opinion

Cuatro claves para la tecnología europea

Por Jerome Lecat, CEO de Scality

15 DE abril DE 2021. 16:08H Jerome Lecat

d2ba9575e631da5f1631de2bc70c0d92.JPG

Con la pandemia mundial obligando a acelerar la transformación digital de las empresas en casi todos los sectores y la UE empezando a desafiar el poderío de las grandes empresas tecnológicas estadounidenses en interés de sus propios ciudadanos, nunca ha habido un momento mejor en la historia reciente para que las empresas tecnológicas europeas consoliden su lugar en el mercado para que los distintos países europeos apoyen el crecimiento digital de sus economías.

“Equilibrar la soberanía con la reciprocidad”

Actualmente hay menos cooperación entre las tres grandes regiones tecnológicas mundiales: Estados Unidos, China y Europa. Estados Unidos lidera indiscutiblemente el sector, pero China está acortando distancias gracias a sus propias versiones soberanas de Google, Facebook y Amazon. La oportunidad para Europa reside en construir un enfoque soberano equilibrado con medidas de protección para la I+D y la inversión dentro de Europa.

Lamentablemente, la inversión total en startups tecnológicas españolas cayó un 56% en 2020 en comparación con 2019, pasando de 1.200 millones de euros a 525 millones de euros, según el informe State of European tech de Atomico, pero todavía hay mucho lugar para ser positivos sobre el futuro, con numerosas startups españolas que están cerca de convertirse pronto en Unicornios, el gobierno central respaldando medidas para convertir el país en un centro digital para el sur de Europa, y empresas como Interxion prediciendo que se invertirán hasta 680 millones de euros en centros de datos en España en los próximos 3-4 años.

Es hora de que los estados miembros de la UE sigan la tradición estadounidense de inversión creativa para impulsar el desarrollo de nuevas ideas que se traducirá en nuevos productos viables y valiosos. Por otro lado, ha llegado el momento de la reciprocidad con China. No cerremos nuestras puertas a las oportunidades. Aprendamos, lideremos y equilibremos nuestras inversiones dentro de Europa al tiempo que construimos nuevas y más sólidas relaciones con nuestros socios estadounidenses de siempre y con los aliados emergentes en China.

“Cuidar a los nuestros”

Europa y su sistema económico y político es muy atractivo para las empresas tecnológicas de todo el mundo. Estamos abiertos a países de todo el globo, pero deberíamos cuidar más a los nuestros.

Si Estados Unidos detuviese los envíos de software tecnológico, Europa estaría en serios problemas. Pero he aquí la cuestión: soy optimista y creo en el patriotismo por encima del proteccionismo. Podemos utilizar el "poder blando" del consumidor construyendo y comprando localmente. Por ejemplo, hay grandes empresas europeas de coches eléctricos: ¡compremos en ellas! Y promovamos una buena política gubernamental, tomando nota de los modelos estadounidenses, como la Small Business Act, que favorece a las empresas estadounidenses con incentivos para el crecimiento y la inversión.

Podemos animar a nuestros gobiernos y sectores públicos a comprar localmente. Busquemos la manera de dirigir más gasto público a las empresas españolas y europeas. Está bien estar orgullosos de lo que somos, dar preferencia al apoyo a nuestros países de origen y, al mismo tiempo, ser buenos ciudadanos del mundo.

“Centrarse en la soberanía de los datos por encima de la regulación”

El exceso de regulación puede dificultar el éxito de empresas como la nuestra. El RGPD no resultó práctico para una empresa de nuestro tamaño. Debemos centrarnos en crear nuestras propias soluciones de datos soberanos aquí, a nivel local, en lugar de aplicar normativas amplias y restrictivas con consecuencias potencialmente imprevisibles.

Además, la Ley de Clarificación del Uso Legal de Datos en el Extranjero (CLOUD) permite a las autoridades federales estadounidenses obligar a las empresas tecnológicas con sede en Estados Unidos, mediante una orden judicial o una citación, a proporcionar los datos solicitados almacenados en los servidores, independientemente de si están almacenados en Estados Unidos o en suelo extranjero. Tenemos que reevaluar dónde almacenamos los datos, y eso puede significar la construcción de nuestras propias infraestructuras soberanas para protegernos.

“Mantener la concentración durante las crisis”

El mundo está del revés en estos momentos.  Es importante que los líderes empresariales europeos nos mantengamos más centrados que nunca. Cuando uno es el jefe de una empresa en dificultades y el mundo se desmorona a su alrededor, es extremadamente difícil desconectar el ruido y dar sentido a los consejos que le bombardean. Pero la verdad es que debemos hacerlo. Cuando la presión está en marcha, es esencial separar el propósito y pasar más tiempo en soledad para tomarte un tiempo y hacerte las preguntas difíciles: ¿Sigue teniendo sentido tu negocio para el mundo? ¿Sigue siendo viable lo que has creado? Si es así, no desistas. Encuentra un camino hacia adelante. Siempre hay un camino, aunque tengas que ser tú quien lo forje.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"