nombre propio

Investigar, investigar, investigar...

Colin Moore, director Mundial de Inversiones de Columbia Threadneedle Investments

14 DE octubre DE 2020. 08:00H Colin Moore

cf4a97b10d9aab2cf65b2d0949d68857.jpg

Como respuesta a la evolución de la pandemia de COVID-19, estamos concentrando nuestros esfuerzos de investigación en cuatro grandes áreas:

1) impacto en la atención sanitaria

2) impactos económicos 

3) impactos en el mercado

4) implicaciones a largo plazo

Impacto en la atención sanitaria

El primer paso es comprender cómo se propaga el virus y la enfermedad. No somos profesionales médicos, pero nuestros expertos en investigación saben de datos y estadísticas. Están analizando la propagación de la COVID-19 (el éxito o el fracaso de las políticas de confinamiento) y estudiando los intentos de «normalizar» la actividad económica a medida que disminuyen las tasas de infección. También están evaluando las tasas de recuperación y las tasas de mortalidad; aquí, el perfil demográfico de la mortalidad cobra vital importancia. Si la distribución de la mortalidad cambiara afectando considerablemente a la población activa, el impacto en la recuperación y el crecimiento económico mundial agregado a largo plazo podría ser perjudicial, y los pronósticos tendrían que modificarse. Sin embargo, aunque las tendencias actuales de mortalidad persistan, pueden producirse cambios conductuales que afecten a la forma en que los consumidores gastan o ahorran y a la forma en que las empresas organizan las cadenas de suministro.

Mientras esperamos noticias sobre tratamientos antivirales (incluso si la vacuna tiene éxito, puede que no esté lista hasta el tercer trimestre de 2021), estamos ocupados explorando áreas relacionadas. Entre estas están los tratamientos con IL-6 para problemas pulmonares (que pueden disminuir las tasas de mortalidad y reducir el uso de respiradores), así como la evaluación de las implicaciones del retraso en los tratamientos para otras enfermedades.

La hipótesis con la que trabajamos es que la recuperación se activará con una serie de instrumentos, no con un único botón. La recuperación también se producirá a ritmos diferentes según la región y el sector.

Impacto económico

En términos de datos, el impacto de la congelación económica se percibe primero en el empleo; el desempleo aumentará drásticamente y se espera que el pico se produzca en las cifras del segundo trimestre. A esto le seguirá una contracción del PIB.

Aunque las métricas económicas «normales» nos ayudan a cuantificar lo que ha sucedido, no nos resultan tan útiles para ayudarnos a considerar lo que sucederá. Por lo tanto, hemos dirigido nuestro enfoque a indicadores económicos diferentes.

Entre ellos figuran los niveles de contaminación, el tráfico y el movimiento de los teléfonos móviles, que implican, cuando se realizan referencias cruzadas, que el movimiento se está recuperando, lo que puede constituir un  indicador  adelantado de actividad económica. En cuanto al movimiento de las personas, nos centramos más en el movimiento del fin de semana (que puede ser voluntario) como medida de sostenibilidad, más que en el movimiento de lunes a viernes (que puede deberse más al trabajo).

Para facilitar el debate y la colaboración, es necesario crear un conjunto coherente de definiciones. Hemos definido «formas» de recuperación económica arbitrarias  para garantizar la coherencia en nuestra investigación.

V, U o L se definen como los caminos potenciales tomados para retornar a los niveles del cuarto trimestre de 2019:

-Recuperación en forma de V en seis trimestres (4.º trimestre de 2021)

-Recuperación en forma de U en diez trimestres (4.º trimestre de 2022)

-Recuperación en forma de L más allá de 2022.

Nuestra hipótesis de base actual estriba en una variación de una recuperación en forma de U.

El tiempo total de recuperación hasta los niveles del cuarto trimestre de 2019 es el descrito anteriormente, pero la senda de recuperación se complica por una segunda y tercera oleada de infección dentro del periodo de recuperación. Esperamos que la respuesta sanitaria y los impactos económicos sean mejores y menos severos respectivamente en cada rebrote, sobre la base de las aportaciones de nuestro equipo de investigación del área de atención sanitaria.

Nuestra hipótesis de base también presupone la continuación y, en algunos casos, la expansión de la intervención fiscal y de los bancos centrales.

Estas medidas se perfilan como el puente esencial sobre el profundo valle económico que estamos atravesando.

En última instancia, la duración e intensidad de esta conmoción económica sin precedentes depende del tiempo que permanezca paralizada la actividad.

Impacto en el mercado

Nuestros expertos en clases de activos y equipos de análisis mundial están construyendo escenarios basados en la hipótesis de base económica y una hipótesis más pesimista y severa para el flujo de caja de las empresas (el aire que las mantiene vivas ahora), el balance (el agua que las mantiene vivas a medio plazo) y el crecimiento (la comida que las ayuda a ellas y a la economía en general a crecer y mantenerse sanas).

Implicaciones a largo plazo

Necesitamos comprender los cambios conductuales y políticos que provocarán la pandemia y la conmoción económica. Por este motivo, hemos creado un equipo para reflexionar sobre las implicaciones a largo plazo fuera del frenesí del entorno actual.










Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"