nombre propio

¿Qué implicaciones está teniendo el Covid-19 en el sector inmobiliario hotelero y de ocio?

Jon Vetrhus, analista de Aberdeen Standard Investments

14 DE septiembre DE 2020. 09:23H Jon Vetrhus

50496019792ef97bed480bade0b29125.jpg

Aunque es cierto que algunas economías se están abriendo gradualmente, muchos países siguen confinados con la imposición de estrictas medidas de distanciamiento social y la mayoría de los gobiernos siguen aconsejando a los ciudadanos que cancelen todos los viajes no esenciales. Como consecuencia, los sectores de la hostelería y el ocio, en particular, están teniendo que hacer frente a una situación de demanda escasa o nula (tanto nacional como internacional).

Los resultados a corto plazo dependerán de la recuperación interna

La caída de los ingresos por habitación disponible durante 2020 es consecuencia, en gran parte, de la ausencia de viajes corporativos e internacionales y, por lo tanto, es probable que esta realidad se mantenga durante algún tiempo. Al parecer, los hoteleros no están dispuestos a entrar en una guerra de precios; en cambio, se están centrando en generar conseguir el break-even con una menor tasa de ocupación.

Si bien es cierto que las restricciones a los viajes se están suavizando en algunos mercados, también lo es que aún siguen vigentes en muchos países y es probable que la disminución de la confianza de los consumidores sea un obstáculo más para la demanda. Por lo tanto, esperamos que los resultados a corto plazo estén impulsados principalmente por la demanda interna, en particular, y por los picos de las vacaciones de verano (aunque no lo suficiente como para compensar la falta de viajes internacionales). Las medidas de distanciamiento social, la menor confianza de los consumidores y las restricciones a los viajes también influyen en la menor demanda general en restaurantes y bares

Dicho esto, nuestro escenario económico central prevé una recuperación en forma de J invertida, lo que sugiere una recuperación mundial por etapas. En consecuencia, esperamos que los mercados se comporten de manera diferente. Aquellos que dependen en gran medida del ocio internacional y de la demanda corporativa tardarán más tiempo en recuperarse. En cuanto a los segmentos, es probable que los apartahoteles y los hoteles económicos o con servicios limitados sean más resistentes. Los hoteles de lujo y los que ofrecen muchas comodidades tendrán más dificultades, dada su mayor dependencia de los servicios complementarios.

Más atención a la limpieza y a las clasificaciones y comentarios online a medio plazo

Aunque la limpieza siempre ha sido un elemento importante tanto para los operadores como para el consumidor final, es probable que las empresas pongan un mayor énfasis en este aspecto en el futuro. De hecho, ya hemos observado cómo muchos de ellos se comprometen a aplicar rutinas más estrictas. Este factor está relacionado directamente con las calificaciones y comentarios que los usuarios realizan a través de internet, algo que en el futuro podría tener una mayor influencia en los consumidores.

La forma en que se sirven los alimentos y bebidas cambiará para el mercado de la hostelería, alejándose de la actual dependencia de los servicios de buffet. Esto es particularmente difícil para los operadores de lujo y los que están muy expuestos a los servicios, debido a la importante contribución que hacen los alimentos y bebidas a sus respectivas fuentes de ingresos. Para el mercado del ocio, la confianza en torno a los bares seguirá siendo débil durante un período prolongado de tiempo, dada la cercanía que se produce en estos espacios de socialización. Además, es probable que veamos un proceso de consolidación a medida que los operadores más pequeños se enfrentan al aumento de los costes. 

Por otro lado, los efectos del Covid-19 podrían acelerar la demanda de apartahoteles, en particular para estancias más largas. No sólo parecen ser una opción más barata, sino que es probable que los consumidores tengan mayor confianza en estas instalaciones, ya que todo lo que necesitan está en el apartamento (por ejemplo, cocina, baño, dormitorios) con poco o ningún espacio común. Además, esperamos que una mayor parte de esta oferta se quede dentro del mercado corporativo, como los alquileres en bloque, para atender al personal que viaja.

Años para recuperar los niveles de actividad comercial anteriores a la pandemia

A largo plazo, es probable que veamos una menor demanda de viajes corporativos y de ocio. Por ello, pensamos que la recuperación de los ingresos por habitación disponible será más lenta que en el pasado. El consenso sugiere una recuperación a finales de 2022/principios de 2023. Dicho esto, es probable que este proceso se produzca por fases y que difiera entre países y mercados.

Para ayudar a la recuperación, veremos mejoras en las medidas de salud y seguridad aplicadas por los proveedores de hostelería y ocio. Las principales marcas ya han lanzado programas como parte de sus estrategias de venta. Esto se traducirá en un aumento de los comentarios positivos en internet, y en dichas marcas confiarán más los consumidores en el futuro. Es probable que los operadores con alianzas más débiles y aquellos con un capital más débil se declaren insolventes, lo que implica que podríamos asistir a varias fusiones en el mercado.

En general, esperamos ver una mayor prima de riesgo en los activos de hostelería y ocio, en particular para el mercado tradicional de hoteles. Es probable que esto sea lo que se produzca para las compañías individuales destinadas solo al turismo por placer y para las que ofrecen solo comida o bebida. Los apartahoteles no son inmunes, pero esperamos que estas instalaciones ganen cuota de mercado, ya que se beneficiarán de la reducción de los presupuestos para viajes corporativos y de una mayor confianza de los consumidores.

Consideraciones para invertir. Algunas características específicas del mercado y de los activos:

• Es importante centrarse en alinear los activos con los mejores operadores del mercado que están lo suficientemente bien capitalizados para poder hacer frente a los mayores gastos de explotación, como resultado del aumento de las normativas de salud y seguridad.

• Los activos que no tengan la capacidad de readaptarse, dadas las tendencias de largo plazo que están surgiendo de la pandemia actual, deben prepararse para la venta. No todos los inversores serán tan exigentes con sus criterios de compra.

• La recuperación no será uniforme a nivel mundial, por lo que es crucial comprender de forma adecuada las fuentes de la demanda de cualquier ciudad/activo, ya sea la demanda de ocio o la demanda corporativa.

• Cualquier ajuste en los precios será pronunciado y probablemente se aplicará de manera abrupta en todo el sector hotelero. Sin embargo, siempre que los precios se hayan ajustado lo suficiente para reflejar la nueva "normalidad", deberíamos estar preparados para realizar inversiones en este sector, en caso de que se cumplan los requisitos mencionados anteriormente en relación con los motores de la demanda, las localizaciones y los operadores.


“En BME Growth se puede ganar mucho más del 100% con una empresa, pero también perder todo en otra"