jueves, 16 agosto 2018
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

La "guerra" arancelaria, repercute sobre el precio del crudo

31 de julio de 2018. 09:51h
  • Image

El petróleo cayó a menos de 77.50 dólares por barril después que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aumentara los aranceles sobre productos chinos. En el caso de que se incrementen la tensiones en la guerra comercial que mantiene con la segunda potencia mundial, podría amenazar el crecimiento global, reduciendo la demanda de crudo.

Los futuros en Nueva York cayeron un 1,3% después que la administración Trump revelara una lista de 200 mil millones de dólares en bienes chinos que podrían incorporar aranceles del 10%, tras las consultas públicas que finalizan el 30 de agosto. Otros activos de riesgo también cayeron más, en concreto las acciones asiáticas y estadounidenses, mientras que los activos refugio como el yen y los bonos del Tesoro subieron.

El petróleo se ha estado negociando cerca de un máximo de tres años debido a las preocupaciones por la escasez de suministro derivadas de las interrupciones de Libia, Venezuela y las renovadas sanciones de Estados Unidos sobre Irán que minimizaron la promesa de la OPEP y sus aliados de aumentar la producción. Aunque los signos de la reducción de existencias de EEUU y las reducciones de producción en Noruega y Gabón aumentan los riesgos, la intensificación del conflicto comercial entre los EEUU y China está aumentando los temores sobre el crecimiento económico mundial.

El West Texas Intermediate, con vencimiento en agosto, cotiza a 73.17 dólares el barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York. El volumen total negociado fue aproximadamente 33% superior al promedio de 100 días.

El Brent con vencimiento a septiembre cayó a 77.60 dólares por barril en la bolsa con sede en Londres ICE Futures Europa. El índice de referencia global se negoció con una prima de 6.07 dólares respecto al WTI.

Si los 200 mil millones de dólares en aranceles propuestos entran en vigencia, los aranceles implementados por la administración dirigidos directamente a China cubrirán casi la mitad de todas las importaciones de EEUU de la nación asiática. Además de artículos de consumo como ropa, componentes de televisión y refrigeradores, la lista de productos a los que se dirige la Casa Blanca también incluye productos derivados del petróleo como combustibles para motores, queroseno y gasolina.

Mientras tanto, Estados Unidos señaló que adoptará un enfoque más suave para los compradores de crudo iraní. Es probable que algunos países busquen una exención de las sanciones sobre las compras de petróleo iraní, y los Estados Unidos considerarán estas aplicaciones, dijo el Secretario de Estado Mike Pompeo. En junio, el Departamento de Estado había dicho que estaba presionando a sus aliados para que finalizarán todas las importaciones de crudo antes del 4 de noviembre y no ofrecerá ninguna extensión o exención a esta fecha.

Aun así, ya hay indicios de que la amenaza de las renovadas sanciones estadounidenses, está desalentando a algunos países asiáticos de comprar crudo iraní. Los cargamentos de septiembre serán los últimos en dirigirse a Japón si la nación asiática no recibe una exención de los EEUU las restricciones podrían eliminar 1 millón de barriles por día de las exportaciones iraníes del mercado.

Los riesgos de suministro parecen empeorar, con una huelga que reduce la producción de petróleo frente a Noruega por primera vez en seis años. En Gabón, en la costa oeste de África central, la producción se detuvo en varios sitios de Total SA después de que se iniciara una huelga el lunes. En Venezuela, el conteo de plataformas petroleras disminuyó por sexto mes consecutivo a un mínimo de 15 años.

Joaquín Robles, analista de XTB,