opinion

El renting: presente y futuro

Pedro Malla, director general de ALD Automotive España

10 DE mayo DE 2021. 10:23H Pedro Malla

d841aa3cf6225f088d2a2841562bf3b4.JPG

La pandemia ha supuesto un punto de inflexión para todos los hábitos y en todos los ámbitos. Las relaciones, el consumo, la movilidad… ya nada es igual en la sociedad. En este contexto social tras la emergencia sanitaria empiezan a surgir los nuevos modelos de éxito del nuevo escenario.

Precisamente, uno de los sectores poco castigados por la crisis ha sido el del renting que, aunque lo ha hecho más lentamente de lo que venía siendo habitual, ha consolidado su crecimiento en el año de la pandemia. En concreto, su parque de vehículos se incrementó un 4,5% en España, según la AER.

Esta situación tiene su explicación en la adaptación y la flexibilidad de esta forma de movilidad a los cambios, a las nuevas demandas y a las necesidades de la sociedad. El renting encaja a la perfección en un mercado donde el concepto de propiedad se ha sustituido por el de usabilidad y, además, su capacidad para dotar a los conductores de vehículos nuevos y más seguros sin la necesidad de realizar un gran desembolso económico se antoja muy atractivo. No solo a nivel empresarial, también a nivel particular, por lo que el potencial de crecimiento del renting es importante.

Desde luego, si por algo se caracteriza el renting es por ser un acicate para la renovación y modernización del parque automovilístico. En su ADN lleva marcado el compromiso medioambiental, coincidiendo así con la hoja de ruta de la conciencia global para reducir la huella ecológica: la movilidad sostenible. En la actualidad, más del 20% de la flota de renting ya es propulsada por energías más limpias, de hecho, según la AER, el mercado del renting emite tres gramos de CO2 menos que el resto del parque de automóviles.

En este sentido, desde ALD Automotive vamos a impulsar el cambio hacia vehículos de bajas emisiones: 1 de cada 5 matriculaciones de nuestra flota en 2020 fueron vehículos Eco y Cero, duplicando por primera vez a las de gasolina, y nuestro Plan MOVE 2025 prevé que de aquí a cuatro años los vehículos eléctricos supongan un 30% de sus entregas de automóviles nuevos; una cifra que ascenderá al 50% en 2030. Con este plan estratégico, esperamos que las emisiones medias de CO2 por vehículo para los nuevos contratos en 2025 sean al menos un 40% inferiores a las de 2019.

Parece claro que la seguridad, los retos tecnológicos y la sensibilidad medioambiental van a ser los principales objetivos del sector para adaptar la movilidad de nuestro tiempo a las necesidades de transporte y a las demandas de los conductores. Todo apunta a que la senda marcada nos lleva hacia una electromovilidad inteligente y sostenible, y todos los caminos para llegar hasta ella pasan por el renting.

¡Feliz 35º Aniversario, Dirigentes!

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"