sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

La oleada de ventas en los emergentes, una oportunidad

11 de octubre de 2018. 09:35h
  • Image

Tras las recientes caídas de las bolsas de los mercados emergentes, y dado que la mayor parte de nuestras posiciones en estos mercados presentaron buenas tasas de crecimiento, en estos momentos las valoraciones nos parecen atractivas, tanto desde una óptica histórica como frente a los mercados desarrollados. Los fundamentales económicos también son sólidos, a pesar de las dificultades geopolíticas. Las acusadas devaluaciones del peso argentino y la lira turca y el efecto dominó en otras monedas de los mercados emergentes han asustado a los mercados y han alimentado el miedo al contagio. Consideramos que, aunque esta situación supone un claro obstáculo para la renta variable de estos mercados, la naturaleza eminentemente indiscriminada de la oleada de ventas supone una oportunidad para los especialistas en selección de valores como nosotros, que estamos dispuestos a mirar más allá del ruido macroeconómico.

Un aspecto importante es que siempre hemos tratado de evitar empresas con un desequilibrio en relación con su deuda en divisas, es decir, que se han endeudado en moneda fuerte pero obtienen sus ingresos en moneda nacional. En nuestra opinión, los fundamentales de las empresas de la cartera siguen siendo fuertes, como lo eran antes de las turbulencias actuales. De hecho, dentro de los mercados emergentes encontramos empresas que presentan beneficios sólidos, lo que, sumado a unas valoraciones que ahora son más favorables, nos hace ser optimistas sobre las perspectivas de la renta variable emergentes más allá del cortísimo plazo.

Por ejemplo, China sigue siendo un mercado interesante que, en nuestra opinión, ofrece un conjunto de buenas oportunidades de crecimiento estructural a los especialistas en selección de valores, pero el endeudamiento de las empresas del país ha crecido rápidamente durante los últimos años. Pensamos que este hecho obstaculizará el crecimiento, aunque intentar vaticinar cuándo sufrirá China un problema provocado por la deuda resulta, obviamente, muy difícil. Como decíamos, nuestra selección de valores con enfoque ascendente hace que China tenga un peso mucho menor en nuestras carteras que en el índice MSCI Emerging Markets. En contraposición al panorama nacional de alto endeudamiento empresarial, nuestras posiciones en China generalmente cuentan con balances sólidos.

También conviene destacar nuestra creencia de que algunos de los valores más grandes del índice, sobre todo los que pasan por ser empresas en expansión de calidad, ya descuentan una generación de beneficios muy elevada. Esa es una de las razones por las que creemos que se puede encontrar un recorrido mayor en el segmento de pequeña y mediana capitalización del espectro, así como en un conjunto seleccionado de oportunidades en algunos mercados frontera donde los cambios positivos tienen más probabilidades de haber pasado inadvertidos.

Ross Teverson, gestor de Jupiter AM