opinion

¿Puede convertirse el biogás en la mejor alternativa ante la falta de suministro ruso?

Por Enrique Roca, director Técnico del Área de Sostenibilidad de Euro-Funding

26 DE septiembre DE 2022. 10:52H Enrique Roca

Biogas Enrique Roca Dirigentes Digital

Como todos hemos podido constatar en nuestro bolsillo durante los últimos meses los precios del gas y de la electricidad se han disparado en nuestro país hasta alcanzar niveles históricos. Sin lugar a duda, la guerra de Ucrania se encuentra en el origen de esta subida que, además, se ha visto acrecentada estas últimas semanas tras la suspensión indefinida del suministro de gas, por parte de Rusia, a través del gasoducto Nord Stream I. 

Esta situación deja, en efecto, entrever la enorme dependencia que tiene Europa al gas natural importado desde Rusia. No obstante, a pesar de la enorme magnitud de este problema cabe resaltar que, desde la Unión Europea, con el fin de hacer frente a esta coyuntura, se han comenzado a implantar diferentes estrategias para fomentar la búsqueda y la utilización de otras fuentes alternativas de energía como el biogás. Ahora bien, ¿de dónde es obtenido este gas y cuáles son sus beneficios?

El biogás, que busca hacerse hueco poniendo en valor su aportación a la economía circular, es un gas renovable obtenido principalmente a partir de los desechos orgánicos generados por las industrias agrícolas, ganaderas y alimentarias, así como de la valorización del residuo procedente de plantas depuradoras. Tal es la creciente importancia de este recurso que el pasado lunes día 12 de septiembre quedó abierto el plazo de presentación de solicitudes para la primera convocatoria de ayudas para proyectos singulares de instalaciones de biogás en España enmarcadas dentro del marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia financiado por la Unión Europea cuya dotación inicial es de 150 millones de euros. 

Estas ayudas, otorgadas en forma de subvención a fondo perdido y en régimen de concurrencia competitiva, van a ser concedidas a todos aquellos proyectos financiables que, originados por actividades desarrolladas en el territorio nacional, permitan aumentar el nivel de protección medioambiental derivado del impulso del biogás. Además de esto, las inversiones deberán, al menos, cubrir una de las siguientes actuaciones:

  • Realización de instalaciones de producción de biogás a partir de las siguientes materias primas (fracción orgánica de recogida selectiva, lodos de estaciones depuradoras, residuo industrial, deyecciones ganaderas, restos de cultivos, otros), mediante digestión anaerobia, siempre que se produzca un aprovechamiento energético del mismo o se use para la producción de biometano.
  • Creación de instalaciones para que a partir de biogás se lleve a cabo producción de calor, generación de energía eléctrica, cogeneración o a partir de biogás de nueva generación, incluyendo por tanto el apartado anterior, se lleve a cabo su depuración hasta biometano para uso en transporte, inyección a red, usos térmicos distintos del transporte o para su uso en cogeneración eléctrica de alta eficiencia o para su transformación en otros productos con destino energético.
  • Establecimiento de instalaciones para el tratamiento del digerido para uso agrícola.

Adicionalmente a lo citado en el párrafo anterior, todas las instalaciones acogidas al programa de incentivos aprobado por esta convocatoria deberán lograr una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 80% en el caso de producir electricidad o calor, e igual o superior al 65% en el caso de producir biometano para uso en transporte. Por otro lado, todas ellas deberán contar además con un sistema de monitorización de la energía eléctrica o térmica que permita conocer el nivel de producción energética renovable estimado en términos diario, mensual y anual. 

Así pues, podemos concluir señalando que, a pesar de que en la actualidad la capacidad instalada de suministro de esta fuente es limitada y resulta insuficiente para abastecer las necesidades energéticas de nuestro país, en el medio plazo su contribución para acabar con la dependencia del gas ruso puede ser crucial, además de la electrificación progresiva en todas las áreas de la sociedad, el uso de otras fuentes renovables en especial la eólica, solar fotovoltaica o la incipiente generación de hidrógeno para uso alternativo a los combustibles fósiles. Mientras tanto la gestión de residuos para obtener biogás está contribuyendo, entre otras muchas cosas, a mejorar la eficiencia general de los recursos, así como las oportunidades de empleo y beneficios en materia de seguridad energética.
 

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"