inversion

Opciones para conseguir rentas periódicas

Ante un entorno de tipos bajos que ha llegado para instalarse, la búsqueda de alternativas de inversión con pago de renta o dividendo se torna cada vez más intensa, sobre todo por parte de los inversores más conservadores. La fórmula tradicional de aparcarse en los depósitos y en la renta fija más segura no funciona desde hace tiempo y se buscan otras opciones.

16 DE enero DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

16b658d1b479d8cbb00cdadb1b0d077e.jpg

Ni las cuentas bancarias, ni los depósitos ni la inversión en Letras del Tesoro cumplen ya con la función de conseguir rentas periódicas para los inversores. Caducada la receta, la clave está en mirar más allá y buscar alternativas que puedan proporcional al inversor un flujo de ingresos más o menos constante. ¿Aún hay opciones con bonos?

En busca de valor en renta fija

Cada día se complica más la opción de obtener rentas periódicas a través de la renta fija. “Hay muy poco que hacer con emisores soberanos que cuentan con buen rating y existe un buen porcentaje de bonos corporativos con grado de inversión que están también con rentabilidades negativas”, constata Ana Ros, directora de inversiones de IF EAF. Por eso cree que, a día de hoy, para conseguir esas rentas con el pago de un cupón, hay que moverse hacia deuda subordinada financiera, algo de renta fija soberana emergente o hacia high yield corporativo global. “Desde mi punto de vista, la mejor opción aquí es acceder a fondos de renta fija emergente o renta fija global flexible en su clase de distribución para recibir el abono de esos cupones de forma periódica”, señala. Ros cita fondos de deuda de países emergentes con vencimiento medio a 6/8 años y que aspiran a conseguir rendimientos mínimos de entre un 3/4%, como el Mirabaud Fixed Maturity 2025.

Michalis Ditsas, especialista en inversiones de SYZ AM, apunta hacia bonos subordinados europeos y hacia la búsqueda de oportunidades en deuda emergente en divisa fuerte pero, en su caso, también cree que “podríamos hablar de apostar por deuda pública de alta calidad, principalmente de Estados Unidos, aunque también cierta exposición a Italia”.

Acciones con dividendos sostenibles

“La renta variable seguirá constituyendo una valiosa fuente de rentas periódicas para los inversores, incluso aunque el ritmo de crecimiento de los dividendos sea menos llamativo que en el pasado reciente”, afirma Jane Shoemake, directora de inversiones de Global Equity Income en Janus Henderson

Y para esa búsqueda con renta variable el consejo pasa por elegir empresas con fundamentales sólidos, balances saneados, con generación de caja y con buenos equipos gestores. “La clave para nosotros es la sostenibilidad del dividendo, que las acciones en las que se invierte generen mucho efectivo que cubra esos dividendos, de modo que si el entorno económico se complica, se sigan pagando”, destaca Sasha Evers, director de BNY Mellon para Iberia y Latinoamérica. Es decir, hay que buscar no necesariamente “los dividendos más altos (ver cuadro), sino los más consistentes y sostenibles a largo plazo, porque eso es lo que busca una persona que quiere rentas”, reitera. Y en la misma línea se mueve Óscar Esteban, director de Ventas para España de Fidelity International, firma que cuenta con fondos como Fidelity Global Short Duration Income, Fidelity Global Multi Asset Income o Fidelity Global Dividend. “La clave está en la selección de las compañías, que debe ser rigurosa y pormenorizada”. En este sentido, recuerda que en su gestora se fijan en empresas estables, “que no tengan que recurrir a préstamos para pagar esos dividendos” y que abonen una retribución que suponga un pequeño porcentaje con respecto al beneficio de la compañía, “para que el resto se reinvierta en la propia compañía para seguir creciendo”. 

Por su parte, Thomas Meier, gestor del fondo MainFirst Global Dividend Stars, se fija en varios aspectos a la hora de seleccionar compañías de dividendo para su fondo: la sostenibilidad de esos dividendos y la calidad de las acciones; la diversificación por sectores y geografías; se fija en modelos de negocio con grandes barreras de entrada y, en cuarto lugar, le da “importancia a una mezcla estructural de pequeña y mediana capitalización, especialmente de empresas familiares".

