DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Jueves, 20 de junio de 2024
D
D

Opinión

Rompiendo la brecha digital en la tercera edad

Por José Luis Castaño Pérez, consultor de Educación en SMART Technologies

José Luis Castaño Pérez

10 jun 2024

El uso de las tecnologías digitales en los hogares españoles está experimentando cifras récord. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 90% de las personas de 16 a 74 años usa Internet diariamente. Pero esta cifra baja considerablemente si analizamos a lo más mayores. Solo el 36% de las personas mayores de 74 años en España utilizan internet con frecuencia.

Al mismo tiempo, España se sitúa como el sexto país más envejecido de la Unión Europea y como el segundo donde más ha aumentado la edad media desde 2012, solo por detrás de Portugal, según Eurostat. En un entorno cada vez más digitalizado, pero también cada vez más envejecido, la brecha digital en la tercera edad se convierte en un obstáculo evidente.

La pandemia marcó un punto de inflexión en la relación entre los mayores de 65 años y las tecnologías. La rápida digitalización, acelerada por los varios confinamientos, dejó atrás a ciertos segmentos de la población, a los que les ha costado más seguir este ritmo vertiginoso. De un día para otro, muchas actividades presenciales se trasladaron a las pantallas, dejando incomunicada a gran parte de la tercera edad. Incluso sorprende observar cómo la manera de socializar está cambiando debido a estos nuevos escenarios, tanto para las relaciones familiares y de amistad, como para expresar opiniones.

Pero las consecuencias de esta brecha digital implican que un gran número de personas quedan excluidas de los beneficios que ofrece la tecnología. Por un lado, puede aislar socialmente a las personas mayores, dificultando su integración en la sociedad. Por ejemplo, poder comunicarse con familiares y amigos que viven lejos, acceder a canales o plataformas de entretenimiento, o realizar trámites online. Por otro lado, puede limitar su autonomía, ya que dependen de otras personas para realizar tareas que podrían hacer por sí mismas con la ayuda de la tecnología.

En indiscutible que las TIC ofrecen grandes oportunidades y beneficio y, en concreto, su integración puede ayudar en gran medida a mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Según el estudio de SMART Technologies, se ha demostrado que la integración de estas tecnologías en residencias se califica con un 8.66/10 de mejora del bienestar social y emocional de los ancianos y con un 7.66/10 de mejora en la participación física de los residentes.

Por este motivo es tan importante cerrar esta brecha, y hacerlo a través de programas especializados. Ya existen numerosos proyectos y programas en este sentido. Un ejemplo es el del Gobierno de Murcia y SMART Technologies, a través del cual se equipará a tres centros de día de ancianos de la Región con pantallas interactivas SMART Board y contenidos digitales ofrecidos por LifeLoop.

El objetivo de este proyecto pionero es ayudar a las personas mayores y familiarizarles con el uso de la tecnología, facilitando la comunicación entre ellos, con sus familias y con su entorno.

La base para este tipo de programas integrativos y formativos no puede ser mejor: según estudios realizados por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), en España, las personas mayores están cada vez mejor formadas. Además, otros estudios de la misma entidad indican que las personas mayores tienen una buena disposición a participar en actividades sociales e incluso muchas de ellas, después de la jubilación, empiezan una carrera universitaria, se inscriben en actividades de ocio, deporte, voluntariado, etc. Están motivadas, cuentan con habilidades, competencias y experiencia para seguir formándose y estar al día.

Eso sí, es necesario que todos los actores sociales sigamos trabajando juntos para reducir la brecha digital en la tercera edad. Gobiernos, empresas, organizaciones no gubernamentales y la propia sociedad civil deben colaborar para facilitar el acceso de las personas mayores a la tecnología y formarlas en su uso. Este proceso, claramente inclusivo, será esencial para mejorar su calidad de vida y lograr un envejecimiento saludable, disfrutando de todos los beneficios que ofrece la tecnología y vivir una vida más plena y autónoma.

Artículos relacionados

Opinión

Los activos intangibles, cada vez más relevantes para la alta dirección

Por Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence – Centre for Reputation Leadership
Opinión

Un viaje hacia la transformación del sector legal

Por Francesc Muñoz, CIO de Cuatrecasas, y Alba Molina, Innovation Project Manager
Opinión

¿Realmente a los españoles nos preocupa la productividad?

Por Alejandro Hernández, socio gerente de LedaMC
Cargando siguiente noticia:


Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado


Eric Sánchez: "el mundo estará tokenizado en la próxima década"


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados