fondos

"Nos salimos del cajón tradicional del value utilizando las opciones"

En Dirigentes hablamos con uno de los gestores del fondo Key Capital OCHO, Alfredo Álvarez-Pickman. Se trata de un fondo global value pero alternativo, que acumula una rentabilidad este año de más del 7 por ciento, con una volatilidad del 9 por ciento.

05 DE diciembre DE 2019. 08:00H Rocío Arviza

¿Por qué value alternativo?

Value porque es la filosofía que nosotros utilizamos, en la que creemos y pensamos que va a seguir dando rentabilidades consistentes en el medio y el largo plazo. Y alternativo porque hoy en día, para bien o para mal, te tienen que poner una etiqueta, y nosotros nos salimos algo del cajón tradicional del value utilizando las opciones. Nos tratamos de posicionar en dos mundos: el mundo de la gestión value, donde no se utilizan los derivados porque está fuera de su círculo de competencia, y el mundo de las opciones, para beneficiarnos de que ahí son otros criterios los usados, no tanto los fundamentales. Tratamos de posicionarnos en medio de estos dos mundos y somos alternativos porque hacemos algo diferente de lo que hace el resto.

¿Esa condición de “alternativo” es lo que les permite firmar alzas este año de más del 7 por ciento en un entorno para al value tan complicado? 

Y tener rentabilidades negativas de solo el 6 por ciento en un fondo de renta variable el año pasado, cuando los índices y los competidores cayeron alrededor del doble dígito. La rentabilidad de este año es más bien fruto de la selección de valores, dado que las posiciones en opciones que tenemos para proteger el patrimonio, al contrario, nos han restado cerca de dos puntos. Lo “alternativo” nos ayuda más a proteger el patrimonio en momentos complicados y la selección de valores a la hora de invertir vía acciones o vía opciones es lo que nos permite generar las rentabilidades.

¿Esa selección de valores la hacen con la receta clásica del value?

Sí. Al final es dedicarle mucho tiempo al análisis de la compañía, entenderla bien y a su sector, ver cuáles son las dinámicas que pueden afectarla, cuáles son sus competidores, sus ventajas competitivas, cuál es la alineación de intereses de los directivos... Aquí no nos salimos nada del manual tradicional de la gestión de valor.

¿Cuáles serían ahora las principales posiciones del fondo?

Nosotros tenemos posiciones de entre el 2 y el 5 por ciento máximo. Ahora en concreto, tenemos 5 posiciones con un peso del 3,5 por ciento y ahí tenemos compañías de materias primas como Tulow Oil, Cameco ( petróleo y uranio), Renault, Crest Nicholson ( construcción británica) y Equinox Gold.

¿Qué es lo último que han vendido y lo último que han incorporado a la cartera?

Lo último que hemos vendido ha sido Euronav, que es una compañía de transporte de gas y petróleo. La hemos vendido porque ya nos había dado una interesante rentabilidad en los últimos 18 meses, estaba más cerca de nuestro precio objetivo y veíamos oportunidades más interesantes. Y lo último que hemos comprado ha sido Imerys, que es una compañía industrial aunque algunos la catalogan de minera porque lo que hace es extraer minerales y transformarlos para vendérselos a sus clientes.

Ha citado un buen número de compañías del sector minero y petrolero en un contexto de boom de la inversión con arreglo a criterios sostenibles...

Al final la línea entre lo que es y no es inversión socialmente responsable es muy fina. Uno de los grandes gestores value de nuestro país, Alvaro Guzmán, siempre dice que el carbón, teóricamente, va en contra de esto pero permite que haya mucha gente en el mundo que puede tener acceso a la electricidad. En todo caso, sí es verdad que si uno se lee cualquier informe anual de cualquier compañía de cualquier sector la dedicación que tiene a tratar de reducir las emisiones, mejorar las condiciones de trabajo, etc es alta. Están todas las compañías muy concienciadas de tratar de ser más responsables y ayudar al medioambiente.

La parte de opciones, ¿cuánto pesa ahora en el global de la cartera?

Ahora tenemos un peso del 25 por ciento en opciones en la pata de inversión del fondo. Tenemos bastantes compañías con pesos del 2 por ciento ( en concreto 14) y dos con pesos del 1 por ciento en el fondo. En esta parte de opciones también predomina el sector de la energía y materias primas porque ahí podemos aprovechar más su volatilidad. Y en la pata de protección del patrimonio del fondo, tenemos una cobertura a tres años de alrededor del 75 por ciento de nuestra cartera, que es lo que digo que ahora nos está costando en torno a 2 puntos de rentabilidad. Sin embargo, en el entorno actual de riesgos que vemos, el coste que nos da la posibilidad de cubrirnos nos parece que tiene todo el sentido para poder dormir aún más tranquilos.


 

Iturralde: “La bolsa es un juego de pícaros”