DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Jueves, 25 de abril de 2024
D
D

Opinión

Jornada empresarial de 5, 10, 15 o 0 horas… tú eliges

Por Carlos Delgado, CEO Level UP Escuela de Negocios

Carlos Delgado

01 abr 2024

Si preguntamos a cualquier emprendedor uno de los motivos principales que le llevó a emprender, seguramente contestaría que lo que deseaba era obtener libertad. La idea de tener un negocio rentable, que aporte valor a la sociedad y nos permita tomar nuestras propias decisiones, es atractiva para muchos. Sin embargo, en la práctica, son pocos los empresarios que realmente consideran la libertad como una prioridad. En realidad, la jornada laboral tiende a alargarse, y muchas veces se extiende más allá de las ocho horas diarias, llegando incluso a 10, 12 o 15 horas, sumando fines de semana y vacaciones cuando las circunstancias lo requieren.

¿Cómo podemos cambiar esto? En Level UP mostramos cómo la delegación inteligente y el crecimiento sostenible pueden conducirnos hacia una jornada empresarial más equilibrada y productiva.
Para muchos empresarios, alcanzar esa libertad puede parecer casi una utopía. Sin embargo, si reflexionamos y nos planteamos una serie de acciones, es posible tomar decisiones que, aunque no sean mágicas ni inmediatas, nos acerquen a esa libertad deseada a medio o largo plazo.

De la dependencia a la delegación inteligente

El primer paso es comprender que si deseas un negocio que te brinde libertad, este no puede depender exclusivamente de ti, ni de tu tiempo, ni de lo que tú aportas al negocio o a tus clientes. En muchos casos, el empresario se convierte en una pieza fundamental: realizando ventas, prestando servicios, gestionando dudas y atendiendo incidencias. Para alcanzar la libertad, es crucial que el valor que aportas al negocio sea transferido al propio negocio.

Piensa en algunas marcas conocidas, como Vodafone, Ikea o la española Scalpers. ¿Te has preguntado quién es el fundador de estos negocios? Probablemente no lo sepas. Esto demuestra que, para que una marca funcione, el empresario contribuye con mucho más que su nombre o su imagen. Es un proceso complejo que requiere formación y un plan de ejecución a medio o largo plazo. El objetivo de alcanzar la libertad es ilusionante, pero también ambicioso.

La pregunta que debes plantearte es, ¿cómo puedes transferir tu conocimiento, experiencia y criterio a otras personas, elementos o sistemas dentro de tu negocio? Es posible que hayas intentado delegar tareas en el pasado y que no haya funcionado como esperabas. Es importante reflexionar sobre si las personas que no consumen si tú no estás son realmente tu cliente objetivo y si eso es lo que tu negocio necesita en este momento.

Te sugiero probar diferentes enfoques respecto a lo que has intentado anteriormente. Lo primero es involucrar a las personas que ejecutarán la tarea después de ti, en el proceso de definición y en los pasos a seguir. Evita decirles cómo hacerlo según tu experiencia, ya que esto podría sesgar su percepción. Es importante que participen en la creación del proceso, expresen sus puntos de vista.

Además, implementar la delegación inteligente no solo puede conducir a una jornada laboral más equilibrada, sino que también tiene el potencial de aumentar la productividad, reducir el estrés y permitir a los empresarios enfocarse en tareas estratégicas de crecimiento. Al liberar tiempo y recursos, los líderes empresariales pueden dedicarse a desarrollar nuevas oportunidades, innovar en productos y servicios, y expandir su negocio hacia el éxito sostenible y contribuyan con sus ideas.

Crea una cultura de delegación

Para que la delegación inteligente funcione es crucial crear una cultura empresarial que la respalde.

Como segundo paso te animo a instaurar una cultura en tu organización donde una vez que se decide la mejor manera de ejecutar un proceso o tarea, este proceso no se modifique hasta que la persona autorizada así lo decida. Evita que las personas tomen decisiones sin una identificación clara de objetivos y resultados. Si permites que cada individuo tome sus propias decisiones, es probable que no logres un funcionamiento homogéneo y además, desde la perspectiva del cliente, habrá muchas diferencias e incluso dependerá del estado de ánimo de la persona que esté llevando a cabo la tarea.

En definitiva, la búsqueda de la libertad en el emprendimiento es un objetivo alcanzable a través de la delegación inteligente y el establecimiento de una cultura empresarial. Al transferir el valor del empresario al negocio, involucrar a otros en la definición de procesos y fomentar una cultura de delegación, se puede transformar una jornada laboral extenuante en una experiencia más equilibrada y productiva. Recordemos que el cambio hacia una jornada de trabajo más flexible y satisfactoria no solo es posible, sino que también representa una valiosa oportunidad para el crecimiento personal y empresarial. ¿Estás listo para tomar el control de tu jornada laboral?

Artículos relacionados

Opinión

El organigrama como pieza clave para el éxito de una pyme

Por Alejandro Peñas, fundador y CEO de Pymeros
Opinión

El imperativo del compliance para las pymes

Una gestión sólida del compliance no sólo trata de evitar sanciones legales, sino también de cultivar una cultura empresarial basada en la integridad, la ética y la responsabilidad
Opinión

MetaWorldCongress: marcando el camino en la era de la innovación tecnológica

Por Davo Ruiz, CEO de Meta WorldCongress
Cargando siguiente noticia:


Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado


Villamor: “Podríamos ver un periodo de estanflación, pero sin una recesión grave”


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados