nombre propio

Francia: el foco de la pandemia

Bruno Cavalier, economista jefe en ODDO BHF

22 DE enero DE 2021. 13:30H Bruno Cavalier

9171ddf0552b52f0bbfd0d5eac70e6d9.jpg

El coronavirus ha obligado a los gobiernos a establecer medidas en base prueba-error. El error es parte de la resolución de problemas, pero conlleva un gran coste. Por un lago, está el coste humano; no hace falta decirlo en el caso de una pandemia, y además el económico, si las restricciones resultan inadecuadas. También conlleva un coste político para los responsables de la toma de decisiones, que operan en un universo de incertidumbre bajo la lupa de la opinión pública, las críticas de la oposición e incluso la presión de los países vecinos. En enero de 2021, la economía francesa está operando a un 7% por debajo del nivel normal, como en diciembre, frente a un -11% en noviembre y un -30% en primavera. Esto muestra una gran capacidad de adaptación a las restricciones.

Lo que esperamos de esta quincena

Es difícil decir cuál es la que más agota la moral de los agentes económicos, la pandemia o la infodemia, es decir, la omnipresente cobertura mediática de la pandemia y la retórica ansiosa que la acompaña. La excelente noticia de que se habían descubierto varias vacunas eficaces contra el coronavirus y su posterior aprobación por las autoridades sanitarias debería haber sido una oportunidad para subrayar la perspectiva de un previsible fin de la pandemi, pero en Francia esto dio lugar a un fiasco de comunicaciones por parte del gobierno. En este comienzo de año, estamos analizando la economía francesa y sus perspectivas que, huelga decir, dependerán en gran medida de los posibles cambios de las medidas sanitarias en las próximas semanas.

Según las últimas encuestas de confianza realizadas en diciembre y a principios de enero, la señal es unánimemente... positiva. Los tres proveedores de encuestas de clima empresarial (INSEE, Banco de Francia, Markit) han registrado una mejora. También hubo un importante repunte de la confianza de los hogares a finales de año vinculado a la ligera disminución de las restricciones sanitarias. Ni las tendencias recientes de los índices de confianza ni su nivel absoluto apuntan a un descenso repentino de la actividad. Siguen existiendo grandes disparidades entre los sectores y subsectores. En la industria, el nivel de actividad es más o menos normal en los productos químicos y agroalimentarios, débil en la automoción y deprimido en el sector aeroespacial.

En los servicios, no hay comparación entre los servicios financieros e inmobiliarios que se encuentran en su nivel prepandémico y el sector de la hostelería que está en gran medida cerrado. En total, el nivel actual de actividad se estima en un 7% por debajo de lo normal, con un aumento de 4 puntos desde noviembre (gráfico lhs). El segundo cierre tuvo un impacto más limitado en la movilidad y la actividad que el primero, lo que indica que la economía se está adaptando a las restricciones con la adopción de nuevos modos de trabajo y de gasto (gráfico rhs).

A partir de ahora, la crisis sanitaria en Francia difiere de la experimentada por sus vecinos. La segunda ola en el país comenzó antes, con tasas de infección que alcanzaron su punto máximo a mediados de noviembre (gráfico lhs). Desde principios de diciembre, el número de personas en cuidados intensivos ha estado por debajo del umbral fijado por el Gobierno (3.000) y, hasta la fecha, las reuniones permitidas en Navidad no parecen haber cambiado las cosas (https://covidtracker.fr/). A primera vista, el endurecimiento de las restricciones parece estar mucho menos justificado que en otros países.

Dicho esto, los esfuerzos para gestionar la crisis sanitaria han demostrado ser un proceso permanente de ensayo y error. Esto se pone de manifiesto en la campaña de vacunación iniciada el 27 de diciembre, a un ritmo significativamente más lento que en otros países, que a su vez son objeto de críticas en relación con el despliegue de la vacuna. El lento ritmo observado en Francia refleja en parte una elección deliberada de obtener el apoyo más amplio posible de la población y no dar a los "antivaxistas" un argumento para criticar cualquier violación de las libertades personales. 

También refleja la complejidad del sistema administrativo y ese desprecio por lo que el General De Gaulle llamó "intendencia". Hoy en día llamaríamos a esto logística. Algunos atribuyen este lento despliegue a la preocupación por las posibles impugnaciones legales en caso de que las vacunas tengan efectos secundarios indeseables. En todo caso, la coordinación de varios niveles de competencia y varias autoridades sanitarias en un país centralizado, justo en medio de las vacaciones, resultó ser un fracaso. Para una amplia franja de la opinión pública, la gestión de la crisis ya se consideraba lúgubre, salpicada de una serie de "errores", primero en el mensaje relativo al uso de la mascarilla, luego en el lanzamiento de la aplicación de rastreo de las personas infectadas, luego en el despliegue de las pruebas, sin olvidar los ajustes de las medidas de restricción que nunca podrían complacer a todo el mundo. Esto tenía claramente el potencial de producir consecuencias políticas perjudiciales, con elecciones regionales previstas para 2021 (sin fecha) y elecciones presidenciales en el horizonte de 2022.

Para desactivar el tema, el presidente se quejó en la prensa el 3 de enero sobre el lento comienzo de la campaña de vacunación. Dado que todas las decisiones relativas a la crisis sanitaria son tomadas por el Consejo de Defensa y Seguridad Nacional (CDSN), que es un gabinete reducido presidido por Emmanuel Macron, esto es bastante cómico. La popularidad del Sr. Macron ha sido más o menos estable desde que comenzó la pandemia. Sigue siendo superior a la de sus predecesores en esta etapa de sus mandatos, pero uno (Nicolas Sarkozy) no fue reelegido, y el otro (François Hollande) no se presentó de nuevo. Hasta ahora, Macron parece menos debilitado por el coronavirus que por las protestas de los "chalecos amarillos" a finales de 2018.


Altex: "El inversor conservador ya no tiene disponible el activo que se lo daba todo"