opinion

Eres lo que comunicas

Por Ignacio Aguado, co-fundador y CEO de Jastag. Ex-Vicepresidente de la Comunidad de Madrid

20 DE julio DE 2022. 11:24H Ignacio Aguado

opinión comunicación ignacio aguado dirigentes digital

El mundo evoluciona a un ritmo vertiginoso. En la era digital en la que vivimos, todo sucede tan rápido que es difícil procesar todos los cambios que se producen a nuestro alrededor sin perder de vista el medio y largo plazo. La digitalización de nuestro día a día ha tenido como consecuencia una profunda transformación de la forma en la que nos relacionamos los unos con los otros. Nos hemos convertido en seres hiperconectados, con todas las ventajas que eso conlleva, pero también en personas hiperexpuestas al escrutinio de una sociedad y un mercado absolutamente global. 

En este contexto, la gestión de la comunicación juega un papel esencial y diferenciador entre quienes van a liderar con éxito los desafíos de esta década y quienes van a perder definitivamente ese tren. Aquellos que no la sitúen en el centro de su negocio, que la minusvaloren o que la dejen para luego correrán el riesgo de desaparecer en mitad de la tempestad. Y es que hoy la comunicación ya no es esa área de negocio que se gestionaba imprimiendo de vez en cuando folletos, mandando notas de prensa a buzones genéricos o poniendo a tu sobrino a que “te lleve las redes”. Hoy más que nunca, eres lo que comunicas y si no comunicas, simplemente, no existes.  Entendido esto, el reto ya no es comunicar sino hacerlo mejor que la competencia. 

Para ello, lo primero es entender en qué contexto nos movemos y cómo funciona la comunicación actual. Por un lado, nos movemos en un contexto global, donde tienes la capacidad de dirigirte a 8.000 millones de personas en todo el mundo. Evidentemente, puedes decidir no hacerlo, pero es importante que sepas que los demás ya lo están haciendo. Por otra parte, la comunicación de hoy en día es más horizontal y atomizada que nunca. Millones de personas se sitúan en el mismo plano comunicativo que tú y actúan como emisores y receptores al mismo tiempo. Nunca antes gente tan influyente ha estado a un solo “clic” de tu negocio, ni había existido jamás la posibilidad de que tu empresa o tu producto fuera conocido en la otra punta del planeta con una gestión adecuada de tus redes sociales. Tú decides, eso sí, si te interesa explorar este “superpoder” o no.

Sin embargo, la cara “b” de esta realidad es que los canales por los que transcurre la comunicación están absolutamente saturados, lo que provoca que cada vez sea más difícil captar la atención de los consumidores, de los ciudadanos y de los inversores. En este complejo ecosistema es donde debemos aprender a destacar, entendiendo que ya no solo importa la calidad de tu producto o servicio. El “cómo”, “dónde” y “cuando” lo cuentas se ha convertido en un factor más decisivo que nunca para tu negocio.

En definitiva, la era digital se ha acelerado de tal forma que está expulsando del sistema a los que no se adaptan y obligando a una reinvención constante a los que deciden seguir batallando. De la capacidad que tengamos como directivos para adaptar nuestros negocios a estos nuevos paradigmas, dependerá su subsistencia o desaparición.
 

Noticia actualizada: 20-07-2022 12:08

Artículos relacionados

Entrevista| Ignacio Aguado: “Hay que hacer negocios desde la ética y contar cosas que sean reales”
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"