nombre propio

El factor humano

Opinión de Kurt von Storch, cofundador de Flossbach von Storch

11 DE octubre DE 2021. 12:34H Kurt von Storch

3f489e9f880e79dc644e75cc31df1502.jpg

Seleccionar buenas acciones es un arduo trabajo. Por un lado, se necesita un profundo conocimiento del respectivo modelo de negocio para poder evaluar las perspectivas a largo plazo de una empresa con la mayor precisión posible, para sopesar seriamente las oportunidades y los riesgos.

Por otro lado, el factor humano es igual de importante, es decir, las personas que son responsables del bienestar a largo plazo de una empresa. En este sentido, los accionistas no tienen más remedio que vigilar de cerca los consejos de administración de «sus» empresas. Pero ¿cómo? ¿Y qué hay que tener en cuenta?

Por regla general, cuanto más grande es un fondo, por ejemplo, mayores son las participaciones en empresas individuales. Y cuanto más fácil sea para la gestión del fondo acceder a la dirección de la empresa, más fácil será el contacto. En resumen, la puerta está abierta y también los oídos. 

En la actualidad, estamos en contacto de forma regular con la alta dirección de casi todas las empresas en las que participamos. Saber qué es lo que «impulsa» a los gestores responsables es una parte central de la evaluación de la inversión en cuestión.

La dirección de la empresa determina (con suerte) la estrategia a largo plazo y da forma a la cultura de una empresa. Reacciona a los cambios de tendencia y a las crisis, desarrolla el modelo de negocio y se adapta. Por lo tanto, nuestras expectativas con respecto a las personas implicadas son muy altas.

El consejero delegado, pero también el resto del equipo directivo, deben verse a sí mismos como propietarios de la empresa. Deben pensar de forma pragmática. La integridad y el sentido de la responsabilidad hacia los clientes, la empresa y sus empleados, sin olvidar a los accionistas como propietarios, son cualidades indispensables. Pensar y actuar a largo plazo. Así es como se crea el éxito empresarial sostenible. Dicho de otro modo, el factor humano determina la sostenibilidad de una empresa y su funcionamiento. 

La sostenibilidad, resumida en el acrónimo «ASG», resume justamente los grandes temas de nuestro tiempo: ambientales, sociales y de buen gobierno. Esta última, la G, se debería mencionar en primer lugar. Porque la A y la S, en nuestra opinión, se desprenden de la G...

Una buena gestión empresarial, con visión de futuro, siempre tendrá en cuenta el entorno social y ecológico de una empresa; de lo contrario, pondría en peligro su viabilidad futura de forma imprudente. 

Por lo tanto, la G no se limita a cuestiones individuales, aunque sean espectaculares para el público, como la corrupción o similares, sino que se debe ver y entender siempre de forma global: la orientación estratégica a largo plazo de una empresa. Su sistema de valores inmutable.

Por eso, somos cautelosos con los directivos que se ven a sí mismos como trabajadores altamente remunerados, que prefieren pensar en términos de cifras trimestrales –es decir, a muy corto plazo–, y que se preocupan sobre todo por el éxito personal y sus bolsillos. Personas y empresas que se sienten responsables solo de sí mismos.

También desconfiamos de quienes se sienten más cómodos en la silla de un programa de televisión que en su «propia» empresa. Aquellos a quienes la próxima cámara o el próximo «reportaje casero» en una revista parece más importante que la reunión de estrategia interna, porque posiblemente podría aumentar su propio valor de mercado. Aquellos cuya arrogancia favorece las adquisiciones costosas porque eso sirve para mantener su propio ego, pero no hace progresar a la empresa, sino que aumenta la deuda y por lo tanto supone una carga a largo plazo para la empresa. 

El caso Wirecard ha sido una prueba de lo importante que es la dirección de la empresa a la hora de evaluar una empresa, de lo importante que es la integridad; aunque el ejemplo también ilustra lo difícil que es hacer una evaluación precisa de las personas implicadas. Por desgracia, muchos inversores tuvieron que experimentar esto en sus propias carnes.

El fraude deliberado y su encubrimiento no siempre se pueden detectar, al menos no a primera vista, y a menudo ni siquiera a segunda o tercera vista. Por lo tanto, no nos corresponde juzgar lo que al menos se podía haber sabido y lo que no, en el caso de Wirecard. Además, sería presuntuoso afirmar que uno mismo es inmune a un caso similar.

Sin embargo, un conocimiento lo más profundo posible de las empresas y de las personas implicadas ayuda al menos a limitar los riesgos. Desgraciadamente, no hay garantías. En su momento, cuando examinamos el modelo de negocio de Wirecard, nos abstuvimos de invertir porque no podíamos entender el supuesto éxito de algunas áreas de negocio o simplemente no entendíamos de qué se trataba. En retrospectiva, fue la decisión correcta.


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"