas menores perspectivas de crecimiento, así como una potencial reducción de la demanda de crudo.

Cuando Trump anunció que restablecería los aranceles sobre las importaciones de productos chinos, los inversores pensaron que se trataba de una medida de presión para avanzar con unas negociaciones que llevaban estancadas semanas. Sin embargo, los últimos movimientos de las dos mayores potencias mundiales están creando un nuevo escenario con el que los mercados no contaban.

Ante esta situación, Arabia Saudí ha vuelto a salir en defensa de los actuales precios, afirmando que tiene la intención de mantener la actual política de recortes, y que está preparada para compensar cualquier desequilibrio en la oferta.

El petróleo ha disfrutado durante este inicio de año de la mayor revalorización trimestral de los precios, pasando de 53,80 a 69 dólares. Sin embargo, tras estos avances ha visto frenada su evolución fruto de la crisis política y económica en Venezuela y las sanciones a Irán.

Ahora la OPEP y sus socios se encuentran en una encrucijada, ya que por un lado quieren precios más altos para obtener mayores beneficios. Pero también se plantean eliminar los recortes para volver a producir a un ritmo mayor, que les permitiría ingresar más dinero en el corto plazo. La mayor parte de los miembros han incurrido en un fuerte déficit presupuestarios, fruto de los bajos precios del petróleo.