nombre propio

Oportunidades y riesgos en el camino hacia el “Net Zero”

Opinión de Álvaro Cabeza, Country Head de UBS AM Iberia.

12 DE enero DE 2022. 12:06H Álvaro Cabeza

5a17022eedb11c0e1360f437a55cac39.jpg

Nuestra visión es que hay oportunidades de mercado generacionales asociadas a los billones de dólares en inversiones necesarias hacia el objetivo de un sistema energético descarbonizado, tanto por la parte larga como por la corta. En nuestra opinión, completar esta transformación es un imperativo a largo plazo, pero estará sujeto a las limitaciones de la sociedad (tolerancia a precios más altos/menor consumo de energía), así como a los gobiernos que quieren evitar cualquier desestabilización económica o política en el camino. No satisfacer a las distintas partes interesadas puede suponer un retroceso en esta transición (por ejemplo, impulsar el consumo de carbón debido a la insuficiencia de alternativas y a la elevada demanda de energía).

Hay varias áreas de mejora disponibles para acelerar este proceso. Mejores datos sobre las emisiones a nivel de producto pueden suponer una enorme diferencia en el comportamiento de los consumidores y permitirles incorporar mejores conceptos vinculados a la sostenibilidad en sus compras. También permitiría a los inversores identificar mejor las oportunidades para ponerse largos y cortos y, a los responsables políticos orientar mejor la normativa hacia los productos que perjudican al medio ambiente. También puede ayudar el aumento de los impuestos sobre el carbono, que actualmente no cubren una parte suficiente de la economía o tienen un precio muy inferior a cualquier estimación razonable del coste social del carbono. La integración de las energías renovables en la red eléctrica existente (que actualmente no es un problema tecnológico en Estados Unidos, sino que se enfrenta a bloqueos desde la perspectiva de la aprobación normativa) también puede ser beneficiosa.

Según el escenario de la Agencia Internacional de la Energía para pasar a “Net Zero” (o neutralidad de carbono), la producción total de energía debe disminuir un 7% en los próximos 10 años y la energía neta consumida por persona se reduciría aún más a medida que aumenta la población. Dado que es improbable que el consumo de energía por habitante disminuya en India, África o el Sudeste Asiático, esto implica que las zonas de alto consumo energético, como Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, deben ver disminuir el consumo per cápita en un 30-40% en los próximos 10 años. Esto no se parece a nada de lo que se ha vivido en los últimos 200 años, y podría provocar descontento e incluso disturbios.

La producción moderna de alimentos depende en gran medida del consumo energéticos, por lo que es probable que los alimentos se encarezcan. También es probable que suban de precio los componentes intensivos en energía que se necesitan para construir la capacidad de las energías renovables, por lo que las estimaciones de los gastos de capital necesarios para la transición energética también son probablemente demasiado bajas.

Un aspecto positivo es que la "E" de ESG debería ser realmente rentable. Las empresas más eficientes desde el punto de vista energético probablemente superarán los resultados de sus respectivos sectores. Las actuales empresas de combustibles fósiles probablemente mantendrán su valor durante la fase de transición, porque el mundo necesita los combustibles fósiles para construir las energías renovables, y más allá, porque incluso después de 2050 algunas de estas fuentes de energía seguirán utilizándose, aunque sólo sea en un 20 o 25% de su tamaño actual. Pero con el tiempo, es probable que hagan una transición hacia el hidrógeno. Estas empresas tienen la experiencia necesaria para trabajar con él, ya lo están utilizando en algunos casos, y cuentan con las tuberías y la infraestructura necesarias para transportarlo.

En el sector de los metales, desde UBS AM creemos que el camino hacia el “Net Zero” va a ser muy beneficioso para el cobre. Específicamente para la electrificación, cuando se trata de limitar el aumento de las temperaturas por debajo de 1,5 grados centígrados. El cobre contribuye enormemente a mover los electrones y es la piedra angular de las tecnologías asociadas a la generación, transmisión y dispositivos finales. En los escenarios “Net Zero”, como los esbozados por la Agencia Internacional de la Energía1, el uso del cobre se duplica de aquí a 2050, y la oferta no está preparada para satisfacer el aumento previsto de la demanda en el transcurso de esta década. El suministro de cobre también es vulnerable al estrés climático, ya que la producción compite con otros usuarios por el agua, y las minas están sujetas al calor extremo y a las inundaciones.

Para otros metales, esta transformación será probablemente menos positiva. El acero será necesario para las infraestructuras, pero tiene menos margen de crecimiento de la demanda y requiere una cantidad sustancial de capital para reducir las emisiones generadas en su proceso de producción. Es probable que el aluminio tenga una mayor utilización, pero a través de una expansión significativa en la forma de reciclar.

En algunos mercados de materiales más pequeños implicados en la producción de baterías (litio, grafito, níquel, cobalto) el crecimiento potencial de la demanda es enorme. Sin embargo, muchos de estos materiales son muy sensibles a los avances tecnológicos relacionados con la construcción de baterías, lo que puede socavar la demanda.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"