opinion

La ‘vía andaluza’: diálogo y estabilidad para cumplir

Juanma Moreno, Presidente de la Junta de Andalucía

12 DE mayo DE 2021. 12:54H Juanma Moreno

6585e243ba710f7754dcee6e3f2a9d8a.JPG

En estos tiempos de pandemia hemos aprendido a valorar conceptos como la salud, la movilidad, la cercanía, la libertad. Son valores que, de una u otra manera, se han visto en suspenso – o tristemente en algunos casos se han perdido – en nuestro ámbito personal por culpa del Covid-19 y sus efectos en nuestras vidas.

Pero algo parecido ha ocurrido en el ámbito público y político con conceptos como la confianza, la certidumbre o la seguridad. En estos tiempos de pandemia, más que nunca, hemos aprendido a valorar la estabilidad.

En Andalucía hemos logrado que ese valor, el de la estabilidad, marque también incluso una etapa tan convulsa como la que estamos viviendo este último año por culpa del virus. El llamado Gobierno del Cambio ha abierto un nuevo periodo en el que se han impuesto precisamente la búsqueda de un escenario de confianza y de rigor en lo económico, que se ha traducido en tres presupuestos aprobados en tiempo y forma – por primera vez con equilibrio presupuestario –, en una notable reducción de la presión fiscal o en la mayor simplificación administrativa puesta en marcha en una administración.

Por supuesto, la batalla sanitaria contra la pandemia ha marcado las prioridades de una acción de gobierno que busca compensar las restricciones con el mantenimiento en lo posible de la actividad; y compensar la reducción de esa actividad con ayudas directas a los sectores más afectados. Lo hemos hecho con dos planes, de 670 millones de euros inicialmente, y otros 732 millones de euros recién aprobados.

Todo además con la búsqueda constante del acuerdo con los agentes sociales, los distintos sectores y el resto de representantes políticos en el Parlamento. El diálogo y el consenso son una premisa para lograr el objetivo más importante, que no es otro que cumplir.

Cumplir con los ciudadanos, con los compromisos y con la función más importante que debe tener un Gobierno, que es ser útil para sus administrados en lugar de un obstáculo permanente. Cumplir con una gestión de lo público seria y rigurosa, como lo hace con las reglas de gasto, con las cuentas y con las demandas del mercado. Pero también cumplir las expectativas que genera una tierra como Andalucía, que por su capacidad, talento y enorme riqueza está abonada a la inversión y al éxito de cualquier proyecto o empresa.

Diálogo y estabilidad para cumplir. Son las claves de la ‘vía andaluza’ con la que se pone en práctica una nueva forma de hacer las cosas. Pero que va más allá de aplicar un modelo: es la fórmula que permite a Andalucía haber logrado gestionar los peores momentos de la pandemia con transparencia, anticipación y, por tanto, con la contención de sus efectos.

Es la ‘vía andaluza’ que permitirá cumplir esos objetivos y lograr que Andalucía, con la confianza y esperanza en el futuro que le otorgan la estabilidad y el diálogo, lidere la reactivación que tiene que venir a partir de ahora.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"