opinion

El seguro: un aliado para la creación de bienestar

Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa

03 DE agosto DE 2021. 13:17H Pilar González de Frutos

2e8979dba2f0fce1601e8fafa2ddbdfd.PNG

La misión de todo sector asegurador maduro es permitir el sostenimiento de la riqueza y el crecimiento económico. Nuestra misión principal durante la pandemia ha sido sostener, cuando no mejorar, el nivel de protección que tenían los agentes sociales y económicos de España. Además de honrar nuestros compromisos allí donde se han producido, la tarea que abrazó el sector asegurador desde el mismo 14 de marzo de 2020 fue flexibilizar lo suficiente las condiciones de aseguramiento para permitir que todo aquel que desease seguir asegurado pudiera estarlo. Es una lección que aprendimos en crisis previas: si la adversidad social y económica deriva en una reducción del aseguramiento, entonces lo que pasa es que esas circunstancias, ya de por sí graves, se agravan más aún.

Quisimos ser freno, y no acelerante, de la grave situación que se presentó con la llegada de la COVID-19; y lo conseguimos. Buena muestra de ello es la mayor póliza colectiva de la Historia de España, elaborada en favor de más de 1 millón de personas que trabajan en centros sanitarios y residencias en España. Un seguro de vida y subsidio por hospitalización financiado por 109 aseguradoras para quienes estaban en primera línea en la lucha contra la pandemia.

Cuando una actividad se muestra pertinente y capaz de dar respuesta en circunstancias comprometidas, la conclusión normal es que le cabe esperar un futuro de expansión. El seguro español viene mostrando, históricamente, una capacidad de crecimiento. Si se observan los datos con suficiente perspectiva temporal, se puede ver que el seguro viene a estar unos 15 puntos porcentuales por encima de la senda teórica que marca la evolución estructural de la economía del país. Esto es así por dos razones: la primera, porque el seguro español muestra unas tasas de densidad algo menores que las observadas en otras economías avanzadas; y la segunda, porque tendemos a mejorar, día a día, la percepción que nuestros clientes tienen de nosotros.

Un elemento crucial de este futuro es la medida en la que se produzcan en España proyectos para integrar al seguro privado en esquemas de protección diseñados, tutelados e impulsados por el poder público. Esto es moneda común en muchos de los países que nos rodean y a los que nos queremos parecer, notablemente en el ámbito del llamado Estado del Bienestar. 

En nuestro entorno son comunes los entornos coordinados y adecuadamente sintonizados tanto para las pensiones como para la provisión de la salud. No seríamos, desde luego, los primeros en entender el concepto básico de que lo importante ante un reto o un problema es solucionarlo, no tanto quién lo solucione. Probablemente, en España necesitamos dejar de discutir sobre cómo vamos a hacer las cosas para así darle más tiempo a la discusión en torno a qué cosas haremos y cuáles no. Si este último debate se despliega, pronto veremos que son muchas las cosas que hay por hacer y que lo abordaremos mucho mejor articulando todos los recursos disponibles en un solo sistema coordinado. 

Los aseguradores, por lo tanto, contemplan el presente con la satisfacción del deber cumplido, y el futuro con el deseo de desplegar su capacidad de aportar soluciones. El resultado de este proceso: una sociedad más y mejor asegurada, no hará sino consolidar nuestra capacidad de crecer, de crear riqueza, de generar bienestar y de elevar nuestro nivel de vida colectivo.


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"