opinion

La transformación digital eclosiona en el sector eventos

Emilio Márquez Espino, CEO de La Latina Valley, club de debates online y de negocios en español

23 DE junio DE 2020. 09:49H Emilio Márquez

53287cfee1e667c82ef60cb01bae2f35.jpg

La crisis del coronavirus ha irrumpido en todas las actividades profesionales con una fuerza sin precedentes. Desde el momento en el que el confinamiento se hizo real y la asistencia al trabajo se limitó sólo a sectores puramente esenciales, la mayoría de las empresas se han ido adaptando a esta nueva situación de una forma rápida y eficiente. Y, en ese camino, han acudido de forma recurrente a distintas herramientas con las que abordar de forma digital muchos de sus procesos, integrándose así de forma paulatina en lo que algunos ya llaman la “nueva normalidad”. 

El parón de toda labor profesional por el Covid-19 ha tenido un impacto asimétrico para las compañías, dependiendo fundamentalmente de su sector de actividad. Sectores como el delivery, la alimentación y distribución o la electrónica de consumo, apoyados en estrategias de venta online, y la industria de contenidos digitales -sustentada, obviamente, en su naturaleza digital- han liderado el grupo de negocios menos impactados por la situación. Otros, como es el caso de la industria de los eventos,han visto inicialmente en la pandemia una amenaza de cese total de actividad. Sin embargo, la resiliencia intrínseca de un sector que habitualmente busca fórmulas innovadoras para seguir captando la atención del público ha facilitado que, en esta “nueva normalidad”, se hayan impuesto los eventos virtuales. 

En este nuevo escenario, debido a la distancia social, las actividades como congresos, celebraciones, eventos etc… han tenido que reinventarse para dar una respuesta a esta situación y poder llevar cabo su trabajo sin necesidad de ser presencial, teniendo que recurrir a los acontecimientos virtuales. Según un estudio realizado a expertos del sector y desarrollado por PCMA, el 70% de los profesionales de la industria ha trasladadosus eventos a plataformas virtuales, y la inmensa mayoría de ellos ven esta práctica como algo que se mantendrá junto con los eventos presenciales en el futuro.

Hoy, la celebración de eventos virtuales está viviendo su particular ‘boom’ debido a la crisis sanitaria y todo hace prever que las actividades online, aunque en la actualidad se han multiplicado exponencialmente, serán a partir de ahora la “nueva normalidad” y son ya, cada vez, más habituales. La aceleración de la transformación digital en todos los ámbitos de la economía ha desembocado en nuevas formas de hacer las cosas. Y así, en el caso de eventos de carácter profesional, el “tele-networking” va ya de la mano del “teletrabajo”.

En este sentido,la transformación digital ha permitido a los eventos virtuales romper con algunas de las barreras que condicionaban la asistencia a eventos físico, como la necesidad de desplazarse y el tiempo requerido para ello. Al celebrarse en entornos digitales, gracias a Internet, su alcance es ilimitado en cuanto al número de asistentes y elimina, a su vez, esos condicionantes relativos a tiempos de desplazamiento y conciliación de la faceta profesional y la vida familiar.Y ya hoy son múltiples las experiencias, plataformas y tecnologías que brindan nuevas formas de conexión y generación de negocio entre los participantes.

Esto supone una oportunidad increíble para que empresas de todos los sectores puedan beneficiarse de un networking de calidad en un tiempo récord. Un ejemplo vivido en esta situación es cómo en tan sólo unas semanas se organizó la versión virtual de La Latina Valley consiguiendo reunir a más de 250 empresas, en una semana, y a unos 540 profesionales en 13 actividades (7 debates temáticos y 6 afterworks de networking y generación de negocio). Profesionales que descubren gratamente esta nueva forma de realizar negocios en un momento en el que el 100% de los eventos o están cancelados o no tienen previsión de retomarse en mucho tiempo.

Aunque el coronavirus no pueda verse como el principal detonante de la transformación digital, sí que ha supuesto un incentivo para acelerar los planes de muchas empresas y abrir el debate sobre lo que nos depara el futuro en entornos profesionales, donde el teletrabajo y las reuniones virtuales suponen una parte pero donde también el telenetworking, supone una fórmula que ha llegado para quedarse en la “nueva normalidad”.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"