opinion

Informática y digitalización son femeninas

Rosely Gimenes, Chief Human Resource Officer de Ekon

13 DE marzo DE 2020. 10:55H Rosely Gimenes

6b2b2307f228035f39f1f70145ad5226.JPG

En España, únicamente el 26% de las mujeres optan por carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Sin embargo, la falta de mujeres profesionales en el sector tecnológico es una anomalía a la que ya se está haciendo frente.

Por un lado, se está promoviendo con éxito entre las chicas el estudio de estas especialidades STEM. Por otro, muchas empresas tecnológicas apuestan por incorporar más mujeres y retener el mejor talento IT femenino. Pero aún queda mucho por hacer, ya que como muestra la estadística de Eurostat de 2018 sólo el 16,2% de los profesionales IT de nuestro país son mujeres.  

En Ekon, y dado que somos una empresa puramente tecnológica, hemos querido recabar la opinión de cinco mujeres que nos dan su testimonio. Ellas nos explican cómo ha sido y es su integración en un sector en el que más de un 80% de su entorno -compañeros y clientes- es masculino; y también qué valores y fortalezas creen que aporta su género a su día a día profesional. 

Mercè Gabarró es Software Development Engineer en el área de tecnología y lleva más de 30 años en el sector. "Como mujer he tenido que superar los retos profesionales en un entorno mayoritariamente masculino. Al principio a los clientes y a la sociedad en general les sorprendía que hubiese mujeres técnicas. En los últimos años no me he sentido diferente por ser mujer, aunque seguimos siendo minoría”, señala. El consejo que lanza las que empiezan “pasa por tener ganas de trabajar, asumir los retos del día a día y adaptarse a los cambios continuos en el sector”.

Por su parte, Alicia Martí, Customer Support Consultant: “las cosas han mejorado bastante. La flexibilidad de los horarios y la posibilidad de trabajar puntualmente desde casa, ayudan a conciliar la vida familiar. Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, sobre todo en la incorporación de mujer a los puestos de responsabilidad”. 

Cristina Torrejón, Digital Marketing Manager, llegó a escuchar cuando estudiaba Ingeniería de Telecomunicaciones que “las mujeres nunca llegarían a programar de una manera tan eficiente como los hombres, simplemente por una cuestión de sexo”. Torrejón aclara “no haber encontrado impedimentos de este tipo en su carrera profesional y recomienda a las profesionales TIC que apuesten por lo que les apasione, independientemente de si es un sector con mayor predominio de hombres, haciendo de los obstáculos que encuentre un aprendizaje más, que sólo le fortalecerá”.

Cobrar un tercio menos

Mireia Camaró forma parte de equipo de ventas de Ekon. Con una experiencia de diez años en el sector, dirige fuerzas de ventas de alto rendimiento tanto en start-ups como de multinacionales. Esta Sales Director sí que ha experimentado la brecha salarial, “en otra empresa cobraba un tercio menos que mis homólogos varones, además de sufrir discriminaciones por mi género y comentarios machistas” explica. Camaró remarca que “uno de los mayores retos de nuestra sociedad es la tolerancia cero ante cualquier tipo de discriminación y para ello debemos empoderarnos, convencernos de que podemos asumir roles más grandes y apoyarnos en otras mujeres”. 

Lidia Capdevila lleva en la empresa 28 años y en la actualidad es Team Leader del Equipo de Customer Operations. Esta sección se encuentra enfocada al cliente donde desempeña funciones de análisis e implementación de nuevos proyectos de mejora en los procesos del departamento, así como de coordinación de las actividades del equipo. Para Lidia “Ekon se ha convertido con el tiempo en un lugar donde la paridad ha ido a más, aunque todavía queda camino por hacer”. 

Fortalezas y valores femeninos en el sector IT

Las cinco mujeres de Ekon coinciden en los valores comunes y las fortalezas que aportan su actividad profesional. El primero que todas comparten es "el trabajo en equipo, algo fundamental para colaborar de una manera óptima entre las personas y dejar a un lado su género. Es la base para que juntos nos apoyemos y colaboremos”, explica Cristina Torrejón. 

La capacidad de aprendizaje es otro elemento que resaltan. Para Alicia Martí: “las mujeres tenemos una gran capacidad de aprendizaje que nos ayuda a incorporar nuevas habilidades y capacidades en nuestro trabajo diario y más en un sector tan cambiante como es el IT”. En cuanto a la adaptación y la flexibilidad, Lidia Capdevila destaca que “otro de nuestros puntos fuertes es la adaptabilidad al cambio continuo, a evolucionar al ritmo que marca la empresa, siendo eficientes en la resolución de problemas”.

“Cuando un cliente nos comenta sus necesidades, no deben convertirse en un problema. Siempre aportamos soluciones que les ayudan a mejorar en la gestión diaria, debemos transmitir confianza y tranquilidad” , señala Capdevila. Por último, Mercè Gabarró y Mireia Camaró añaden a la lista “la responsabilidad, la proactividad y la perseverancia”.

En un entorno empresarial cambiante, con la plena incorporación de la mujer al mercado laboral, hay que preguntarse por qué todavía la presencia femenina es tan baja en áreas tecnológicas y ejecutivas. La brecha de género existente en el sector tecnológico necesita una atención muy especial porque es la industria que más empleo neto creará en los próximos años. Además, la diversidad del talento es un factor clave para afrontar con éxito el desafío de la cuarta revolución industrial. Las empresas no podemos desaprovechar la oportunidad de incorporar más mujeres en nuestras plantillas que enriquezcan y hagan más competitivas nuestras organizaciones. En definitiva, Informática es una palabra femenina y también digitalización. La verdadera transformación está llegando.


“En BME Growth se puede ganar mucho más del 100% con una empresa, pero también perder todo en otra"