lunes, 19 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

La guerra comercial es la mayor amenaza para el precio del crudo

Joaquín Robles, analista de XTB

28 de julio de 2019. 08:00h Joaquín Robles

El petróleo se ha estabilizado por encima de los 60 dólares por barril, y mantiene una revalorización superior al 18% desde principios de año. La guerra comercial continúa siendo la mayor amenaza para el crudo, ya que es un factor que podría empeorar las condiciones económicas a nivel global. Aunque los inversores han aprendido a convivir con las actuales tensiones arancelarias, siguen confiando en un acuerdo.

La guerra comercial entre EEUU y China dura ya más de un año y medio, y ya se están empezando a sentir los efectos negativos. La semana pasada se publicaron los datos de crecimiento, y ambos países sufrieron un descenso respecto al mismo periodo del año pasado. En el caso de mantenerse esta tendencia, podríamos ver una disminución en la demanda de petróleo.

La reunión del G20 finalizó con el compromiso de restablecer las negociaciones comerciales, sin embargo, hasta la fecha todavía no se han retomado las conversaciones. China ha adoptado una postura mucho más dura, exigiendo que se eliminen todos los aranceles y restricciones a Huawei. Esta situación podría extender las negociaciones mucho más tiempo de lo esperado.

La política de recortes de producción de la OPEP y sus socios, junto a la disminución de los inventarios están siendo determinantes para sostener los precios del petróleo. La semana pasada el Instituto Americano del Petróleo anuncio una disminución de 10.96 millones de barriles, más del doble de la previsión. Se trata de la sexta semana consecutiva que se reducen los inventarios.

Eso está restringiendo la oferta de petróleo, al mismo tiempo que la tensión en el Golfo Pérsico amenaza con interrumpir el suministro en la región. Durante los últimos meses se han incrementado las tensiones en el estrecho de Ormuz, con Irán como principal amenaza. Reino Unido ya ha anunciado la necesidad de proteger los petroleros en esa zona.

Respecto al segundo semestre del año, esperamos que el petróleo se mueva en un rango entre los 60 y 70 dólares por barril a la espera de las perspectivas económicas y la evolución de las negociaciones comerciales. En estos momentos vemos muy complicado que los precios puedan volver a recuperar los máximos marcados a finales del pasado año por encima de los 80 dólares.

El barril de Brent con vencimiento a septiembre cotiza a 63.77 dólares, muy lejos de los máximos anuales cercanos a 75 dólares del pasado mes de abril. Desde finales de mayo, el Brent cotiza en un rango lateral comprendido entre los 60 y los 66 dólares. El WTI por su parte, cotiza a 56.91 dólares en el contrato con vencimiento a septiembre. La prima respecto al petróleo de referencia es de 6.81 dólares.