Fondos income

Mar Barrero, directora de inversiones de Arquia Profim Banca Privada, reconoce que perciben un aumento de la demanda de fondos income, es decir, de los que se distinguen por ofrecer una renta periódica más o menos atractiva, que puede ser trimestral, semestral o anual. Y cree que pueden resultar atractivos para un perfil concreto de inversores que están acostumbrados a obtener rendimientos periódicos y que dejan en un segundo plano si esta opción es la más eficiente o no desde el punto de vista fiscal. 

En este sentido recuerda que son las gestoras internacionales las que cuentan con más clases de reparto y que las españolas que lo ofrecen no lo hacen en toda su gama de productos. Entre los fondos que sugiere están el DWS Concept Kaldemorgen en su clase de reparto, el DWS Top Dividende o su versión centrada en Europa (DWS Top Europe). Junto a ello destaca el fondo Schroder ISF European Dividend Maximiser, que “busca esa mayor rentabilidad por dividendo invirtiendo en cotizadas con filosofía de darlo de forma continuada, constante y creciente, pero que añade a la gestión un derivado que les ayuda a ofrecer un cupón elevado todos los años, del entorno del 7 por ciento”.

Además, también menciona la oferta de fondos de reparto de la gestora Degroof Petercam AM y, en concreto, el DPAM Invest B Equities World Dividend. A partir de ahí la propia directora para España de esta gestora, Amparo Ruiz, llama la atención sobre el DPAM Global Target Income, que abona una renta trimestral y cuyo subyacente son los propios productos de renta de la gestora sin comisiones. “Desde que se lanzó hace 5 años siempre ha pagado un 3% anual y, aunque no es un fondo garantizado, muy pocas veces ha tenido que tirar de principal”, subraya. Una cuestión, esta última, que es importante para Barrero. “Algunos fondos de este tipo reparten lo relacionado con el cupón o dividendo que han cobrado de los distintos emisores que tienen en cartera, pero otros te venden parte de las participaciones. Quizás esta última vía no sea una opción tan atractiva porque al final descapitalizas, que es lo que hacen los garantizados por norma general”.

El factor fiscal

Paula Satrústegui, socia de Asesoramiento Patrimonial de Abante, asegura que “nosotros no somos partidarios de los fondos de reparto, al igual que pensamos que los dividendos de las acciones tampoco son fiscalmente eficientes”. Y pone un ejemplo, “imaginemos que una persona tiene una cartera que le reporta dividendos por 30.000 euros. Como esta cantidad es dinero que ha ganado, Hacienda se lleva entre un 19 y un 23%”. Sin embargo, si esa misma persona saca 30.000 euros al año de una cartera de fondos de acumulación y que provienen, por ejemplo, 20.000 euros de la inversión inicial y 10.000 de la rentabilidad de la misma, sólo tributará a entre el 19/23% esos últimos 10.000 euros, “con lo que le estará llegando más dinero en neto”. “Cuando un cliente nos dice que quiere un dividendo X cada año le decimos que es cuestión partir lonchas del jamón porque es mucho más eficiente. Esos dividendos no se pierden en el fondo que acumula dividendos, sino que se reinvierten”, subraya. Además, recuerda que “todo lo que uno haya conseguido no pagar o diferir en vida no lo tendrán que pagar sus herederos, dado que la plusvalía del muerto no tributa”.

Otras opciones de generar rentas

Existe la opción de contratar rentas vitalicias, aunque no son recomendables desde el punto de vista financiero, según Satrústegui, dado el entorno actual de bajos tipos, salvo si lo que realmente preocupa es garantizarse que se vivan los años que se vivan se va a recibir una renta.

Además, Ana Ros, menciona la posibilidad de la gestión alternativa para generar rentas, a través de inversiones en private equity ( en compañías no cotizadas), en activos reales o hedge funds. Aquí, por ejemplo, destaca la clase de distribución del fondo GAMCO Merger Arbitrage, que invierte en operaciones corporativas y aspira a “rentabilidades anualizadas en 5 años de entre un 4/6% con una volatilidad bastante baja”. La directora de inversiones de IF EAF también pone sobre la mesa con el objetivo de generar rentas a las carteras multiactivo, que cuentan con la flexibilidad del gestor. Aquí destaca el fondo Jupiter Flexible Income.

Moro: "Invertir en oro me parece la mejor opción para estar en el mercado"