nombre propio

La prima de riesgo geopolítico para mantener el brillo del oro

14 DE junio DE 2018. 10:29H Nitesh Shah

image_content_43455_20180619134521.jpg

El oro se ha mantenido como un refugio atractivo para los inversores en 2018. Esto ha ocurrido en un contexto de renovada volatilidad y riesgos geopolíticos. El ruido de sables entre EE. UU. y Corea del Norte, la escalada de las tensiones comerciales entre las principales economías del mundo y un deterioro en las relaciones de Rusia con la OTAN representan solo un puñado de las preocupaciones a las que se enfrentan los inversores.

En este contexto, no es de extrañar que los ETFs sobre oro atraigan un importante interés de los inversores y los flujos de entrada mundiales en lo que va de año han alcanzado los 1.000 millones de dólares, como continuación de los ingresos de 7.000 millones de dólares registrados el año pasado. Con un agitado calendario político aún en el horizonte, vemos que esta tendencia continúa y hay muchos catalizadores que respaldan los precios del oro.

Uno de los principales riesgos geopolíticos sobre la mesa es el posible retorno de las sanciones iraníes tras la retirada de Trump del acuerdo nuclear de Irán. Esta intervención, junto con la reubicación de la embajada de EE. UU. en Israel, es una aparente indicación de que EE. UU. restablece su presencia diplomática en Oriente Medio. Aún se desconoce si esto ayudará o dificultará la estabilidad en la región, pero si Irán se retira del acuerdo en sí, la región podría caer en un caos y la guerra de poder entre Arabia Saudí e Irán podría alcanzar nuevas cotas.

La posible reunión entre Donald Trump y Kim Jong Un en Singapur el próximo mes también continúa en la balanza con interrogantes sobre su disposición a cooperar entre sí. Esto sigue a la abrupta cancelación de una reunión de alto perfil entre Corea del Norte y Corea del Sur hace unas semanas, destacando cuán rápidamente podría reactivarse un conflicto en Corea a pesar de los avances logrados hasta ahora.

A pesar de los riesgos geopolíticos que respaldan al oro, la amenaza de los tipos en alza y un dólar más fuerte continúan presionando los precios del oro. De hecho, el aumento de los rendimientos a 10 años en Estados Unidos (ahora por encima del 3%) y el resurgimiento del dólar han empujado recientemente los precios del oro por debajo de su nivel de soporte técnico de 1.300 dólares, un nivel visto por última vez hacia finales del año pasado. Esta relación negativa simplemente refleja el mayor costo de oportunidad de tener oro en una cartera en relación con los bonos y depósitos, así como el estado del dólar como moneda de referencia de los precios de las materias primas. Al mismo tiempo, el posicionamiento especulativo neto largo también ha caído a alrededor de 100.000, su nivel más bajo desde mediados de 2017 y justo por debajo del promedio de cinco años, lo que sugiere que los especuladores son escépticos sobre el desarrollo de un riesgo geopolítico material.

Creemos que la prima de riesgo geopolítico superará en última instancia a la amenaza del aumento de los tipos y un dólar más fuerte en 2018. Como tal, el potencial bajista para el oro debería ser limitado.

Por, Nitesh Shah analista de WisdomTree

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"