jueves, 22 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Opinión

Desgranando las conclusiones del Estudio 360º de la Gestión y Explotación del dato

David Ruiz es Sales Leader Talend Iberia de Talend

22 de febrero de 2019. 13:22h David Ruiz

En la actual sociedad de Internet of Everything. El internet de las cosas y el Internet de las personas se fusionan y generan grandes cantidades de datos que lejos de estancarse se prevé que la hiperconexión y la generación de información seguirán creciendo en los últimos años.

Para sobrevivir en esta Nueva Era Digital surge la necesidad de un cambio de los modelos de negocio tradicionales que están obligando a las empresas a evolucionar y transformarse.

Los negocios digitales de éxito ya se consideran una amenaza y que están haciendo temblar a los grandes grupos empresariales tradicionales a nivel mundial. Ya que están siendo capaces de gobernar, gestionar, explotar y rentabilizar los millones y millones de datos que están a su disposición, convirtiendo la información en un activo estratégico intangible crítico para cualquier empresa que tenga puesta la mirada en el futuro.

Las empresas necesitan establecer una Política de Gobierno del Dato que tenga como objetivo crear los procesos, estándares y protocolos necesarios para poner esa información al servicio de su negocio para general valor (reducción de costes, más eficiencia, nuevos productos, clientes más fieles, más personalización, nuevos negocios, etc.).

Con el objeto de esclarecer el actual panorama del dato como activo estratégico en la empresa, Talend ha patrocinado el estudio “360º de la Gestión y Explotación del dato”, realizado por iKN entre profesionales y directivos del dato de 74 grandes empresas españolas líderes en sectores como Banca: 26%, Retail: 17%, Utility: 10%, TIC: 10%, Seguros: 9%, Industria: 7%, Farma: 4%, Sector Púbico: 8% y otros: 9%, cuyas principales conclusiones son las que siguen.

La Dirección General conoce la importancia de contar con un CDO que lidere el Gobierno del Dato y es consciente de que antes de buscar la monetización de la información, su empresa tiene que ser capaz de integrar la información dispersa en los distintos sistemas de información que posee la compañía.

El 63% de las empresas afirma que su Dirección General está principalmente interesada en integrar la información dispersa y el 60% en garantizar la calidad de la información.

Además, el 46% de las empresas encuestadas tiene como prioridad utilizar el Gobierno del Dato para monetizar la información o crear modelos predictivos que mejoren el proceso de toma de decisiones.

Aunque IT sigue siendo el principal responsable del ámbito técnico principal como Data Integration y Data Security, están apareciendo con fuerza las áreas de Negocio y Data Governance como pilares indiscutibles a la hora de gestionar el ciclo de vida útil de los datos.

La realidad es que las empresas aspiran a explotar y monetizar la información que poseen fieles a su compromiso con el cumplimiento de la normativa vigente en materia de protección de datos. Y este será uno de los principales desafíos para cualquier negocio que desee posicionarse frente a sus competidores.

Tanto las áreas de negocio como los profesionales de tecnología necesitan encontrar formas para gestionar mejor los datos de forma conjunta y establecer una cultura de datos en su organización.

Las empresas tienen que establecer una Política Corporativa de Gobierno y Gestión del Dato y encontrar nuevas fórmulas para gestionar los datos de forma conjunta mediante un sistema fiable basado en 3 parámetros: plataforma unificada, procesos compartidos, así como modernas y sencillas herramientas de la interfaz.

Según los resultados del estudio más del 90% de las compañías encuestadas no han cuantificado el impacto económico de la falta de calidad de datos.

La calidad en los datos es la ventaja que permite a las empresas desmarcarse de su competencia. Una gestión eficaz de los datos permite incrementar los ingresos, obtener una visión única de tus clientes, contribuye a evitar fraude y riesgo de impagos, fideliza a los clientes existentes y ayuda en la captación de nuevas oportunidades.

Pero casi el 60% de las compañías sigue descuidando un aspecto tan importante como la realización de una Auditoría de Calidad de Datos para evaluar los riesgos potenciales, medir y hacer seguimiento de los datos almacenados.

En la actualidad, es fundamental impulsar una cultura de calidad de datos en las empresas, pensada como una inversión continua en la creación de valor desde un activo estratégico como son los datos.

A pesar de ello, solo el 42,9% de las compañías encuestadas prevé aumentar el presupuesto destinado a esta tarea.

