nombre propio

El lugar más adecuado para el crédito corporativo está aquí...

Mondher Bettaieb Loriot, Head of Corporate Bonds y Claudia Fontanive-Wyss, Portfolio Manager de Vontobel AM

26 DE octubre DE 2020. 08:00H Mondher Bettaeieb

6b38b023e4f27adb7adf42b1341d6c37.jpg

Tras unos resultados mucho mejores de lo esperado durante el segundo trimestre, las empresas han vuelto a apuntalar sus balances con efectivo. Además de dar estos beneficios, las compañías también actualizaron las perspectivas para las cifras de dentro de un año al alza. Consideramos que esto es una prueba de que hemos empezado a hacer una transición en el ciclo más rápida de lo previsto, y que es probable que antes de finales de este año se alcance la etapa de recuperación. Esta fase debería madurar algún tiempo después de 2021 con una recuperación casi natural y más rápida de lo previsto del EBITDA y la generación de flujo de caja de las compañías. 

Somos capaces de ver a través de la debilidad macro que ha causado la Covid-19, gracias a la adaptación de las empresas y de los individuos que han establecido el escenario para volver a la actividad, evitando más confinamientos. En nuestra opinión, los paquetes fiscales que equivalen a alrededor del 10% del PIB tanto en Estados Unidos como en la Eurozona deberían asegurar una recuperación en forma de V o con una silueta parecida al símbolo de Nike y una vuelta a los niveles anteriores la Covid, a más tardar en el cuarto trimestre de 2021. También observamos que las intenciones de gasto de capital o capex han seguido subiendo este verano y esta es otra buena muestra de que pronto deberíamos pasar de la fase de reparación a la de recuperación.

Las economías desarrolladas también deberían beneficiarse de la continuidad de las políticas de apoyo monetario. Lo que sucedió en Jackson Hole el mes pasado es de inmensa importancia en este entorno de tipos bajos y debería garantizar que la recuperación se afiance. La etapa de recuperación es, en general, el punto óptimo para el crédito y los diferenciales de crédito, ya que las empresas aumentan aún más los flujos de efectivo, actúan en beneficio de los tenedores de bonos y, al final, reducen el apalancamiento. Durante esa etapa, los márgenes suelen ser más estrechos y prevemos que los spreads del segmento mid-yield sigan reduciéndose aún más, ya que todavía no han recuperado los niveles anteriores a la crisis. Los cambiantes catalizadores de los ciclos del mercado desde la etapa de reparación son generalmente muy favorables para las empresas de los mercados desarrollados, haciendo que la recuperación sea realmente positiva para aquellos inversores que decidan participar en ella.

Durante la reunión de Jackson Hole, el Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, presentó unas modificaciones de los "Objetivos a largo plazo", que fueron muy acertadas y que probablemente apoyarán la recuperación. El simposio de este año confirmó que la autoridad monetaria estadounidense está preocupada por la falta de inflación.

Tal vez recuerden que el año pasado Powell habló de las “Tres Eras de la Política Monetaria” en su discurso, pero carecía de una etiqueta para la tercera era, que comienza en 2010. Sugerimos el término "Missingflation", como el más apropiado hoy en día.

De hecho, en la reunión de este año, la Reserva Federal anunció que está cambiando su estrategia sobre los precios de un objetivo de inflación simétrica del 2% para el futuro a uno del 2% en promedio a lo largo del tiempo. La Fed cree que esto articulará mejor su objetivo sobre los precios y apoyará un mejor crecimiento económico y la creación de empleo. Su búsqueda de una inflación promedio del 2% significa que la institución planea mantener los tipos interés en cero hasta que se alcance una media del 2% y se mantenga en ese nivel por varios años. Mirando atrás, sus proyecciones de "inflación de los gastos de consumo personal" han estado por debajo del 2% desde 2012, y uno puede imaginar que la Reserva Federal se abstendrá de aumentar el precio del dinero durante bastante tiempo, incluso si la inflación supera el 2% durante algunos años. Según nuestros cálculos, puede que no haya ninguna subida de los tipos de interés en el futuro, manteniendo así los tipos en el límite inferior efectivo o cero en EE.UU. hasta 2024. Esto supone que la recuperación se estabilizará a partir de 2022 y la Reserva Federal permitirá que la inflación sobrepase el 2% durante un par de años para asegurar que sea sostenible. Su noción de inflación promedio permitiría eso ahora, especialmente porque sus proyecciones sobre los precios experimentaron períodos de subimpulso persistente desde 2012.

En nuestra opinión, estos cambios de la Fed son extremadamente positivos para el sentimiento en el mercado de crédito corporativo de países desarrollados, ya que deberían apoyar la recuperación a medida que se implanten. También animará a los inversores a aumentar sus asignaciones de crédito, ya que su mentalidad debería pasar de dudar de la recuperación a abrazarla. El lanzamiento de una vacuna exitosa para la Covid-19 podría proporcionar un impulso adicional al sentimiento, mejorando así la demanda de bonos corporativos. La búsqueda del rendimiento debería renovarse en un contexto de tipos "más bajos para siempre" y un entorno en el que los riesgos crediticios fundamentales están alcanzando su punto máximo.

RentaMarkets: "Es interesante apostar por compañías que se van a beneficiar de la reapertura"