domingo, 18 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Con Nombre Propio

No cesa la presión sobre el precio del petróleo

Joaquín Robles, analista de XTB

24 de junio de 2019. 08:00h Joaquín Robles

Durante las últimas sesiones, el Brent está encontrándose con muchas dificultades para mantener los 60 dólares por barril. El aumento de las tensiones en Oriente Medio, junto al estancamiento en las negociaciones comerciales entre EEUU y China, está generando un empeoramiento en las perspectivas de crecimiento, lo que se traslada en el mercado del petróleo en una menor demanda.

El Brent empezó el año cotizando en 53 dólares, y subió a finales de abril por encima de los 74 dólares, una revalorización superior al 35%. El posible acuerdo comercial entre EEUU y China favorecieron esta subida, sin embargo, la ruptura en las negociaciones ha propiciado durante los últimos dos meses una caída igual de vertiginosa. Actualmente el Brent cotiza ligeramente por encima de los 60 dólares, desde los máximos anuales acumula una caída del 18%.

La guerra comercial continúa siendo el principal foco de incertidumbre para los inversores, ya que la posibilidad de un acuerdo parece muy lejana. Actualmente las negociaciones están totalmente rotas, y aunque se espera que durante la próxima cumbre del G20 se retomen las conversaciones, los términos de un hipotético acuerdo están por definir.

Aunque los datos macroeconómicos todavía no han sufrido una un grave empeoramiento, están mostrando síntomas de debilitamiento. Esta situación ha obligado a los bancos centrales a actuar, y la Reserva Federal ya ha anunciado su intención de rebajar los tipos de interés durante este año. Menores tipos de interés en EEUU, produce un debilitamiento del dólar, lo que hace comparativamente más baratas las materias primas.

Por otro lado, en las últimas sesiones se han incrementado las tensiones en Oriente Medio, después que EEUU acusara a Irán de atacar a dos petroleros durante la semana pasada. Por el estrecho de Hormuz, que es donde se produjeron los ataques, pasan al día 16 millones de barriles de petróleo y más del 35% del comercio marítimo mundial.

Dificultades para pasar por este tramo podrían aumentar la famosa “prima adicional” que pagan los transportistas por navegar por el Golfo Pérsico, lo que reduciría los márgenes en el transporte de petróleo. Aunque por el momento parece que se trata de un hecho aislado, podría convertirse en un nuevo foco de tensión para el mercado del petróleo.

Por último, destacar que este mes se producirá una nueva reunión de la OPEP y sus socios, donde se podría anunciar una nueva extensión de la actual política de recortes. Hasta el momento, los inversores parecen haber descontado una nueva extensión, pero la OPEP podría sorprender a los mercados en el caso de que decidiera recortar todavía más los niveles de producción.