nombre propio

El bueno, el feo y el malo

Hans Bevers, Chief Economist Bank Degroof Petercam

16 DE diciembre DE 2020. 17:16H Hans Bevers

0ba8edf47367547a7330703306856e0e.jpg

La pandemia ha causado la mayor caída de la actividad económica desde la Segunda Guerra Mundial. El Covid-19 es principalmente un shock temporal y externo, por lo que la economía tiene el potencial de recuperarse rápidamente, al menos una vez que los temores sobre el virus desaparezcan. Esto último es, por supuesto, una condición crítica. Fundamentará o evitará la recuperación a corto plazo. Las recientes y excelentes noticias sobre la llegada de vacunas altamente eficaces dan más esperanzas a que la actividad económica pueda recuperarse pronto, aunque no hasta niveles pre-crisis. 

Sin embargo, la incertidumbre sobre la velocidad de la recuperación sigue siendo alta. La puesta en marcha del proceso de vacunación podría retrasarse. Mientras tanto, no podemos excluir la posibilidad de una tercera ola de contagios. Todo esto implica que cualquier pronóstico económico que se haga tiene márgenes de incertidumbre particularmente grandes. Los resultados simulados confirman que es muy importante mantener el virus bajo control y, a su vez, distribuir de forma rápida y eficaz la vacuna. 

El Covid-19 ha golpeado de manera muy desigual tanto a las empresas como a los hogares 

A nivel mundial, la crisis de Covid-19 ha puesto de manifiesto las diferencias entre los que tienen y los que no tienen recursos. Esta crisis ha expuesto (y probablemente también exacerbado) las desigualdades de diferentes maneras, tanto entre países como dentro de ellos. Desde el acceso a la atención sanitaria, el trabajo, la tecnología y la escolarización, las investigaciones sugieren que los empleados más cultos y con mayores ingresos salen relativamente mejor parados. 

Aunque todavía no está claro el impacto socioeconómico total de Covid-19 en Bélgica, parece inevitable que también surjan diferencias claras en el país. Quienes solicitaron apoyo financiero ya eran vulnerables desde el punto de vista financiero antes de que se produjera la pandemia. Gradualmente, pero con seguridad, personas con perfiles diferentes, como artistas, trabajadores autónomos y temporales, y estudiantes también están solicitando cada vez más apoyo financiero. 

Esto también se refleja en las recientes encuestas realizadas por el Banco Nacional de Bélgica. El 71% de los hogares no se han visto afectados en absoluto en términos de ingresos. Este grupo está formado principalmente por pensionistas y personas con prestaciones sociales que reciben un ingreso garantizado, así como una proporción de empleados que no han sido despedidos temporalmente. Para las demás categorías de hogares, la pérdida de ingresos ha sido importante, aunque en grados variables, siendo los trabajadores autónomos los que han soportado la mayor carga.

El impacto en los ingresos de las empresas belgas también ha sido muy desigual entre los sectores y las empresas

En general, la pérdida de volumen de negocios respecto de los niveles anteriores al coronavirus aumentó al 17% en noviembre, lo que representa una disminución de 3 puntos porcentuales en comparación con el período comprendido entre agosto y octubre. Sin embargo, los efectos del segundo (semi) confinamiento son más leves. 

En cuanto a los posibles escenarios de recuperación, el escenario optimista, en el que el virus se controla pronto y la vacunación se extiende ampliamente hasta el verano de 2021, se estima que la actividad económica en 2021 y 2022 crecerá un 5,5% y un 4,5% respectivamente. En el escenario pesimista, por otro lado, el virus sigue avanzando hasta que la mayoría de la población es vacunada hacia el final de 2021-22. En este escenario, con un 0,6% y un 5,5% respectivamente, las cifras del PIB serán significativamente más bajas en los próximos dos años. 

De hecho, tener el virus bajo control es una condición clave para que la economía se recupere rápidamente. Si no lo hace, la recuperación será mucho más lenta en 2021 y 2022. Peor aún, también aumentará en gran medida las posibilidades de que se produzcan daños más permanentes en la actividad económica a largo plazo, un fenómeno que se conoce con el término "cicatrización económica". En este escenario, el desempleo estructural sería mayor. 

Debemos destacar, sin embargo, que el futuro sigue siendo muy incierto. Otros factores entran inevitablemente en juego. Además, como una economía pequeña y abierta, la demanda y la producción dependen en gran medida de lo que ocurre en el resto del mundo. En el caso de un Brexit sin acuerdo, por ejemplo, Bélgica sería uno de los países más vulnerables económicamente.

La evolución del nivel de la deuda pública 

Incluso antes de que se produjera la pandemia, muchos expertos habían estado enviando mensajes alarmantes sobre el nivel de la deuda del gobierno belga. Sin embargo, la mayoría de estas afirmaciones son infundadas. No es el nivel de endeudamiento como tal lo que importa para la sostenibilidad de la deuda. 

El entorno de tipos de interés bajos de la última década, el hecho de que el Gobierno federal belga pueda ahora emitir bonos del Estado a 10 años con un interés negativo del -0,4% y la expectativa de que el déficit primario disminuya con bastante rapidez en los próximos cinco años (aunque en diversos grados), proporciona cierta comodidad. Sin embargo, ciertamente importa cuán rápido se recupere la actividad económica en los próximos años. Además, sigue siendo necesario que los políticos examinen la composición y la eficiencia del gasto público en el contexto del envejecimiento de la población. 

En la hipótesis de crecimiento más optimista, el nivel de la deuda pública belga se estabilizaría pronto en un nivel ligeramente inferior al 120% del PIB. Además, en 2030 volvería al nivel visto justo antes del brote de Covid-19. En cambio, en el escenario más pesimista, el nivel de la deuda alcanzaría un máximo del 124% del PIB antes de bajar. 

Sin embargo, en caso de que se materializara el escenario de crecimiento más pesimista, no se debería llegar a la conclusión de que se deberían hacer ahorros drásticos por parte del gobierno para compensar. Seguiría siendo de suma importancia seguir apoyando la economía con medidas bien orientadas a fin de evitar el mayor daño económico permanente posible.

Alberto Chan: "En el primer trimestre podemos ver correcciones en las bolsas"