martes, 15 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

Invertir en Índices globales...¿Es buena idea?

Carlos Mendoza Domínguez, Altair Finance Asset Management

04 de julio de 2019. 08:00h Carlos Mendoza Domínguez

A menudo, muchos inversores con aversión al riesgo pero que quieren obtener la máxima rentabilidad posible invirtiendo a través de renta variable, optan por invertir en índices o ETFs globales (mundiales) pensando que el efecto diversificación puede tener un efecto positivo rebajando el riesgo al que están expuestos. Nada más lejos de la realidad. Lo primero que hay que aceptar es que una inversión en renta variable no deja de ser una inversión en renta variable por muy diversificada que se encuentre geográficamente.

Además, resulta necesario conocer donde estás invirtiendo; por mucho que sea un índice global, no todos los sectores/países mundiales van a encontrarse equiponderados. A modo de ejemplo, vamos a analizar el índice global más representativo y conocido que es el MSCI World.

La primera sorpresa que nos encontramos hace referencia a la distribución geográfica por pesos. Si bien se trata de un índice global, el 62,40% del índice lo componen empresas de EEUU, es decir, si eres un particular que considera que la bolsa de EEUU está cotizando cara (PER por encima de su media histórica con la bolsa en máximos históricos), no parece que invertir en este índice vaya a ser muy consecuente con tus ideas.

Además, si echamos un vistazo a las posiciones concretas, las tecnológicas estadounidenses constituyen las principales posiciones del índice, por lo que un ajuste de valoración de las mismas podría castigar bastante al índice como ocurrió el pasado año.

Dicho lo anterior, podría parecer incluso positiva esta distribución. Es decir, en teoría te estás asegurando subir la mitad de lo que subiría la bolsa de EEUU (caer la mitad) y luego obtener rentabilidades de las restantes bolsas mundiales en función de su peso. En la práctica, no es así. Si analizamos los retornos históricos desde 1974 y realizamos una regresión lineal entre ambos índices, nos encontramos que el comportamiento del MSCI World depende directamente del comportamiento de la bolsa de EEUU.

Muy dependiente de Wall Street

Aunque la relación no es estadísticamente significativa (no rechaza la hipótesis nula al 95%), existen dos datos que llaman más la atención: el coeficiente de determinación (R2) y la correlación (R).

En nuestro caso, el coeficiente de determinación mide el grado en el que el comportamiento del MSCI World viene explicado (determinado) por el comportamiento del S&P500. El resultado de 0,78 es bastante elevado (78%).

Igualmente, la correlación mide la relación existente entre dos variables desde -1 a +1. Por lo que, en nuestro caso, el MSCI World se mueve a tenor del S&P500 con un 0,88 de correlación (muy elevada), es decir, es mucho más dependiente de la bolsa de EEUU que lo que cabría esperar por el peso que tiene (61,92%).

Es por este hecho por el que en Altair Finance AM no nos hemos decantado nunca por invertir en índices globales, a pesar de que multitud de analistas e inversores a menudo defienden su efecto diversificación, ya que realmente estaríamos a expensas de lo que hiciera la bolsa de EEUU (una bolsa que vemos cara en estos momentos).