Todas las compañías deben tener un departamento encargado de la gestión de los datos liderado por la figura del Chief Data Officer (CDO), que, según Gartner, el 90% de las organizaciones incorporará a sus filas a lo largo de 2019. Se trata de un perfil tecnológico con carácter multidisciplinar que será el máximo responsable de la gestión de datos, transformando ingentes cantidades de datos en modelos predictivos y prescriptivos que faciliten el rendimiento empresarial.

Por otro lado, el 58,8% de las compañías considera prioritaria la depuración de los datos específicos de los clientes.

Es fundamental reducir los tiempos de construir un nuevo data mart analítico que dé respuesta a las necesidades del negocio. Un 85.9% de los encuestados reconocieron que en su empresa se necesitan más de 3 meses para poder construir un nuevo data mart, con un 23.9% requiriendo más de 9 meses.

Para solucionar esto muchas de las grandes organizaciones apuestan por la tecnología de virtualización de datos.

La gran heterogeneidad actual de los sistemas de información corporativos que han pasado rápidamente a incluir fuentes para el tratamiento de datos no estructurados (e.g. repositorios NSQL, plataformas Hadoop, Spark, etc.), ha conllevado a una disminución de la calidad de los informes debido a problemas importantes de gobierno del dato. Por ejemplo, más de un 79.7% de los encuestados reconocen incoherencias en los informes cuando los mismos son generados por diferentes equipos.

La falta de una única fuente de verdad que facilite el gobierno y la calidad de los datos lleva consigo que se generen estas inconsistencias en los informes con la consiguiente pérdida de valor para el negocio.

Por ello es necesario implantar tecnologías que faciliten una visión única de los datos de la empresa que garantice la fiabilidad de los informes. En concreto las tecnologías de virtualización de datos permiten ofrecer un único modelo unificado de entrega de datos en tiempo real (no importa desde qué tipo de fuentes) que puede ser consumido desde cualquier aplicación analítica o de reporting.

En el aspecto de self-service los encuestados se manifiestan razonablemente satisfechos con el grado de implantación de este modelo en sus empresas. En concreto un 70% manifiesta que han implantado un modelo de self-service en el que bien los usuarios preparan los informes por ellos mismos o bajo la supervisión de IT.

Las arquitecturas de datos basadas en lagos de datos o big data se están popularizando y ya son mayoría las empresas que o bien lo tienen ya implantado o lo están construyendo en la actualidad o hay planes de abordarlo en el corto plazo (con un 72.9%).

Otra tendencia interesante que se ha testeado en este estudio es la implantación de iniciativas en la nube. Una abrumadora mayoría de los encuestados han declarado que sus empresas ya disponen de iniciativas en la nube o bien está previsto hacerlo en el corto plazo (un 84.9%).

En este nuevo panorama los datos son multidireccionales, es decir también van a ir de la empresa “final” de vuelta al consumidor, y también, cada vez más, de la empresa “final” a otras empresas “finales” que puedan enriquecer su conocimiento con estos datos de terceros.

Esto se debe al cambio de perfil del cliente/consumidor, que ahora requiere saber quién es él con respecto a la empresa, y “participar” de una experiencia de marca, más que ser receptor pasivo de un bien o servicio.

Pero la mayoritariamente las compañías consideran que los clientes aún no están preparados para sacar partido de esos datos.

Porque el formato en el que yo acerco esos datos a mis clientes tiene que permitirles interactuar con ellos de una manera sencilla (que no simple), parcialmente dirigida, y muy contextualizada.

Además, y siempre pensando que como empresa lo que queremos es que el uso de esos datos me genere mejoras en mi relación con el cliente (una mejora de ingresos, una eficiencia, una mejora de imagen, o de engagement...), los formatos de entrega de esa información han de ser fácilmente consumibles por el cliente y muy ricos en contexto. En ese sentido, buscar partners tecnológicos con iniciativas de integración y enriquecimiento de datos, y que además puedan ofrecer formatos de entrega ricos a los clientes es prioritario a la hora de abordar esta iniciativa.

Por otro lado, no hay que olvidar los retos legales de privacidad y la de integración, en los que tenemos que ser capaces de ofrecer esos datos de manera segura y orquestada (publicando una API, por ejemplo), para ser consumidos por terceros.

Según los datos arrojados por el estudio las empresas tienen puesto el foco de su inversión en herramientas de virtualización de datos, Calidad de Datos, Big Data, Metadato y Data Catalog.

La trazabilidad del dato es uno de los principales caballos de batalla de las empresas no sólo porque es necesario para reportar a los organismos supervisores sino porque es crucial para mejorar el proceso de toma de decisiones y conseguir la verdadera implantación de una cultura del dato.