nombre propio

Perspectivas de crecimiento menos optimistas para la eurozona

Hans Bevers, Chief Economist, Bank DegroofPetercam

23 DE mayo DE 2019. 07:01H Hans Bevers

El aumento del crecimiento (del 0,9% intertrimestral en el cuarto trimestre de 2018 al 1,5% en el primer trimestre de 2019) y la caída de la tasa de desempleo al 7,7% en marzo fueron bastante alentadores. Sin embargo, la clave más importante es que la actividad económica de la eurozona se debilitó significativamente a lo largo de 2018. Y, aunque hay señales tempranas de estabilización, las perspectivas siguen siendo sombrías de acuerdo con los últimos indicadores de confianza, publicados, especialmente en del sector manufacturero.

El crecimiento de la producción industrial se ha estancado como consecuencia de la caída de la fabricación de automóviles, del debilitamiento de la demanda externa y de la continua incertidumbre política. Mientras tanto, las perspectivas tanto para la inversión como para las exportaciones se han deteriorado.

La confianza de los consumidores también ha disminuido, aunque partía de niveles elevados. En general, el consumo de los hogares debería mantenerse, ya que el aumento del crecimiento de los salarios reales debería contribuir a sostener el gasto.

La inflación subyacente sigue siendo incómoda y obstinadamente baja. El IPC básico aumentó hasta el 1,2% en abril (desde el 0,8% de marzo), debido a los factores estacionales propios de la Semana Santa. Además, las expectativas de inflación se han reducido significativamente.

La combinación de unas perspectivas de crecimiento menos optimistas unido a unas cifras de inflación por debajo de lo esperado, han llevado al BCE a ser mucho más cauto en los últimos meses. Es probable que en la reunión del BCE de junio se den más detalles sobre las condiciones del programa TLTRO-III y quizás también sobre la posible reducción del porcentaje de remuneración de la facilidad de depósito, actualmente en el -0,40%.

Toda la atención se centra ahora en las próximas elecciones europeas, en las que los partidos populistas se beneficiarán de un apoyo creciente. Pero la mayor preocupación es que la fragmentación política duradera y las diferencias económicas estructurales dentro de Europa, con el tiempo se interpongan en el camino de las reformas institucionales necesarias.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”